jueves, 5 de abril de 2018

Bocazas soy, madre.


He retomado mis clases de body pump. Con energía. O sea, que estoy hecha polvo. Y hoy comenzaron tres nuevas. Y al acabar la clase las vi tan cansaícas y con temor de agujetas, que voy y digo en voz alta "¿Quién se anima a hacer el reto de las sentadillas?". Sí. El reto que hice dos veces y que al acabar cada una de ellas me juré a mí misma no volver a hacerlo. El mismito.

Pues nada, que empiezo el lunes. Las nuevas se asustaron al escuchar lo de 250 el último día, pero lo que las convenció de no hacerlas fue el empezar con 50.

Mañana sólo cardio y sala... ummm, descansito. Aunque están picándome con spinning y me da que tarde o temprano caeré.

Tengo pensamientos perversos también sobre hacer abdominales en casa, pero son fáciles de eliminar... de momento.

Y para que no pienses lo que no es, tengo un cuerpo escombro que da asco, a pesar de todo eso :)

Peeeeeero me siento genial, lo de las endorfinas tardó pero llegó.

2 comentarios:

Margari dijo...

A ponerte en forma! Yo sigo con mis caminatas, que lo de encerrarme en un gimnasio no lo llevo bien. Aunque estos días de lluvia me están haciendo planteármelo... Pero no termino de animarme.
Besotes!!!

Osheaa dijo...

Mi problema es el tobillo y el hombro izquierdo, que en cuanto me esfuerzo un poco se ponen a cantar La Traviata y me dejan un poco hecha polvo, pero algo hay que hacer para sentirse mejor

Bicos!