domingo, 31 de diciembre de 2017

Más divagaciones


Recuerdo que el año pasado a estas alturas estaba contenta. Contenta porque se acababa 2016, un año horrible para mí. Me tomaba el paso al 1 de enero como un nuevo comienzo, cosa que, si te paras a pensar es una tontería, simplemente es un día que pasa como cualquier otro, sin más. Pero necesitaba algo que pudiera tomar como punto de inflexión.

Y claro, 2017 también fue penoso. Por otros motivos, pero lo fue. Y creo que el poner tantas esperanzas en que un nuevo año era un nuevo comienzo, hizo que llevara las cosas que me pasaron peor de lo normal.

Así que aquí estoy, intentando aprender a disfrutar de los momentos, de las cosas, de la gente. Intentando que las sonrisas superen a las caras tristes. Y eso es lo que deseo para todo el mundo, que las sonrisas ganen.

2 comentarios:

Margari dijo...

Pues te deseo eso, que las sonrisas le ganen la partida a las caritas tristes.
Besotes!!!

Anónimo dijo...

Gracias Margari, lo mismo para ti

Bicos!