domingo, 12 de noviembre de 2017

The evil in us, 2016



No tengo nada en contra de las películas gore. De hecho, pueden resultar de lo más entretenidas e incluso muy divertidas, como por ejemplo El ejército de las tinieblas. Y la saga de Saw tiene su punto de intriga e interés.

Así que, como ves, no soy una de esas personas que dicen "puagh, vísceras y sangre, no me gusta". Lo que no me gusta es cuando sucede algo como en esta película. Que no hay historia, ni la más mínima historia detrás, que es "más de lo mismo", que acabas pensando "qué estupidez".

Un grupo de amigos van a pasar el cuatro de julio a una especie de refugio en una isla. Llevan bebidas, comida y droga. Pero la droga está adulterada, y un rato después de que entre en el organismo, transforma a las personas en asesinos. Primero sufren alucinaciones, en las que perciben a los demás como personas que se burlan e intentan hacer daño, después se les ponen los ojos rojos y después empiezan a morder cuellos y rasgar vientres.

Pues esa es la película. Sin más. Al final de todo, se supone que te cuentan una estupidez política para explicar que haya droga adulterada de esa por todas partes, pero nada más.

Vamos, que no la veas, es una pérdida de tiempo en mi opinión.

2 comentarios:

Margari dijo...

Te hago caso, que me fío de ti.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Salvo los primeros diez minutos, que son una especie de introducción a los personajes, el resto es ocmo la imagen, todos gritando con la boca abierta y mordiendo aquí y allá.

Bicos