jueves, 23 de noviembre de 2017

La pareja de al lado, Shari Lapena


Creo que conforme me voy haciendo mayor, menos cosas me gustan. O eso o que estoy teniendo muy mala suerte con todo lo que veo y leo.

Me recomendó esta novela el bibliotecario. Unas críticas geniales, los típicos comentarios de "una vez que empieces no querrás soltarlo hasta el final" y "te atrapa desde la primera página", ya sabes, ese tipo de cosas.

A ver, la cosa empieza "bien", una pareja va a cenar con sus vecinos, que viven en la casita adosada a la suya. Como a la anfitriona no le gustan los niños, dejan a su bebé durmiendo en la cuna, se llevan el monitor de bebés y van cada media hora a ver qué tal está.

Y cuando vuelven a su casa, la niña ha desaparecido.

A partir de ahí, todo se desmadra. No hay un personaje normal ni por una apuesta. Normal no es ni la niña, que con dos meses, se sentaba en una mantita bajo un árbol con su madre...

Es cansino leer lo mucho que echa de menos la madre a la niña. Sí, vale, es normal que su primera reacción sea esa, pero después lo normal es ponerse a buscarla por cualquier sitio, aunque no tenga sentido. Y la autora repite una y otra vez las mismas frases y expresiones para narrar el dolor de esa madre.

Todo se vuelve muy irreal. Es cierto que es ficción, pero en cualquier historia tiene que haber un mínimo de coherencia. Aquí está todo liado, tal como dije antes, ningún personaje es lo que parece y algunos son extremadamente retorcidos.

Se veía venir el final, de lejos, además.

Sinceramente, no veo motivos para unas críticas como las que tiene. A mí no me ha convencido en absoluto. Muy deshilvanado todo.

2 comentarios:

Margari dijo...

Pese a las buenas críticas, no terminaba de llamarme la atención y viendo tus impresiones, creo que mi instinto iba por buen camino.
Besotes!!!

osheaa dijo...

A ver, no es un libro horrible, pero no está ni de lejos tan bien como lo pone la crítica, al menos en mi opinión, vamos, que ya se sabe, para gustos, colores :)

Pero creo, sinceramente, que haces bien en dejarlo pasar.

Bicos!