martes, 18 de julio de 2017

Cuenta conmigo, 1986

Un joven ha desaparecido. Unos días más tarde, un grupo de amigos de doce años, se enteran de dónde está el cadáver y deciden ir a buscarlo, para ser unos héroes al haber descubierto el cuerpo.

Durante el largo camino que recorren, vamos conociendo cómo es cada uno de los niños, cómo son las relaciones entre ellos, con su familia, incluso en el colegio. Es algo agridulce, pues la inocencia de la infancia a veces deja paso a una especie de agria visión realista de su situación familiar y personal.

Tiene un tinte lejano a La larga marcha, en la que los personajes se van dibujando conforme van avanzando en su caminar. También tiene una pincelada leve a It, con el grupo de amigos muy dispares donde cada uno tiene algo que aportar y que son capaces de enfrentarse a todo y a todos, de correr riesgos, si están juntos.

Otro ejemplo de que las obras de Stephen King no son "de terror". Bueno, al menos no todas.




No hay comentarios: