sábado, 10 de junio de 2017

Hola!



Lo sé, lo sé, lo sé. Son las dos y media de la madrugada y teóricamente debería estar durmiendo. Mañana tengo que llevar al niño a la piscina más temprano de lo habitual y por la tarde, una horita de trabajo. Y tengo que estar despejada y todo eso. Pero verás, sigo con el insomnio a vueltas.

¿Quieres que te cuente algo gracioso? He probado una infusión de flor de cannabis. Sí, sí, es legal, y se supone que te deja frita. Pero no. No en mi caso.

El pasado fin de semana fui a Vigo. Por cuestiones familiares. Hacía mucho que no iba. Dejé de vivir allí hace más de veinte años y desde entonces mis visitas se ciñeron a la casa de mis padres y de mis hermanos, nada más. Así que vi los cambios de la ciudad sólo en parte.

Pero este fin de semana me tocó patear parte de la ciudad. Caray, se me habían olvidado las cuestas... por todas partes, además. Lo bueno es que gracias a ir al gimnasio pude subir y bajar sin problemas. Y caminar por la ciudad me hizo reencontrarme de verdad con ella. Me sentí en casa, por primera vez en mucho tiempo. Mi ciudad natal. Llena de túneles, vale. Túneles que se inundan y han de cerrarse todos los inviernos, vale. Con estatuas y ornamentos sin sentido alguno. Pues bueno. Pero es mi ciudad natal y me encantó sentirme así, a pesar del resto de cosas.

¿Qué he hecho estos días? Pues he visto por enésima vez Pretty Woman. Y he aullado las canciones (a lo que hago yo no se le puede llamar cantar). Y¿recuerdas que te hablé de Sexo, mentiras y cintas de vídeo? Ya sabes, la película que más veces he visto en el cine y que me encantaba tanto que me daba miedo volver a verla... Pues hoy estaba revisando las películas que tengo, vi el título y pensé en probar si la calidad era buena y todo eso. Hice click en un punto del principio, uno al azar y cuando me di cuenta, estaba viéndola hasta el final.

Sigue siendo maravillosa, al menos para mí. Graham, el personaje que interpreta James Spader, sigue fascinándome (y eso que es rubio). Así que aquí me tienes, borrachita de sueño, sin ganas de irme a la cama, contándote que he visto más episodios de The big bang theory, a pesar de que creo que la serie ha perdido su gracia inicial (ya no hay chistes de física ni nada de eso), pero claro, Sheldon es Sheldon. También he empezado a ver varias series que no me han gustado nada de nada, de algunas ni he acabado de ver el primer episodio.

Y he pensado mucho en ti. También he escrito alguna cosilla. Sï, he vuelto a las andadas, no es que sea ninguna maravilla, pero bueno, es un comienzo.

Gracias por seguir ahí. Un beso enorme. O dos.

2 comentarios:

Margari dijo...

Ya el insomnio te da fuerte! Uf, en Vigo estuve hace años, pero bueno, fue un visto y no visto, como suele ocurrir cuando se apunta una a los circuitos, que te ves toda Galicia en siete días...
Y no he visto aún Sexo, mentiras y cintas de vídeo... Voy a tener que ponerle remedio!
Besotes!!!

osheaa dijo...

Una vez leí un chiste, sobre el origen de la ciudad:

Van dos amigos y ven una colina muy alta y le dice uno al otro "a que no hay huevos de crear una ciudad ahí". Vigo es la cuesta hecha ciudad :)

Sexo, mentiras y cintas de vídeo... no puedo ser objetiva, me gusta demasiado, es algo muy personal lo mío con esa película.

Ya me contarás si la ves..

Bicos