jueves, 11 de mayo de 2017

El tiempo pasa...


Ya sabes que tengo un hijo. El pasado día 30 cumplió once años. Por una particularidad suya que no viene al caso contar, tiene más problemas a la hora de hacer determinadas cosas, sobre todo las que tienen que ver con las relaciones sociales y la independencia.

Y ayer de repente, me dice que quiere venir solo desde el colegio hasta casa. Así, sin más. No es porque lo vea en otros niños, ya que la mayoría aún van y vienen acompañados de adultos, simplemente se le ocurrió.

El colegio está cerca, pero hay que cruzar cuatro carreteras. Dos son pequeñas, de poco tráfico, poco peligrosas, pero las otras dos son otro cantar.

Así que estuve dándole muchas vueltas a si dejarle o no. Porque por ser como es, es más proclive a confiar en cualquier persona, a confiar en todo el mundo. Y porque las carreteras son peligrosas.

Le dije que sí por dos motivos, el primero, que a su edad yo ya iba y venía y hacía recados y mil cosas más. El segundo, que tiene que empezar a espabilarse, no va a estar a los taitantos aún pegado a su madre.

Así que a pesar del temor a que le sucediera algo malo y después de recordarle chorrocientas veces las tres normas básicas (no cruzar sin mirar, no ir con extraños, no pararse), le dije que vale, que sí.

Sale de clase a las tres menos veinte. Pues a las tres menos cuarto ya estaba en casa, jadeando  por haber venido casi corriendo. Y feliz, porque era su primera vez oficial en venir solito.

El tiempo pasa, cumple años y ahora empieza a notarse. De aquí a nada, se estará afeitando y saliendo con amigos y amigas. Ainsss.

2 comentarios:

Margari dijo...

Ays, con esa edad la mía también quería venirse ya sola. Y me pasaba lo mismo, que había que cruzar varias carreteras y no me fiaba. Así que ni para ella ni para mí. La esperaba a mitad de camino, para que no cruzara sola el paso de peatones más inseguro. Que no es la primera vez que ha habido ahí un accidente.
Ya está en el instituto y va y viene sola. Y sale algunas tardes solas. Ahora estamos con los problemas de horario. La dejo hasta las nueve o nueve y media pero claro, las amigas se recogen más tarde... Pero de ahí no paso. Que son solo trece años. Ays, se nos hacen mayores...
Besotes!!!

osheaa dijo...

Pues hoy ha vuelto y ya ha habido niños que le preguntan si va solo a casa, porque les sorprende verle sin mí.

Y lo de salir... ains, creo que mejor me lo pienso cuando llegue el momento. Me quedan un par de añitos de tranquilidad.

Bicos!