miércoles, 19 de abril de 2017

Trece razones, serie





Sí, la famosa serie que parece estar por todas partes y que todo el mundo parece haber visto. Pues yo no. Al menos, no entera. Y no sé si voy a acabar de ver lo que tengo pendiente.

Hannah se ha suicidado, deja una lista de nombres, un mapa y siete cintas de casette.Teóricamente en esas cintas están las razones que le han llevado al suicidio.Y en la lista de nombres, están las personas que han jugado un papel más o menos importante a la hora de decidir acabar con su vida. Te llegan las cintas, las escuchas y se las envías al siguiente de la lista.

Claro, una siente una curiosidad morbosa por saber.  Pero es que resulta que el zoquete del protagonista, en lugar de ponerse a escuchar las cintas, va a cachitos pequeños y se monta unos dramas de aúpa. También tiene alucinaciones y tal. Y va todo muy lento. Y lo que pasa, además de lento es estúpido. Lo de hacer grupos de ayuda en plan extremo porque se ha suicidado una muchacha, colocando carteles  y haciendo una especie de altar conmemorativo. Y demandas y cosas raras.

Todo ello en el típico instituto americano, con sus animadoras, chicas populares, chicas impopulares, chicos del equipo de deportes que sea, bla, bla, bla.

Total, que en los episodios que vi, lo que le pasa es que le colocan el sambenito de chica fácil porque uno de los chulillos del instituto dice que fue guarrilla con él en un parque. Y otro hace una lista de chicas del instituto diciendo quién tiene más bonito o más feo el trasero o la nariz o la cara o lo que sea y ella aparece en esa lista con el trasero más bonito.

Un aburrimiento. Claro que todo el mundo está encantado porque es una serie contra el acoso y todo eso. Sí, todo muy bonito, pero a la media hora se os olvida y no sirve de nada. Es como esos programas del corazón en los que se habla sobre la anorexia y lo peligrosa que es y qué malos los genios de la moda porque hacen que el estereotipo femenino sea ser delgada... y en el mismo programa pero en otra sección, se burlan de una actriz, cantante o persona conocida por tener un par de kilos de más, según la moda imperante.

Pues eso, que ni para pasar el rato ni para utilizarla como un ejemplo a no seguir de acoso escolar. Un aburrimiento total. Y ahora lapidadme a comentarios, pero es lo que opino.

2 comentarios:

Margari dijo...

Todavía no la he visto. Pero siento curiosidad por esta serie que tantos comentarios está provocando, así que terminará cayendo. Pero no quiero ir con muchas expectativas, que creo que va a ser mejor.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Yo no sé si seré capaz de acabarla, ganas no tengo ninguna, la verdad. Espero que tú la disfrutes, cuando te toque, la mayoría de reseñas son muy positivas.

Bicos