sábado, 15 de abril de 2017

El rey Arturo, 2004





Me gustan las leyendas, también las artúricas, claro. Ya sabes, el muchachito que saca la espada de la roca, que es tutelado por Merlín y se enamora y casa con Ginebra, el triángulo amoroso con Lancelot y la existencia de la dama del lago...

Pues esta no es así. Si esperas la historia mitológica, te llevas un chasco. Se supone que es una recreación del "verdadero" Arturo y sus caballeros de la tabla redonda, que no eran más que unos guerrilleros al servicio de Roma, luchando para ganarse la libertad. Sajones, romanos, celtas... y Arturo es un militar romano. Nada de rey ni pamplinas.

Y en la imagen, la reina Ginebra, ya ves, nada más lejos de una dulce doncella que se queda en el castillo tejiendo.

Muchas luchas, muchas espadas, mucho barro, caballos, gritos, peleas y abuso de poder.

Me quedo con la leyenda, sin dudarlo un instante.

2 comentarios:

Margari dijo...

La vi en su tiempo y no me gustó nada. Me quedo también con la leyenda. Así en peli me quedo con Excalibur. Y hubo una serie que en su momento no me disgustó, Las brumas de Avalon.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Coincidimos, Margari :)

Bicos