viernes, 3 de marzo de 2017

La pasión turca, 1994




Leí la novela hace muchos muchos años. Y ayer vi la película.

¿Sabes lo que se dice de "si has leído el libro, no veas la película"? Pues en mi opinión es perfectamente aplicable en este caso.

Mientras con la lectura te quedan muy claros los caracteres de cada personaje, los motivos que llevan a cada uno a hacer lo que hace, en la película todo gira alrededor de la dependencia sexual de la protagonista por su amante turco. Y hay mucho más detrás, más que eso.

Si te planteas el verla como simplemente una película con pinceladas eróticas y algunos desnudos de Ana Belén (cuerpazo tiene, por cierto), entonces adelante.

Pero si esperas ver la historia de Desideria y de la gente que la rodea, olvídalo. Se pasa de puntillas por cosas que creo que son importantes para la continuidad de la historia. No sé, me ha decepcionado bastante. Y como colofón de esta decepción, el final. Nada que ver con el que había leído. Y poco coherente, me parece.

Resumiendo: si lo has leído, no lo veas. Si no lo has leído y la ves, después léelo y me entenderás.


2 comentarios:

Margari dijo...

No he leído nada de Antonio Gala... Debería ponerle remedio, lo sé. Con la peli no creo que me anime, que Ana Belén no es una actriz que me guste. A ver si me pongo con el libro.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Es lo único de Gala que leí, la verdad.

La película no tiene nada del ambiente de la novela.

Bicos