miércoles, 15 de marzo de 2017

Holocausto


Creo que ya te comenté una vez que mis padres formaron parte, durante años, de El círculo de lectores, lo cual tiene su punto de ironía porque en casa nunca vi a nadie leer nada que no fuera un folleto publicitario o una revista del corazón. Yo era la rara que leía lo que caía en sus manos.

Y así fue como leí Holocausto, de Gerald Green. Fue un desperdicio, porque era tan pequeña que no fui consciente realmente de lo que estaba leyendo. Lo que más recordaba era la sensación de que no tendría que haberles pasado nada a los protagonistas porque estaban avisados desde hacía mucho tiempo. No entendía que no hubieran escapado antes.

Con el tiempo se hizo una serie de cuatro episodios, basada en la novela. No la vi.

Y por alguna extraña razón he recordado el libro y la serie, así que serán mis próximas lectura y visionado. Ya te contaré.

Es curioso, mis padres jamás se interesaron por saber qué cosas leía. Para ellos, tener un libro en las manos y leerlo era bueno, fuera cual fuera el contenido.

Sé que hay muchas personas que no leen, bien porque no les gusta o bien porque ni lo han probado, supongo que asocian libros con "rollo". Y me cuesta entenderlo, la verdad. La lectura me ha aportado tantos buenos momentos que me gustaría tener la capacidad de convencer a la gente para que lean, para que lo prueben al menos.

Me siento rara hoy, no sé el motivo, pero estos últimos días las cosas han estado diferentes. En fin, lo que tenga que ser, será.




2 comentarios:

Margari dijo...

En mi casa tampoco se ha leído mucho. Y en cambio mi hermano y yo desde pequeños hemos sido muy pero muy lectores. Y sí, la lectura me ha aportado grandes momentos. La de noches que he estado hasta la madrugada leyendo porque no podía soltar el libro. Pero confieso que eso ya no puedo hacerlo. Será la edad, el cansancio... Pero me resulta imposible coger un libro por las noches.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Yo necesito leer aunque sólo sea un párrafo o un par de líneas antes de dormir. Es una constante en mi vida.

Bicos!