sábado, 4 de febrero de 2017

Una pregunta


No sé si a ti te pasará lo mismo, pero cuando paso una época particularmente mala o triste o apática, me animan y ayudan básicamente dos cosas: la primera, que les pasen cosas buenas a los demás, porque así puedo pensar que alguna vez me tocará algo bueno a mí también y la segunda, tener planes para el futuro, sobre todo si es algo especialmente deseado por mí. Aunque al final no se lleve a cabo.

Y así las cosas, estoy planeando un viaje a Madrid, para visitar el Museo Arqueológico Nacional. Bueno, no sólo para eso. Para comer una porra (que no las he probado en la vida) y para corroborar la falsedad de la afirmación de que los mejores bocatas de calamares se comen en Madrid (mentira cochina, los mejores se comen en la zona vieja de Santiago de Compostela). Así que en mi cabeza es un viaje lúdico-gastro-cultural.
Dos o tres días para hacer lo que quiero y vuelta a casa.

Y pensando en el museo, se me ocurrió la pregunta. ¿Por qué las monedas son en su mayoría, redondas? Sé la respuesta de esa pregunta referida a las tapas de las alcantarillas, pero no a las monedas. Y me encontré, buscando en san Google, con esta respuesta:

" Los orfebres lidios fundían oro y lo purificaban eliminando lo que no era el metal deseado. El oro en estado líquido es muy fácil de medir como cualquier fluido, depositando una cantidad determinada y casi exacta en un lecho de arena prensada. Al fluir el líquido sobre la arena, formaba una gota ligeramente desparramada de oro con forma de lenteja y antes de que se enfriase del todo, era acuñada con un troquel en el cual estaba esculpido el motivo de la moneda y con un impacto de martillo, quedaba configurada la pieza. De esta manera surgen las monedas y su forma, la cual era fácil de hacer en grandes cantidades y resultando cómoda de transportar."

( http://otrasrazones.com/por-que-las-monedas-son-redondas/)

Pues mira, si alguna vez te has hecho la misma pregunta, ahí tienes una posible respuesta.

2 comentarios:

Margari dijo...

PUes no me había planteado nunca lo de las monedas. Mira, una cosita que he aprendido hoy. Y sí, que le pasen cosas buenas a los demás alegra, por ellos y porque sabes que en algún momento te llegará a ti. Y hacer planes. Y más ahora que parece que por fin nos sonríe la suerte con el trabajo y llevamos una buena racha, pero no quiero decirlo muy alto. Estamos aprovechando para coger coche y hacer miniescapaditas a ciudades que están cerquitas. Y sólo en planear esas escapadas ya te alegra.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Me encanta planificar, es casi tan bueno como llevar a cabo los planes, supongo que porque sobre el papel o en la cabeza todo es posible.

Espero que sigas disfrutando las pequeñas escapadas durante mucho tiempo.

Bicos