lunes, 6 de febrero de 2017

Propósitos sin cumplir


Y eso que me había propuesto cosas factibles y para un mes... Lo de alargar mis horas de ejercicio en el gimnasio se ha transformado en dejar de ir, por culpa del catarro. Sí, más de tres semanas de catarro, porque cuando empezaba a recuperarme, tocaba visita médica y volvía peor de lo que iba. Como el nano también estuvo mal (me llamaron del colegio para ir a buscarle), nos hemos pasado casi toda la semana pasada encerraditos en casa, en plan "tirados en cama" para ponernos bien de una vez por todas. Aún queda algo de tos y me cuesta un poco respirar, pero el lunes que viene vuelvo al gimnasio. Claro que tendré que tomármelo con calma, para no hacer burradas.

Lo de vaciar uno de los armaritos de la cocina, pues lo mismo. Si normalmente tengo la casa hecha un desastre, ahora está como desastre y medio. Otra cosa que no he cumplido.

Y la ropa y cosas de Carlos... pues me vine dispuesta a vaciar mi armario para ir metiendo en maletas sus cosas que aún están ahí y después vaciar el resto de su ropa. Pero no he sido capaz. Fue tocar la ropa y volver a verle con ella puesta, es como si un montón de imágenes suyas fueran cayendo dentro de mi cabeza, como flashes. Así que me dio una llorera tremenda y ya no lo hice. Supongo que es una de esas cosas que no puedo planear, que tienen que salir y hacerse en el momento, sin pensar.

Total, que he incumplido todo. Y no me gusta, porque ni siquiera he tenido narices para intentar las cosas. Así que este mes de febrero, repito mis propósitos, a ver si de esta vez la cosa va bien.


2 comentarios:

Margari dijo...

Poquito a poquito seguro que vas logrando todos esos objetivos. Lo primero, ahora, cuidarse los dos de esos catarros, que vienen muy fuertes.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Nada, nada, tengo que ponerme en serio a hacer cosas, que los días pasan y no vuelven :)

Bicos