viernes, 13 de enero de 2017

Aftermath, serie



No recuerdo quién me recomendó esta serie, sólo sé que encontré un papel en mi escritorio con su nombre escrito. Es algo que suelo hacer, escribir una o dos palabras en un papel para recordar algo y dejarlo aquí o allá, de modo que al cabo de unos días los encuentro y muchas veces no tengo ni idea de lo que significa lo que he escrito :)

Pero vamos a lo que vamos. Al principio me recordó muchísimo a la novela A ciegas de Josh Malerman. En la novela, la gente veía algo que les afectaba y les llevaba a cometer acciones violentas contra los demás. En esta serie, hay una serie de catástrofes naturales (terremotos, tormentas solares, huracanes) y al mismo tiempo la mayoría de la gente se ve o bien afectada por algo que les afecta al cerebro, cambiando su memoria y haciendo que actúen de forma extraña y violenta, o bien son poseídos por una especie de espíritu azul que les da habilidades como una fuerza tremenda o poder volar. Cuando la persona poseída muere, el espíritu o lo que sea, pasa a otro cuerpo y así sucesivamente.

La familia protagonista es la clásica de una serie de este tipo: el marido trabaja para algo del gobierno, la mujer perteneció a las Fuerzas Armadas, el hijo es un chaval sanote y con muy buenas intenciones y carácter que quiere formar parte del Cuerpo de la Paz, una de las gemelas es la típica chica responsable, centrada, equilibrada, "una buena chica", la otra la quieren presentar como todo lo contrario, una rebelde que les da a todos quebraderos de cabeza. En la imagen del post no aparece esa segunda gemela porque se la llevó un tipo volador a mitad de episodio.

Es aburriiiiiiiiiiiiida. O más. Los personajes son tan estereotipados, tan estirados que dan asco. En serio. Las situaciones se presentan de una forma nada hilada y hay cosas sin sentido. Se llevan a la gemela de casa. Y el resto de la familia decide irse a un lugar más seguro. Eso tendría sentido si dieran por muerta a la muchacha, pero no es así. Están convencidos de que está viva. De hecho, no están ni tristes ni preocupados ni se preguntan qué habrá sido de ella, se limitan a, en una escena durante el viaje, hablar de las trastadas que hacía cuando era pequeña.

Tampoco veo muy normal ponerse a tomar café en plan amigos de toda la vida con alguien que ha tratado de matarte hace dos minutos. "Ale, dejemos las armas y vamos a tomarnos un café" y ya pasó todo, tan anchos se quedan, sin miedo a que vuelvan a tratar de matarte ni nada.

No hacen nada creíble, ni sus personajes ni las situaciones. Ha sido una tremenda decepción para mí. No sé, a lo mejor en los siguientes episodios la cosa mejora, pero sinceramente, lo dudo, sobre todo después de ver lo del espíritu ese azul saliendo de la gente (y no se les ocurre más que pedir una biblia cuando atacan a alguien).

O puede ser que yo sea muy rara o muy tocanarices y por eso no me haya gustado. Lo único que puedo decirte es que no te la recomiendo, máxime habiendo tantas otras opciones a mano.


2 comentarios:

Margari dijo...

Otra que no conocía. Pero ya el planteamiento en sí no me atrae. Y si es tan aburriiiida. Pues nada, la dejo pasar también.
Besotes!!!

osheaa dijo...

La novela "A ciegas" sí te la recomiendo, no será un novelón, tiene sus fallos, pero es entretenida.

Bicos