domingo, 1 de octubre de 2017

La psiquiatra, Wulf Dorn


Una joven y excelente psiquiatra se hace cargo del caso de una mujer aparentemente víctima de malos tratos, que dice estar escapando de "el hombre del saco". A las pocas horas de hablar con ella, la mujer desaparece... y el hombre del saco empieza a contactar con la doctora, atacándola, vigilándola y retándola a descubrir su identidad en el lapso de tres días.

La historia está bien, hay cosas sorprendentes, de hecho las hay hasta la última página. La pega que le encuentro es que a medida que avanzan los hechos, el relato de Ellen se hace pesado de leer, cansino. Demasiado hincapié en las mismas cosas, en las imágenes, recuerdos, ensoñaciones y demás.

Lo que hace que saltes sobre esas pegas es el querer saber qué demonios ocurre. Cada suposición que se hace, va cayendo por su propio peso. Hasta que hacia mitad del libro te vas dando cuenta de que sólo puede pasar una cosa. El tema es si lo que piensas es lo que realmente es y  en caso de serlo, el porqué  las cosas son así.

Me ha quedado la espina de leer algo más del autor.

Teniente corrupto, 1992


Cuando comenté que me gustaba Harvey Keitel (Jarbi para los íntimos), me recomendaron esta película, diciéndome que era Harvey Keitel en estado puro.

Así que para comenzar esta vigilia nocturna, me decidí a verla.

Es una película dura, en la que las drogas parecen interpretar el papel principal de la historia. El protagonista, curiosamente, no es ni el típico héroe ni el típico antihéroe. Es una persona débil que se deja llevar por los acontecimientos y que renuncia a salir del ciclo en que está viviendo. Siempre "doble o nada", esperando que algún día salga el doble. Cuanto más pierde, cuanto más consume, cuanto más se aleja de su familia y de lo que se suele llamar normalidad, más desesperado está y más peligroso se vuelve.

Es una película un tanto extraña en cuanto a ritmo y contenido. No esperes encontrar la típica historia de polis buenos y polis malos. De hecho, el que el protagonista sea policía casi que da igual, salvo por la parte de sacar beneficios de ello, claro.




lunes, 25 de septiembre de 2017

Carlos Blanco


Carlos Blanco es un artista en toda la extensión de la palabra. Hace muchísimas cosas y todas las que le conozco, muy buenas.

Te dejo aquí el enlace a un monólogo. Está en gallego, pero en gallego de andar por casa, no el institucional, así que se entiende todo o casi todo. Va sobre una vez que hubo una huelga de dobladores en Madrid y enviaron unas películas porno para ser dobladas en Coruña. Escúchalo hasta el final.

https://www.youtube.com/watch?v=6Jcpt9if1EM

Lo del porno empieza a partir del minuto cuatro, por si quieres saltarte lo anterior, aunque refleja muy bien cómo somos los gallegos :)

Y si te gusta, sigue curioseando en la obra de Carlos Blanco, en todo, no sólo los monólogos, seguro que pasas muy buenos ratos.

Este es muy bueno:  https://www.youtube.com/watch?v=oMy8kxWkxKI

Otro enlace, Carlos Blanco en El club de la comedia:

 https://www.youtube.com/watch?v=qhZicbCkUuU

La letra escarlata, 1995


Tengo que leer la novela. Porque hay cosas de la película que me chirrían pero muy mucho. El enamoramiento repentino y sin venir a cuento de la protagonista, las actitudes de todo el mundo en esa comunidad tan rara... Porque se supone que llegaron escapando de la persecución por sus creencias, y van y hacen justo lo mismo ellos, ponerse en plan rígido e intransigente y aprovechando la religión para imponer castigos a quien interesa.

Los personajes están muy poco definidos, me quedó la sensación de que se habían apurado muchas cosas, pasándolas muy por encima. El resultado es que me quedé con la sensación de haberme perdido gran parte de la historia.

Quizás la vi con expectativas demasiado altas, no lo sé. Pero me ha resultado decepcionante.

Las mujeres, 2008


El domingo por la mañana vino un amigo a visitarnos. Medio muerto de sueño porque, según me contó, se quedó hasta las tantas viendo una película el sábado. Que había empezado a verla casi con desgana, pero le enganchó y se quedó hasta el final.

Así que ni corta ni perezosa, le pedí datos. Me dijo que se titulaba algo así como Woman y que "salía" Meg Ryan. Jumz. Eso debió ponerme sobre aviso. Esa actriz es típica de comedias románticas de esas de pasar el rato sin más, no de películas que enganchen a la gente y les tengan hasta las tantas de la madrugada.

Pero me la busqué y la vi. Es un remake de otra del mismo título de 1939, dirigida por George Cukor.

La película en sí está llena de clichés y de situaciones típicas sin más. Tiene de curioso que no hay protagonistas masculinos, a todos los hombres se les nombra pero no aparece ninguna imagen. Por lo demás, bueno, psché, ni siquiera la catalogaría en las de pasar el rato. Y ni de lejos perdería ni un segundo de sueño por verla.

Lo que tengo ahora es curiosidad por saber qué tal es la original.

Eso, que no te la recomiendo, hay muchísimas más mejores, aunque sólo sea para pasar un par de horas.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Oído atrás


Es mi versión de "echar la vista atrás". Por alguna extraña razón que desconozco, hace un par de días me puse a escuchar música que hacía años había dejado atrás. Montones de recuerdos, risas y sonrisas. Así que voy a compartir este trocito de la discografía de mi vida contigo. Nada que ver con lo que pongo habitualmente. Ahí te dejo títulos y enlaces a youtube.

Efecto mariposa
 -Quien
-Si tú quisieras
-Por quererte
-No me crees

El canto del loco
-Besos

El sueño de Morfeo
-Si no estás
-Para toda la vida

Nena Daconte
-Idiota
-No eres mi perro

Valmont, 1989



Tal como me recordó Margari, hay otra versión de Las amistades peligrosas, que no es ni más ni menos que esta, Valmont. La había visto ya, hacía mucho tiempo, de hecho creo recordar que la vi en el cine, así que echa cuentas, si quieres.

El caso es que es una película completamente distinta. Así como en Las amistades peligrosas se daba más protagonismo al carácter maquiavélico de los personajes, en este caso la atmósfera, por así decirlo, es mucho más relajada, más casi de comedia que de drama. Colin Firth interpreta un Valmont ciertamente atractivo, simpático, ocurrente, cercano... el de John Malkovich es retorcido, calculador, jugador. Más perverso, lo que lo hace, al menos desde mi punto de vista, más atrayente y peligroso.

El final es completamente distinto en ambas películas.

Y ambas son igual de recomendables, eso sí, teniendo en cuenta que son dos puntos de vista muy dispares de la obra original.

martes, 19 de septiembre de 2017

Chorradillas de internet


Pues sí, pues sí, encontré otra de esas (innumerables) páginas de chistes y frases sesudas, y aquí te dejo una selección... Si no te gusta este tipo de cosas, ya sabes, a otra cosa.































domingo, 17 de septiembre de 2017

Lady Macbeth, 2016



Película lenta, un tanto asfixiante por su ambientación, muy visual, con poco diálogo y personajes muy rígidos, tanto en carácter como en lenguaje corporal.

Una mujer recién casada cuyo esposo no le hace caso, que comienza una relación pasional con uno de los trabajadores de la finca. Pasa de ser una esposa sumisa, recatada y obediente a ser una mujer capaz de cualquier cosa por conseguir lo que desea.

Un tanto inverosímil algunas conductas, como la de la criada o la del suegro de la protagonista. Al acabar de verla, pues ni frío ni calor, como si nada, no deja huella ni impacta ni se puede decir que sea entretenida, parece más bien un ejercicio de plástica visual.

Mi casa en París, 2014


No pude acabar de verla. Lo intenté, pensaba "ya que has aguantado hasta aquí, aguanta hasta el final", pero no. Historias de alcoholismo, suicidio, amantes, amores, dinero, herencias.... Y todo muy embarullado, lioso, nada apetecible. Al menos para mí.

No me gustó. Ni un poquito.





Sabrina, 1954 y Sabrina, 1995


Y ya puestos a volver a ver cosas, pasé del maquiavelismo a una muy predecible historia romántica. Y por si fuera poco, por partida doble, versión original y versión actualizada. Así soy yo, sí.


La verdad es que de los tres protagonistas de la original, me quedo con Audrey Hepburn, aunque la verdad es que su Sabrina es, sobre todo al principio, estúpidamente aniñada, exagerada y tonta. Después las cosas mejoran un poco y es innegable que esa actriz tiene un encanto especial que perdura a través de las décadas.

En cuanto a los personajes masculinos... Bogart no me pega para un papel romántico de ese estilo, parecía estar a punto de sacar un arma de su bolsillo en el momento menos pensado.  Y Holden... pues no me parece ni guapo ni atractivo ni nada de nada. Pero estas pegas son más bien cuestión de mis gustos personales más que de la calidad de la película o las interpretaciones.



En cuanto a la versión más actualizada, Harrison Ford sí me pega en el papel de Linus, aunque he de decir que en ocasiones en lugar de un hombre de negocios, me parecía un científico de esos despistados, que se olvidan de la hora de la comida y cosas por el estilo. Greg Kinnear también da bien el pego de hermano que pasa de todo y a quien sólo le gusta difrutar de la vida. Julia Ormond me recordó más a Anne Hataway en Princesa por sorpresa que a Sabrina. Supongo que es a causa de la enorme mata de pelo incontrolado que lucen ambas.


Para ser sincera, la Sabrina ideal sería la primera versión pero con los dos actores masculinos principales de la segunda.

Claro que cada cual tiene sus gustos y puede que a ti te gustaran ambas, una en concreto o ninguna.

Pues eso.

Las amistades peligrosas, 1988


Por supuesto la había visto ya. A veces me pregunto el origen de mi empecinamiento en volver a ver, a escuchar y a leer cosas, sobre todo viendo las casi inacabables listas de títulos pendientes.

Pero soy así, de cuando en cuando me da por volver. Y esta fue una de esas ocasiones. De repente, sin venir a cuento, se me apareció la cara de John Malkovich, interpretando el papel de Valmont, con esa mirada calculadora y ese gesto en la boca que atrae tanto como repele. Y eso, que volví a ver esta trama de poder. Porque aunque todo aparezca bañado en deseo, en atracción o incluso amor, la película es sobre un duelo de poder, cálculo y frialdad.

Y me gustó. Otra vez.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Recaída


Hoy he tenido un día movidito. No voy a entrar en detalles aburridos, sólo te diré que a las cuatro de la tarde me encontraba delante de una tienda viendo el letrero del horario donde ponía claramente que abría a las cuatro y media. Media hora. Y empezaba a caer una lluvia fina.

No me apetecía meterme en una cafetería, entre otras cosas porque llevaba sin comer ni beber desde la noche anterior y tomar un refresco o algo así sólo haría que me sintiera peor. Así que ahí estaba yo, bajo la llovizna, pensando qué hacer durante media hora. Si no lloviera, me pondría a leer (bendito libro electrónico a pesar de no tener el encanto del papel), pero así....

Y entonces decidí ir a la biblioteca, que quedaba muy cerca. Eso sí, no cogería ningún libro, me limitaría a echar un vistazo al periódico o, como mucho, a coger un libro y ojearlo, nada de llevarlo a casa.

Subí a la biblioteca, en el sitio donde antes estaba la bibliotecaria "de siempre" o el bibliotecario "de siempre", había ahora una mujer joven, muy atareada al teclado de un ordenador.

Cogí un periódico y me senté en una de las largas mesas de la sala de lectura. Sonreí al recordar los tiempos en que estaba ahí a primera hora de la mañana, acompañada por cuatro o cinco ancianos que se repartían la prensa diaria, alguno de ellos incluso tomando notas y se los iban pasando unos a otros. Al cabo de un par de semanas, sin yo decir ni hacer nada, empezaron a pasármelos a mí también.

Bueno, me puse a leer por encima las noticias. Ninguna buena, la verdad. Fui pasando páginas despacio. Y al final, tras veinte minutos decidí ir al baño y volver a la tienda esperando que ya estuviera abierta.

Y así lo hice, fui al baño y cuando salí, vi que alguien se dirigía directamente hacia donde yo estaba. Pensé que sería alguien que también querría utilizar el lavabo, así que me hice a un lado. Para mi sorpresa, era el bibliotecario de siempre. (Para que te hagas una idea, era una mezcla de Timothy Dalton y Carlos, quizás por ese parecido siempre me ha sido simpático). Se acercó a mí, con una sonrisa enorme en la cara, diciéndome que hacía mucho tiempo que no me veía. Y sonreía de verdad.

Siempre me sorprende que la gente se acuerde de mí, sobre todo tras tanto tiempo y cuando tienen trato con muchas personas diferentes. Además suelen acercarse a mí con una sonrisa, no sé si por la alegría de verme de nuevo o por la alegría de haberme tenido fuera de su vista durante tanto tiempo.

El caso es que fue ver al bibliotecario y recaer. El sabe exactamente el tipo de libros que me gustan y siempre tenía un par de ellos semiescondidos para ofrecérmelos.

Así que rememorando viejos tiempos, me recomendó dos: La psiquiatra, de Wulf Dorn y Fulgor, de Manel Loureiro.

He empezado a leer Juego de tronos. Tengo tres novelas que me ha prestado Chelou pendientes de lectura. Pero claro, en quince días tengo que devolver los libros a la biblioteca, así que, sí, he caído y me pondré a leerlos :)

Sólo espero que cuando vaya a devolverlos no estén ni la bibliotecaria ni el bibliotecario de siempre, porque saben exactamente con qué tentarme. Ains.

Edito para añadir que en breve me compraré un flexo para poder leer con más comodidad en cama. Una costumbre que fui dejando atrás poco a poco, hasta perderla. (lo de leer en cama, no lo de comprar flexos, ainss)

lunes, 11 de septiembre de 2017

Canción


No suele gustarme este tipo de canciones, pero esta, por algún motivo que me es desconocido, me encanta:

https://www.youtube.com/watch?v=o7Eei8kCasw

jueves, 7 de septiembre de 2017

El día de la madre, 2016


Lo sé, lo sé, lo sé. Con semejante título no se pueden esperar grandes cosas. Pero caray, el reparto por lo menos despierta la curiosidad: Julia Roberts, Jennifer Aniston, Kate Hudson, Jennifer Garner, Hector Elizondo... y dirigida por Garry Marshall, esa mezcla teóricamente debería dar una película ligera y agradablemente entretenida.

Pues el resultado es una americanada. Lo único que se salva son algunos guiños, como la escena entre Roberts y Elizondo, en la que él la felicita por saber cuál es el tenedor de la ensalada. Y los créditos finales, en los que aparecen tomas falsas, algunas de ellas muy divertidas. Por lo demás, es totalmente prescindible.

Julia Roberts está feísima en esta película. Jennifer Aniston hace el único papel que parece poder interpretar, siempre lo mismo... Lo dicho, pasa a otra cosa. Si quieres, vamos.

Amor y amistad, 2016


Me gusta Jane Austen. Leer sus novelas y ver casi todo lo que se ha convertido en series o películas. Sobre las adaptaciones, bueno, unas me gustan más que otras, pero eso suele pasar con casi todo.

Así que aquí me encuentro con la adaptación al cine de una de sus obras inacabadas, Lady Susan. Que, además, no había leído, así que sería una historia totalmente nueva para mí.

Un asquito. Todo. Desde la ambientación, la historia, el ritmo de la narración. Pffff. De hecho hacia mitad de la película empecé a pensar en otras cosas, a hacer mis listas mentales de tareas, de la compra, de obligaciones, cosas así, llegando al punto de plantearme dejarla a medias.

No te la recomiendo. Carece de chispa, de ingenio, de sutil ironía. Vamos, que no me ha gustado nada.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Mr. Holmes, 2015


Sherlock Holmes recién llegado de Japón en busca de una cura contra el Alzheimer que está empezando a alcanzarle. Quiere recordar uno de sus casos, pero claro, los recuerdos se le esfuman o aparecen de forma inconexa.

A mí me ha resultado un aburrimiento total.  Claro que Sherlock Holmes no es para nada mi personaje favorito de la literatura.

No sé, yo te diría que no la vieras, pero claro, no soy objetiva.

Nuestro último verano en Escocia, 2014


El problema es que no puedo decirte lo ùnico que salva la película. A ver, tras los cinco primeros minutos estuve a punto de dejarla por imposible. Pero después pasa lo que pasa y no es que se convierta en un peliculón ni nada por el estilo, pero sí que tiene su punto de gracia... para después volver a desinflarse. El final es como el principio... pfffff.

Si no tienes algo mejor que ver, ya sabes. Pero eso, que si no tienes una opción mejor.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Fragmento de Los buscadores de conchas, Rosamunde Pilcher


Septiembre ha llegado, le pertenece a ella
cuya vitalidad salta en otoño,
cuya naturaleza prefiere
árboles sin hojas y un fuego en la chimenea.
Por ello le doy este mes y el próximo
a pesar de que todo mi año debería ser para ella
quien ya ha convertido
en intolerables o perplejos muchos de sus días
pero otros muchos en muy felices.
Quien ha dejado un aroma en mi vida, y ha dejado mis muros
danzando sin fin con la sombra de ella
cuyo pelo se asemeja en todo a mis cascadas
y los besos recordados siembran todo Londres.

(Poema de Luis MacNeice que Richard le lee a Penélope)

Septiembre


Este año me lo han tenido que recordar. Que empieza septiembre. Mi mes. Los dos últimos años me ha fallado un poquito, ha sido un mes como otro cualquiera, pero a la tercera va la vencida y este año lo encaro con la ilusión de que vuelva su magia.

Y como la magia a veces no llega, hay que buscarla o darle un empujoncito, este mes voy a hacer cambios en mi vida y eliminar algunas cosas.

Hoy hace un año y medio que murió Carlos. Sigo echándole de menos, creo que eso es algo que no cambiará nunca. Sigo sintiendo mucho dolor cuando pienso en él, en las cosas que hacía, en cómo era y que ya no está ni puede vivir, para lo bueno y para lo malo, las cosas del día a día. Pero al igual que fui dejando de realizar algunos digamos rituales diarios, voy a seguir dejando cosas suyas que racionalmente no tiene sentido mantenerlas, por mucho que emocionalmente me sienta "obligada" a seguir con ellas.

Vamos, que voy a intentar quitar peso de mi mochila vital. Aunque el simple hecho de denominar peso a las cosas que tienen que ver con él me hace sentir desleal. Pero aunque quiera, no puedo ni debo seguir así.

Así que empiezo este mes con una sonrisa y esperando que vuelva a ser "mi mes".

jueves, 31 de agosto de 2017