sábado, 31 de diciembre de 2016

Skillet


Hasta hace relativamente poco tiempo, mis gustos musicales eran bastante reducidos, me gustaban unos cuantos temas de lo más comercial y punto.

Pero conocí a mi querido gato (yo le llamo gato por una broma sobre el nick con el que le conocí, que hacía referencia a un león) y él, en esas largas horas que compartimos, me abrió un poco el abanico musical. Y el de series manga también, ya puestos.

Y así conocí la música de Skillet. Especialmente las dos canciones que enlazo en la entrada, Comatose y Falling inside the black.

Siempre pensé que eran canciones típicas de amor o desamor, de cantar a la necesidad de estar con "la otra persona" y todo eso.... Hasta una noche, hace más de un año. Carlos y yo solíamos tener noches o días monotemáticos. Por ejemplo, nos poníamos a hablar de sagas de peliculas y pasábamos el día o la noche (a veces ambos) buscando información, títulos o viéndolas. Una vez, nos pusimos a descubrirnos uno a otro temas y grupos musicales.

Una de mis aportaciones fue Comatose, de Skillet. El no conocía la banda, así que se puso a buscar información sobre ellos. Y así fue como nos enteramos al mismo tiempo que era una banda de rock cristiano. Es decir, que esas canciones que yo tomaba como de amor o desamor (en plan pareja) eran más bien la ausencia o presencia de dios en la vida de cada uno. Sea como sea, las canciones son, en mi opinión,  muy pegadizas y me gustan mucho. Lamento decir que la intención del vocalista de llevar el mensaje de dios a través de su música conmigo no ha funcionado, sigo asociando las letras con sentimientos no tan elevados como los divinos.

Espero que a ti también te gusten. No es la primera vez que los pongo en el blog, pero sí que cuento un poco la historia de cómo les conocí.

2 comentarios:

Margari dijo...

PUes si no me lo dices, tampoco le veo yo el sentido religioso, así que me parece que si lo que quieren es hacer fieles, fallan un poquito. Pero si no, no están nada mal.
Besotes!!!

osheaa dijo...

A mí me gustan mucho sus canciones, y coincido contigo en lo de la hipotética labor pastoral de los temas, siempre los escuché y sentí como canciones de amor humano, no religioso.

Bicos!