domingo, 16 de octubre de 2016

Se acerca el magosto


O como diría un Stark "Magosto is coming". Las castañas empiezan a aparecer. Bueno, más bien los erizos de las castañas, que después hay que sacarlas de ahí dentro.

Como casi todos los sábados, hoy fuimos a la aldea. Y al llegar nos encontramos con dos cajas llenas de castañas, cerca de la estufa de leña, en la lareira. Para secarlas un poco y que no se estropearan.

Mi padre pronto llegó con un canasto enorme de erizos (aquí les llamamos así, no sé si es el nombre "real" o no). Los pisa para abrirlos y después recoge las castañas que hay dentro. Los pinchazos son inevitables.

Y así a lo tonto, otro montón de castañas para poner a secar.



No llegué a tiempo de hacer la foto a los erizos abiertos, que eran muchísimos. Pero ahí está el resultado de la recolecta matinal de mi padre.

En la aldea hay varios castaños, algunos dentro de propiedades privadas, otros por las lindes de los caminos e incluso algunos que son mitad y mitad, porque algunas ramas salen fuera de los cierres. En cuanto empiezan a caer, los vecinos hacen rondas de colecta. Y ya ves que no es cosa de broma, mis padres entre ayer por la tarde y esta mañana cogieron varios kilos de castañas, para repartir con mis hermanos.

Cuando aún había niños en la aldea, las cogían ellos. Iban en grupo y pasaban horas cogiendo y escogiendo castañas. Después, iban por las casas vendiéndolas, muy profesionales, con una báscula de cocina para pesarlas delante del comprador. Con el dinero que sacaban, hacían fiestas. Compraban refrescos y chucherías, algunas mujeres les hacían filloas, galletas y cosas así (yo les hacía empanadillas de atún y otras dulces de membrillo). Musiquita y una tarde para disfrutar.

Pero ya no hay niños, así que ahora son los adultos los que cogen. Y, claro, no hay fiestas ni risas y ruidos de chiquillería divirtiéndose. Una lástima.

He buscado en san Google una imagen de erizo de castaña, así que si no los conocías, podrás ver cómo son.


Pinchan, mucho, aunque tengas cuidado. Dentro suelen haber normalmente dos castañas, aunque hay algunos que sacan tres.

4 comentarios:

Margari dijo...

Con lo que me gustan las castañas, y es la primera vez que veo un "erizo". No soy de campo, está claro...
Besotes!!!

osheaa dijo...

Pues no lo toques, y según el calzado que lleves, tampoco lo pises. Pinchan bastante. Los erizos caen y o bien se recogen y se abren o se abren "in situ" y lo que se recogen son las castañas.

Biquiños!

vlankilla dijo...

Jooo qué envidia ¡¡Me encantan las castañas!! Es de las cosas que echo de menos del norte.

En Madrid solo hay castaños de Indias. Al menos me divierto cuando voy por la calle dándoles pataditas a las castañas (Para algo tenían que servir)

Me acuerdo que de pequeña nos tirábamos los erizos esos como si fuesen bolas de nieve (las del parque de Oviedo tampoco eran comestibles.

Disfruta de tus castañas (Espero que sí que te gusten)

osheaa dijo...

Pues la verdad es que de las castañas lo que me gusta es cogerlas, pelarlas (bien sean crudas o cocinadas) y que las coman los demás. Tú mejor que nadie cuales son mis gustos gastronómicos. Sí, soy un desastre, qué le vamos a hacer :)