lunes, 1 de agosto de 2016

Viaje a Sils María, 2014







Este es un ejemplo perfecto de película francesa / coñazo. Una actriz que viaja con su asistente para recoger un premio que le dan a un amigo, se entera de la muerte de este en medio del viaje. Le proponen hacer una versión de un éxito de sus inicios, cuyo papel era de una joven que seducía a una mujer de mediana edad y la llevaba al suicidio, sólo que esta vez haría el papel de mujer de mediana edad.

Pues bien, toooooda la película dándole vueltas al significado de la obra, todas las conversaciones en plan analizar a unos a otros y lo que dicen los de más allá. Un rollazo de padre y señor mío.

¿Quiero decir con esto que la película es mala? No. Para nada. Es una película que no casa conmigo, que lo que quiero es pasar un rato divertido, o evadirme, o lloriquear, o reír... pero no filosofar o seguir pensamientos profundos sobre un gesto o una frase cualquiera.

Para mí, lo mejor de la película, la serpiente de nubes, con música de Bach de fondo. Porque me encantan las nubes y la música de Bach.

Pues eso, que ni siquiera me dio sueño, y eso que son las seis menos cinco de la mañana.

No hay comentarios: