sábado, 23 de julio de 2016

Nuestra hermana pequeña, 2015








De un tiempo a esta parte, me he dado cuenta que, aunque la mayoría de las cosas me choquen por la diferencia cultural, disfruto viendo películas japonesas. Será porque los cerezos en flor son especiales para mí también.

La mejor forma de describir esta película es: es como una novela de Rosamunde Pilcher, pero trasladada a Japón, con todo lo que ello conlleva.

Esto quiere decir que nada de lo que sucede es extraordinario, especialmente fascinante o revelador. Se muestra la vida de cuatro hermanas, cada cual con su carácter, sus defectos y sus virtudes. Trata sobre lo bueno y lo malo de compartir casa todas ellas, los momentos de enfado o tensión, los momentos de alegría, de risas, de apoyarse o alejarse unas de otras. Vamos, como la vida misma.

Reaccionan y se comportan de una forma totalmente diferente a la que conozco y a la que estoy habituada a llamar "normal". La forma de tomar decisiones, las costumbres, los gestos y los tonos son muy distintos. Supongo que es parte de su encanto, lo sorprendente que me resulta todo lo habitual para ellos.

Si te apetece sorprenderte a ti también, anímate. Si no, déjala pasar, seguro que tienes muchas otras opciones en lista de espera.

4 comentarios:

Margari dijo...

No he visto muchas, pero sí es cierto que las poquitas que he visto siempre las he disfrutado. Choca mucho, como dices, la diferencia cultural. Y su diferente modo de pensar, de reaccionar, de contar las cosas.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Sí, es tal como dices, así que nunca estoy muy segura de si me gusta la película en sí o no.

Biquiños

Isi dijo...

Vale, con lo de Rosamunde Pilcher llevado a peli (aunque sea en Japón) me has convencido jajajaja

osheaa dijo...

Isi, es que es básicamente una "historia normal" pero japonesa, claro, un hombre muere, sus hijas que apenas tenían contacto con él van al entierro y conocen a su hermana pequeña, hija de su padre con otra mujer, y ale, a las dos horas de conocerla, le proponen ir a vivir con ellas. Y después, se ve cómo es la vida de las chicas.

Pero Rosamunde Pilcher es mucho mejor, eh? Será porque no es tan chocante para mí.

Biquiños!