domingo, 17 de julio de 2016

El secreto de Adam, 1994






Si quieres ver una película con un guión pésimo, unas actuaciones lastimosas, una fotografía penosa, un sonido horrendo... no lo dudes, El secreto de Adam es el título ideal. Lo único positivo que se puede decir de ella, en mi opinión, es que es muy útil para torturas tipo Mortadelo y Filemón, es decir, para atar a alguien a una silla y obligarle a verla entera si no confiesa lo que sea.

Hacía tiempo que no veía algo tan malo, en serio.

2 comentarios:

Margari dijo...

Ni me sonaba... Y me quedo con el título para no verla...
Besotes!!!

osheaa dijo...

A mí me pareció horrenda, sinceramente.
Biquiños!