lunes, 30 de mayo de 2016

Burocracia



Quiero quejarme. Porque hoy en día, que todo está informatizado, ocurren cosas que no tienen sentido. No tiene sentido que me hayan llamado hace cinco minutos del Juzgado para avisarme que el expediente de matrimonio ya estaba finalizado y preguntar qué día podíamos pasar para formalizar el matrimonio. Porque duele. Mucho. Igual que dolerá a las personas a las que llaman para avisar de una cita médica o una intervención quirúrgica cuando el paciente ha fallecido en la espera.

Y no sólo en casos tan extremos. ¿Por qué tenemos que ir de una institución a otra buscando papeles y certificados si toda esa información se puede tener con simplemente teclear datos en una web determinada?

Si para algunas cosas que interesan a las instituciones, se puede obtener cualquier dato de cualquier persona, ¿por qué no nos evitan disgustos/ enfados / molestias?

Odio la burocracia y odio la insensibilidad de algunas personas ante determinadas situaciones. Ojalá ellos y ellas no tengan que pasar por lo mismo.

domingo, 29 de mayo de 2016

Nothing else matters


So close no matter how far
Couldn't be much more from the heart
Forever trusting who we are
And nothing else matters

Never opened myself this way
Life is ours, we live it our way
All these words I don't just say
And nothing else matters

Trust I seek and I find in you
Every day for us something new
Open mind for a different view
And nothing else matters

Never cared for what they do
Never cared for what they know
But I know

So close no matter how far
Couldn't be much more from the heart
Forever trusting who we are
And nothing else matters

Never cared for what they do
Never cared for what they know
But I know

I never opened myself this way
Life is ours, we live it our way
All these words I don't just say
And nothing else matters

Trust I seek and I find in you
Every day for us something new
Open mind for a different view
And nothing else matters

Never cared for what they say
Never cared for games they play
Never cared for what they do
Never cared for what they know
And I know

So close no matter how far
Couldn't be much more from the heart
Forever trusting who we are
No nothing else matters

jueves, 26 de mayo de 2016

Ya te extraño, 2015








Dos niñas que se conocen, una es americana y la otra inglesa. Una es alocada que se lía con un músico tras el escenario y la otra es una romántica empedernida. Una tiene cáncer de mama y se está muriendo mientras la otra por fin, después de mucho luchar, se queda embarazada. Y ahí empieza una especie de paralelismo inverso, mientras una de ellas está gestando una vida y su vientre crece, la otra se va apagando y quedando en los huesos. Van de la mano, una nueva vida con la muerte de la otra.

Está definida como comedia dramática. Y la verdad es que he visto poco de ambos términos. El hecho de que durante casi todo el tiempo las dos chicas estén riendo, no convierte la película en una comedia. Y lo de dramático... uff, vale, quieren poner el punto triste con el cáncer y la lucha por sobrevivir y la inevitable muerte. Pero es todo tan manido, tan enfocado a dar pena que no lo consiguen. Si en lugar de molestarse tanto en intentar la lágrima fácil, mostraran de una forma más natural todo el proceso, creo que lograrían emocionar al espectador mucho más que como lo plantean.

Ni fú ni fa, la verdad.

Me estoy dando cuenta de que últimamente no me gusta casi nada, no sé si es cosa de malas elecciones o que tengo el gusto a la virulé. Seguiré intentándolo, a ver si doy con algo que sí me guste y pueda compartir contigo.

Cosas que veo y cosas que no


He retomado Mentes criminales. La habíamos dejado al final de la séptima temporada y ahí quedó, esperando que volviéramos a ella.

Como casi todas las cosas estos últimos meses, ha sido algo agridulce. Por una parte, estaba el hecho de que todas las temporadas anteriores las habíamos visto juntos, o como mínimo, al mismo tiempo, cuando él no podía estar aquí. Por otra parte, hay escenas y cosas que me hacen sonreír porque es casi como si le estuviera escuchando y al mismo tiempo siento dolor y rabia porque es otra de las cosas que se pierde.

Me sigue gustando la serie. Me sigue encantando el personaje de Reid. Penélope no tanto ya, me parece que exagera cada vez más su papel de simpaticona que hace comentarios pseudograciosos. Pero siguen siendo casos interesantes, sorprendentes a veces y diferentes siempre.

Mr. Robot es una serie de la que nos habían hablado hace un tiempo. Estaba en inglés y decidimos esperar a que saliera doblada, más por mí que por él, su nivel de inglés era años luz mejor que el mío. Y la verdad, a mí no me gustó nada y creo que a él tampoco le habría gustado. Un chavalín, experto en seguridad informática, hacker vengador de malhechores que dedica el tiempo libre a descubrir a "malos" y que los arreste la policía. Y es captado por una especie de sociedad o grupo secreto de informáticos de alto nivel que quieren salvar el mundo. No fui capaz de acabar ni el primer episodio. No me gustó ni un poco. Si en lugar del chaval ponen una lechuga con la sudadera y la capucha, nadie notaría la diferencia. Qué poca sangre...

Aquarius, en principio tenía buena pinta, una serie policíaca girando en torno al personaje de Charles Manson, mostrando la sociedad americana de los sesenta y el magnetismo de la personalidad del personaje en cuestión. Lamentablemente, para mí, no cumplió con las expectativas ni de lejos. Mucho sexo y mucha marihuana y mucho machote con pelo rapado contra chavalines de pelo largo viviendo el amor libre. Pero nada de "enjundia". Tampoco pasé del primer episodio.

Another period era otra serie que a priori tenía todo el aspecto de gustarme. Una especie de versión de Arriba y abajo, pero con humor. Pues no. Mucha exageración, mucha tontería y poquisimo humor.

Schitt's Creek. Una familia de millonarios es estafada por su administrador y se ven prácticamente en la ruina, sólo les queda la propiedad del pueblo que da nombre a la serie, así que hacen las maletas y se trasladan a vivir allí mientras su situación no mejore. Otra de exageraciones, en plan "me muero si tengo que comer con tenedores de plástico" "qué horror, las toallas no son de algodón egipcio en este motel" y cosas por el estilo. Tópicos exagerados hasta más allá del límite.

Así que visto lo visto, seguiré viendo Mentes criminales. Cuando ya no me queden episodios por ver, tendré que empezar a buscar de nuevo.

1492, la conquista del paraíso, 1992







Me cae bien Gerard Depardieu en las películas que protagoniza. Y hago esa aclaración porque tengo la impresión de que es una persona un tanto difícil de tratar fuera de pantalla. Dicho esto, el otro día me dio por repasar su filmografía y recordé que en su momento había visto esta película. Y nada más.

Quiero decir, que no recordaba nada de la película, ninguna escena, ninguna imagen en particular. Y eso me llamó la atención, así que quise verla de nuevo.

El resultado es que en estos momentos tampoco recuerdo ninguna escena ni imagen en particular. Recuerdo la sensación de estar viendo una historia deslabazada, como desordenada, caótica, rara, sin profundizar en los personajes ni en las acciones. Y si Isabel la católica resucitara y viera a Sigourney Weaver dando vida a su persona, se volvía a morir y esta vez, del todo.

Me ha resultado una película totalmente olvidable. Lo mejor, la banda sonora.

La abadía de los crímenes, Antonio Gómez Rufo



Hace unos días me hablaron de un juego un tanto antiguo llamado La abadía del crimen. Y me comentaron que estaba basado en una novela. Así que sin pensarlo me puse a buscarla. Y en lugar de ese título, encontré La abadía de los crímenes. Después me enteré de que la novela en que se basaba el juego era El nombre de la rosa, de Umberto Eco.

Aún así, me puse a leer. Creo que fue sobre la página veinte cuando me di cuenta de que la historia más que de crímenes iba a ser sobre el matrimonio de Jaime I y la reina Leonor, que él quería deshacerse de ella, repudiándola y ella estaba loquita de amor por él.

Y estamos en estas, con los lloriqueos en plan medieval de la reina y sus damas cuando por fin la comitiva llega a una abadía donde se han cometido una serie de asesinatos. Se supone que a manos de un hombre, ya que las monjas fueron violadas antes de morir, y hay otras monjas que "sólo" fueron violadas. Así las cosas, llega una monja de otro monasterio, famosa por su sagacidad y que tiene la tarea de encontrar al culpable o los culpables de esos crímenes.

Un horror. En mi opinión el crimen es perder el tiempo leyendo ese libro. La resolución, los motivos y todo lo demás no tienen sentido alguno, son una estupidez suprema, o tal vez un intento de dar  más interés a la historia metiendo detalles más que morbosos. Pues no lo consigue, la verdad.

No te lo recomiendo. En todo caso, lee El nombre de la rosa que sí que merece la pena.

Frase



Esta mañana he tenido que ir al banco. No al que voy normalmente sino a otro que me desespera. Porque hay como siete personas atendiendo al público y son leeeeeeeeeeeeeeentos, y eso cuando son, que la mayoría de las veces están mirando al aire y no pasan turno para los clientes.

Como eso es algo habitual, justo sobre las dos cajas principales hay una serie de monitores por los que desfilan tanto publicidad de los productos que ofrece la entidad, como preguntas de trivial, frases famosas, efemérides y demás.

Cuando llegué, había tres personas antes que yo. Eran las diez menos diez. Me atendieron a las diez y veinticuatro. Así que tuve tiempo para ver todas las cosas que iban poniendo... varias veces.

Y hubo una de esas frases que me gustó. No sé decirte el motivo, pero me gustó, así que la comparto contigo, a ver si a ti te pasa lo mismo o no.

La frase es de Marco Tulio Cicerón y dice así: "Si quieres ser viejo mucho tiempo, hazte viejo pronto"

viernes, 13 de mayo de 2016

Hola, aquí estoy, Willy Breinholst



Cortito, menos de setenta páginas de letra enorme y montones de ilustraciones (en general no me gustan los libros con ilustraciones, prefiero o leer un cómic o imaginarme yo las cosas en base a lo que leo). Lo leí porque la sinopsis prometía risas. Se suponía que un bebé relataba todo un embarazo, desde la concepción hasta el parto, y todo desde su punto de vista.

Está mal. A ver, si partes de la base de que el bebé no conoce nada del mundo exterior y que no entiende de qué hablan sus padres precisamente por esa ignorancia, no es posible que sí sepa lo que es y lo que sucede, por ejemplo, en una discoteca. O conoce o no conoce el exterior del útero.

Por otra parte, los capítulos, brevísimos, son también algo bobos, en plan "ya tengo orejas" o "ya puedo escupir, pero poquito". Ni siquiera sirve como manual para saber en qué momento del embarazo sucede cada cosa, porque salvo en los primeros capítulos, no dan datos de en qué semana de embarazo pasa cada cosa.

La madre, por otra parte, es un desastre y le pasa de todo. Para mí que el autor cogió un manual médico, vio las complicaciones que podía tener una embarazada y las puso, porque la madre fuma, bebe alcohol, va a discotecas, tiene mascota, come cosas que no debe y que pueden dañar al bebé, cambios extremos de humor, hinchazones varias.... todo eso, todo junto. Vale que hay embarazadas que tienen la mala suerte de tener náuseas, hichazón, dolores, ligeras hemorragias, etc, pero que tengan todo lo habido y por haber, hay muy pocas y por otra parte, la generalidad de las mujeres se cuidan durante el embarazo y no hace nada que pueda poner en peligro a su bebé, y menos cuando al principio hubo riesgo de aborto.

Y paro ya, que esta entrada ya está siendo casi más larga que el librito.

No te lo recomiendo, para nada.

Un verano en el paraíso, Miranda Beverly-Whittemore



Así, de frente, me gustó todo menos el final. La típica novela de la chica rica y guapa que toma bajo su protección a la chica pobre y feúcha se va despojando de clichés, los personajes van mutando, lo bello y estupendo no lo es tanto, hay una especie de poblado donde se reúne la familia durante los veranos, aparentemente un lugar perfecto y maravilloso, cada familia con su casita, pero no todo es lo que parece.

Historias entrecruzadas, misterios para resolver... la verdad es que lo disfruté mucho. Hasta el final, que aparte de parecerme muy precipitado, también me resultó bastante tonto, todo muy abrupto, muy rompedor con toda la historia que habían contado hasta ese momento.

Aún con esas, te lo recomiendo para lectura veraniega, en la piscina, playa, monte o el sofá más desvencijado de casa, con tiempo y una bebida fresquita cerca. Si quieres, claro.

martes, 10 de mayo de 2016

Tal como éramos, 1973








Esta película representa perfectamente lo idiotas que nos ponemos a veces. Si tú te enamoras de alguien o te gusta alguien, ¿no crees que es bastante estúpido querer cambiarle o que se comporte de forma distinta a la habitual?

Eso es lo que les ocurre a los protagonistas. Son totalmente diferentes. Ella tiene una conciencia social y política extrema y él sólo aspira a vivir la vida lo mejor posible, sin hacer daño a nadie. Pues se conocen, se enamoran y ale, empiezan los problemas. Ella se lo toma todo demasiado en serio y él demasiado en broma. Por el amor que se tienen, intentan cambiar. Pero, claro, eso no funciona. Lo que es, es.

Si alguien tiene algo que cambiar, ha de ser por sí mismo, ha de salir de esa persona el hacerlo, si lo hace por otro o por otra, mal acabará la cosa. Además, sentiste atracción por la persona tal cual es, si cambia, deja de ser quien conociste. Una cosa es evolucionar con el tiempo y la experiencia y otra es querer ser alguien diferente, alguien que no eres.

Pues eso es lo que intentan afrontar los protagonistas de la película.

La pega que le pongo es que hacen demasiado radical el personaje de la protagonista, Katie. Es "demasiado", muy extrema en sus acciones y opiniones. El hace el papel de guapo con un nombre imposible (Hubbell). Si quieres saber cómo acaba la cosa, tendrás que verla. Sólo te diré que no es triste y que no siempre el amor triunfa.

Eso sí, si te animas a verla, ten en cuenta que es de principios de los años setenta, y se nota. No es de esas que pueden parecer incluso ridículas por soportar mal el paso del tiempo, pero bueno, que se nota, se nota.

El juego del matrimonio, 2007








A priori era una película divertida, simpática. Un marido que se enamora de otra y quiere casarse con ella, pero no quiere decírselo a su actual esposa por temor a hacerla sufrir ya que piensa que él es todo su mundo y que lo pasaría realmente mal si la deja. Así que al buen hombre no se le ocurre otra cosa más que asesinarla, para que no sufra.

No voy a decir más, sólo que hay cosas que creo que intentan sorprender y no lo consiguen. Es todo muy lineal, soso. Aburrido.

El perro del hortelano, 1996









Todo con mucha rima, buena ambientación, un vestuario precioso... pero se me hizo cansina, la verdad. Creo que hay cosas que es mejor leer y no ver. Muy poco natural todo.

De la historia en sí... la protagonista es bien tonta, creo yo. En primer lugar por jugar con los sentimientos ajenos, y en segundo por elegir a alguien que es tan voluble como Teodoro. Es cruel lo que le hacen padecer a la pobre Marcela, que primero la utilizan como comodín (ahora te quiero, ahora no) y finalmente la prometen en matrimonio con quien no quiere.

No, definitivamente los diálogos rimados durante más de hora y media me saturan. Me temo que soy demasiado cazurra para tanta sutileza.

domingo, 8 de mayo de 2016

Parte de una canción


Yo, acostumbrada a escuchar canciones de Nickelback en plan romanticón, quedé agradablemente sorprendida al ver este cover. Porque a través de la gente que he ido conociendo estos años (sobre todo mi gato y Carlos), mi gusto por la música se ha ampliado un poco.

Primero voy a ponerte un enlace a una de las canciones típicas del grupo que yo conocía, porque si no has escuchado nada del grupo en este estilo, no entenderás mi sorpresa al escuchar el cover.

 https://www.youtube.com/watch?v=j4y-RzVGrHg

Y ahora la sorprendente versión de otra canción (no pondré título ni grupo original para no estropear la sorpresa)

https://www.youtube.com/watch?v=5iynt0jBD2U

Pues eso, no sé a ti, pero a mí me sorprendió y mucho.

Desaparecida, 2013









Dos amigas, una es una madre absorbente, ahogadora diría yo, que exige que sus hijos le envíen mensajes cuando hagan cualquier cosa, aunque sea tomarse un refresco en el hotel en que todos están pasando vacaciones. La otra es justo lo contrario, una madre que respeta las resacas de su hija, que le provee de condones y que básicamente, pasa de lo que haga ella si no la molesta, claro. Las dos hijas también son "las mejores amigas". Pues bien, una noche, después de que la madre-compresa le monte un numerito a la hija en la piscina, las dos chicas desaparecen. Una madre se pone histérica y la otra filosófica (se fueron de juerga, ya aparecerán). Pasan los días y sólo aparece una de las chicas.

Es algo absurdo. Tanto ambas madres, sus reacciones (ni tanto ni tan poco, digo yo), como las hijas, que hay que ser idiotas para beber sin parar, subirse al coche de desconocidos y permitir que les lleven a otro país, así tan tranquilas. No hace falta ser Einstein para saber que si haces eso, puedes acabar metida en problemas. De hecho, si haces eso, ya estás en problemas.

Pero bueno, todo muy americano y tal. Una pérdida de tiempo verla, pero como ya llevaba dos con el mismo título, pues ale. Y queda otra más, basada en otra novela que leí, pero no la encontré.

Desaparecida (Elsewhere), 2009









Resumen: si eres una muchacha joven americana ligera de cascos y te gusta publicar fotos casi sin ropa en Internet para así conocer hombres y sentirte popular, puede que acabes desapareciendo sin más.

Internet, malo. Ser buena chica, bueno. Pintarse los labios de color, malo. Llevar sólo brillo en los labios, bueno.

La película, mala.

Desaparecida, 1988








Vi una película hace mucho tiempo. Varios años después leí una novela con la misma trama que la película. Y ahora encontré otra película que es lo mismo.

Tim Krabbé escribió la novela, que tuvo mucho éxito y de la que se hizo una versión para la pantalla. Esa versión fue la que vi estos días. Porque la primera que había visto, fue en televisión y no es la misma, así que supongo que con el tiempo se hizo más de una versión en película.

El caso es que la novela me gustó bastante, es entretenida y el final es muy original. A favor de esta película he de decir que es fiel a ese final y no como la que vi en televisión, que lo cambiaban totalmente.

Y sin embargo, no me convenció. Entre otras cosas porque es muy complicado adaptar la parte de la historia que se refiere al secuestrador.

Pero ya te estoy liando, ¿verdad?. Un resumen rápido: una pareja holandesa, novios, viajan a Francia para pasar sus vacaciones. En un momento del viaje, paran en una estación de servicio para repostar, estirar las piernas y comprar bebidas. Y allí ella desaparece sin dejar rastro. En la novela pasan ocho años sin que él deje de buscarla por todas partes, en la película, pasan tres años al cabo de los cuales él pega carteles por los árboles. Porque necesita saber qué ocurrió. Si está viva o muerta, dónde está, quién se la llevó o con quién se fue.

Paralelamente, un hombre aparentemente normal, nos descubre sus pensamientos, sentimientos y preparativos para secuestrar a una mujer. Lo plantea todo como si fuera un ejercicio científico, teniendo en cuenta todos los parámetros y haciendo pruebas antes.

Ese hombre fue el que se llevó a Saskia. Y es el que se pone en contacto con Rex, el novio, porque entiende su necesidad de saber. A esas alturas ni siquiera busca venganza, sino que necesita el descanso de la verdad.

Así que llega el momento en que se reúnen. Y el secuestrador le dice que si quiere saber lo que le sucedió a Saskia, en lugar de decírselo, lo que va a hacer es darle la oportunidad de que él lo viva. Así que Rex se ve en la disyuntiva: si acepta y ella está muerta, lo que está aceptando es que le maten a él también. Si no está muerta, sabrá lo que le sucedió y dónde está.  Si no acepta, nunca jamás sabrá lo que le sucedió y tendrá que vivir no sólo con la ignorancia sino con el conocimiento de que pudo saberlo y rechazó esa opción.

Si quieres saber lo que eligió, tendrás que ver la película (cualquiera de las dos, aunque ya te digo que en esta el final es el del libro y en la otra no) o bien leer la novela. Te recomiendo la segunda opción, entre otras cosas porque la película me pareció un batiburrillo que no deja nada claro, no profundiza en nada y los personajes quedan muy desdibujados y sobre todo, muy raros y poco creíbles.

Anímate y léela. Si quieres, vamos. La novela se titula La desaparición y la escribió Tim Krabbé.

50/50, 2011








Una vez alguien (no voy a decir que fue Blanca, pero fue ella), me dijo que yo soy una suicida emocional. Y justo recordé eso cuando decidí ver esta película justo en este momento. Mientras la veía, también recordé algo que Isi me contó, un comentario que le hizo su abuela (si lees esto, seguro que lo recuerdas, Isi).

Bueno, el hecho es que cogí varios paquetes de kleenex y me puse a ver la película. Un chico joven, de veintipocos años, deportista, sano, no fumador, poco bebedor y todo eso, descubre que tiene cáncer, un tumor en la espalda, junto a la columna y que las esperanzas que tiene de superarlo son del cincuenta por ciento (de ahí el título de la película).

Su novia dice que le cuidará (aunque al final no lo hace), su amigo se pone de los nervios al  enterarse (aunque después utiliza la enfermedad para conseguir sexo fácilmente), el jefe se pone en plan comprensivo (porque piensa que pronto morirá el muchacho), su madre se pone pesada y quiere irse a vivir con él...

Y empieza el tratamiento y todo eso. Se rapa el pelo antes de que empiece a caérsele, hace amigos en la quimioterapia, vomita, se cansa y palidece.

No me hicieron falta los kleenex. Bueno, no durante la película (los accesos de llanto sin más siguen poblando mis días, haciéndome sentir de lo más ridícula). Lo que sí sucedió fue que empecé a tener ganas de escribir sobre el proceso de Carlos, como él quería. Por ahora no lo voy a hacer, porque aún está todo muy reciente y temo ponerme en plan melodramático y todo eso.

La película en sí no es tan melodrama como puede parecer al leer la sinopsis, supongo que porque intentan poner toques de humor cada dos por tres. Lamentablemente el humor es de lo más tonto, en plan adolescentes sin sentido común.

Ni fú ni fa, no te la recomiendo porque no creo que aporte nada a nadie, ni siquiera pasar un rato entretenido.

Mr. Right, 2015









Ella es una histérica y él un loco. Ella busca su pareja perfecta, él busca dejar de ser malo. Porque resulta que el señor perfecto es un asesino a sueldo que pretende hacer el bien matando a quienes le contratan en lugar de a las víctimas elegidas porque "matar está mal".

El es sincero y le dice todo a ella, en plan "voy a salir al parking a matar a ese tío", claro que ella se lo toma a risa, hasta que le ve en vivo y en directo matar a un hombre, así, sin más.

Y ahí empieza una película que al principio te hace pensar porqué demonios pierdes el tiempo viéndola, pero que poco a poco se hace tolerable. O eso o es que el cerebro se acomoda a lo que estás viendo.

Un sentido del humor un tanto particular, eso está claro.

Te doy mis ojos, 2003













La primera película protagonizada por Luis Tosar que vi. Fue hace algunos años, y por algún motivo la recordé hace unos días y volví a verla.

Es un retrato de una familia marcada por los malos tratos. Y en el día a día de esa familia se nos van mostrando las líneas comunes en una situación de maltrato, como la dependencia emocional y económica, el ser consciente de lo que se hace pero verse  incapaz de detener lo que se siente, utilizar a los hijos para sonsacar información o manipular a la otra parte... incluso hay escenas de terapia en la que se nos muestra el sentir de los maltratadores, las excusas que encuentran para pegar y humillar a sus parejas.

Lo que lo hace más triste todo es ver que hay amor en la relación y que el marido trata de superar su mal genio, quiere mantener a su mujer a su lado, pero la dinámica de desahogar su ira sobre ella puede más que sus ganas de tener una relación normal y mantener unida a su familia.

Ella viene y va, al ritmo de las palizas. Huye junto a su hermana pero vuelve con él, creyendo que cada vez será diferente. Porque le quiere, porque cree que él la necesita, porque tienen un hijo en común, por un montón de excusas tras las que ambos, maltratada y maltratador, se escudan.

Y no es hasta que ella deja de amarle o más bien de creer que le ama, no es hasta entonces que se acaba todo. Ni siquiera le odia, la indiferencia ha sustituído todo lo que antes hacía que volara hacia él con sólo un chasquido de sus dedos.

Es una película triste, te aviso. Pero a mí me gustó mucho.




lunes, 2 de mayo de 2016

Nuevo record



dir es un juego que Carlos creó para mí, como regalo de cumpleaños el año pasado. Lo acabó con un poco de retraso, pero lo acabó.

Puedo decir sin equivocarme, que soy la persona que más partidas ha jugado. He probado todas las versiones, todas las variantes y todas las diferentes formas de puntuar que ha tenido hasta su acabado.

Es un juego sencillo, de partidas rápidas. El mayor logro que se puede conseguir es llegar a ser grandmaster, para lo cual es necesario cumplir tres premisas en la misma partida: pasar del millón de puntos, hacer un combo que como mínimo sea de 25 y llegar al nivel 21.

Lo hizo así para picarme. Me conoce lo bastante como para saber qué teclas tocar para que salte, así que me propuse alcanzar el nivel grandmaster. Y lo conseguí. El día  que lo hice, le envié por mail una imagen de la pantalla de juego con la puntuación. Yo estaba muy ufana, y más cuando vi lo orgulloso que estaba (de sí mismo por haberme picado y de mí por haberlo conseguido). Pero yo voy más allá y quería, antes de que muriera, batir mi propio record. La verdad es que no he conseguido la puntuación que ambiciono, pero sí he logrado superar mi grandmaster original. Como él ya no está para verlo, pues te lo pongo a ti aquí. Son apenas diez mil puntos más que la primera vez, pero perseveraré y espero conseguir la meta que me he propuesto, aunque sea un logro agridulce al no poder compartirla con él y ver su sonrisa de "qué cabezota eres".



Si quieres tener el juego e intentar superarme, lo tienes aquí: https://github.com/Beluki/dir/releases

Y si quieres ver un vídeo de alguien jugando, lo puedes ver aquí: http://beluki.github.io/post/cosas-que-aprendi-de-dir/  (bajo el epígrafe "Bonus").

domingo, 1 de mayo de 2016

Respira, Anne-Sophie Brasme



Por una vez y sin que sirva de precedente, voy a copiar aquí la sinopsis que leí de la novela:

" Respira es la cruda confesión de la joven Charlène Boher, que a los 17 años fue acusada de asesinar a su gran amiga. Desde su celda, desvelará con total frialdad las razones de su «locura», de su adolescencia torturada, tan llena de vacío afectivo y conflictos no resueltos.
El fuerte vínculo que se establece entre estas dos compañeras de clase las lleva, poco a poco, a un descubrimiento terrible de sus verdaderas personalidades. Una atracción sincera y una amistad que acaban mezclándose con el lado oscuro de las dos jóvenes: celos, humillaciones, obsesión y crueldad se barajan como desencadenantes de un crimen que «obliga» a Charlène a enfrentarse, hasta el fondo, con su locura."



Pues no. La protagonista escribe una especie de memorias desde su celda, una especie de vista atrás desde su niñez hasta el momento del asesinato. Lo que consigue es un milagro parecido al de los panes y los peces: hace que 97 páginas parezcan 970. Aburrido, repetitivo, cansino, un "el mundo contra mí" vomitivo, o al menos eso me pareció. 

No me gustó ni un poco, ¿se nota? 

Memorias de Africa, 1985



La culpa es de la entrada del blog de Lillu. El título me trajo inmediatamente a la mente esta película, así que ale, a volver a verla.






Ya conoces la historia, sin duda. Un matrimonio de conveniencia, porque en esa época una mujer o se casaba o quedaba prisionera de las convenciones sociales. Una especie de huída a Africa, una plantación de café, un marido infiel, aunque yo diría que no desleal, un hombre con un espíritu libre a quien le encanta la música de Mozart, muchas penurias y luchas, un fin triste y lloroso y una banda sonora preciosa.

No me encanta, pero me gustó lo bastante en su momento para volver a verla y hacerlo de buena gana. Me han gustado especialmente los paisajes y la banda sonora.

Así como la historia de La masai blanca me pareció un tremendo despropósito desde el principio, esta sí me convenció y sí se me hizo factible. Ya, ya sé que ambas son "historias reales", pero ya me entiendes (o no).

Me encanta esa escena. Tanto en esta película como en Secretaria, las escenas en las que a ellas le lavan el pelo me resultan de lo más tiernas, íntimas y llenas de cariño.

Noche sin fin, 1971



Basada en una novela de Agatha Christie, de hecho, en una de las que más me gustan junto con El caso de los anónimos y Un triste ciprés. Así que me encontré con esta adaptación y no dudé en verla.

No tengo queja sobre la adaptación. Ya se sabe que no es posible una total fidelidad a la hora de pasar de la novela a la película, así que por ahí, nada que objetar.

¿Por qué entonces no estoy escribiendo una entrada entusiasta de la película?

Pues por esto:








Esta apariencia tan años setenta es demasiado para mí, y eso que son años que viví. Me resulta casi imposible creer que tales personajes puedan existir, que sus reacciones y formas de hablar hayan sido alguna vez  naturales. No es cuestión de estética, es que chirría todo. Hasta el personaje del arquitecto, que debería descollar sobre los demás a pesar de lo poco que aparece, es como una especie de sombra siempre presente. Pues en la película parece simplemente un viva la virgen paliducho.

Nada, que no me ha convencido. Te recomiendo, eso sí, que leas la novela.