martes, 19 de abril de 2016

Nurse Jackie, serie








Siguen las noches de insomnio y eso ayuda a que haya visto la serie entera en un tiempo récord. Las siete temporadas, noche a noche.

Siento debilidad por las series de médicos y hospitales, generalmente sólo las primeras temporadas, porque después suelen derivar en culebrones de quién se acuesta con quién o quién ha engañado a quién y cosas por el estilo. Hay pocas excepciones a la regla, lamentablemente.

En esta serie, sí hay líos y demás, pero son algo muy secundario. La trama se centra básicamente en las adicciones de la protagonista. Y su adicción principal es ser enfermera, vive por y para ello. Y es buena en su profesión. Por eso durante toda la serie se nos muestran casos de la sala de urgencias, algunos "normales" y otros un tanto particulares, pero todos interesantes.

Como suele ser habitual, hay una pléyade de secundarios, la autoritaria que al principio es una borde desagradable pero cuyo personaje va evolucionando en alguien mucho más agradable. La novata alegre y un tanto cortita que es feliz y trata de sacar lo mejor de cada situación y cada persona. La médico rica pero sola, extranjera y mejor amiga de la protagonista. El médico guaperas pero un tanto inútil socialmente. El amigo constante y leal. Un gigantón gay con el que siempre se puede contar, sea para pedir consejo de maquillaje o sea para sacarse de encima algún paciente violento. El marido guapetón que es quien lleva la casa, las niñas y el bar familiar, siempre con una sonrisa (hasta que se entera que ella se acuesta con el farmacéutico para conseguir pastillas y drogarse). Y así varios más.

Ella es desagradable. Al principio empatizas con ella, porque ves que toma pastillas para poder seguir adelante con sus cosas, trabaja muchas horas, llega a casa y está con las niñas y el marido, es agotador y ella da la impresión de necesitar las píldoras para poder llegar a todo. Pero esa imagen un tanto edulcorada se va borrando a medida que va traicionando a todo el que se acerca a ella, miente, roba, hace daño a sabiendas sólo por salirse con la suya. A veces incluso daña sin motivo. No hay ni una persona que haya pasado por su vida y haya salido indemne.

A medida que se acercaba la última temporada esperaba un final trágico para ella. Porque al principio, los primeros capítulos, estás en vilo por si la pillan o no, pero después lo estás precisamente por lo contrario, quieres que la pillen de una vez y que deje en paz a todo el mundo.

Eso sí, como enfermera no tiene precio. Drogada y todo, sólo comente un error en toda la serie. Como he dicho al principio, vive por y para su profesión. Quiere ser enfermera, cueste lo que cueste. O cueste quien cueste.


2 comentarios:

Margari dijo...

No la he visto. Y a estas alturas, sinceramente, no creo que me anime.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Pues será por series... y más estando Juego de tronos a la vuelta de la esquina.

Biquiños