martes, 5 de abril de 2016

En el corazón del mar, 2015








Pues vale, si un cuento no sirve para dormir, vamos con un clásico. Un marinero que narra a Herman Melville su experiencia en un barco ballenero, siendo apenas un muchacho. Una ballena blanca que ataca y persigue a la nave. O sea, los trazos generales de Moby Dick.

Fue milagroso que no me quedara dormida. Leeeeeenta, muy leeeeeeeenta. Soporífera. Casi funciona conmigo, casi.

Un aburrimiento.

2 comentarios:

Margari dijo...

Ays, que la tengo pendiente de ver... Ya te diré si me quedé dormida o no...
Besotes!!!

osheaa dijo...

Espero que te guste, a mí me pareció muy lenta, muy parada. Ya me contarás, espero.

Biquiños!