martes, 5 de abril de 2016

Cenicienta, 2015









Contra el insomnio, un cuento.

Resultado: sigo sin dormir bien y la película despertó los más bajos instintos que llevo dentro. Ains, qué ganas de darle con algo en la cabeza a esa boba. Pijacienta debería titularse, con esa forma de caminar, moverse, hablar y poner muecas. Un horror.

Y Robb Stark... bueno, mejor dejarlo ahí.

Puagh, resume mi opinión de la película.

2 comentarios:

Margari dijo...

La ví y me resultó sosita. No creo que me anime a verla de nuevo. Y mi hija creo que tampoco.
Besote!!!

osheaa dijo...

Chicas listas!

Biquiños!