miércoles, 27 de abril de 2016

El infierno verde, 2013









Hay veces en las que me apetece ver cosas ligeras, comedias románticas de las clásicas que te hacen pasar un buen rato, otras veces apetece más algo de drama, o de suspense, o de humor...

Pues cuando vi la sinopsis de esta pelicula, pensé "bueno, pues voy a verla esta noche, aunque me da que ya la vi pero con otro título".

Bueno, pues tras verla, he de reconocer que me equivoqué. Creía que vería una película gore en plan Holocausto caníbal y no fue así.

Una chica "bien", universitaria, de padre abogado en la ONU y que toca la flauta (ella, no el padre), se fija en un muchacho supuestamente apuesto que va de activista que quiere salvar el mundo y todo eso. Ese chico organiza un viaje a Perú, con la finalidad de salvar una aldea remota en peligro por la deforestación. Así que la chica se apunta, para ganar puntos ante el chavalote, y allá van. Se encadenan a árboles y transmiten todo el jaleo con sus móviles. Consiguen lo que quieren, se paralizan las obras, han salvado una aldea y un trocito del Amazonas. Yupi!

Pero de vuelta a la casi civilización sufren un accidente de avioneta y acaban todos en medio de la selva que querían salvar. Y son atacados por una tribu caníbal. Y a partir de ahí, pues te lo imaginas.

Dicho esto, si quieres ver una película en plan gore y de esa temática, sin dudarlo te diré que veas Holocausto caníbal. En esta las actuaciones son tan mediocres, que casi que animas a los caníbales para que se los merienden, pero poquito a poco, para que duela más.

Una bobería, con el hilo conductor de la chica supuestamente bonita que está encandilada por el rebelde con causa. Pffff.

martes, 26 de abril de 2016

El favor



Ya hace tiempo que te dije que te pediría un favor, visitar un par de sitios. Concretamente, un blog y Github. El motivo era principalmente que Carlos quería que algo suyo perdurara en el tiempo tras su muerte. Eso se consiguió con la donación de sus córneas, pero sé, por lo importante que era para él, que también querría que su trabajo "sirviera para algo".

Si visitas su blog, te encontrarás con que casi todas las entradas son sobre sus proyectos, vamos, "cosas de informática". A este respecto y como casi analfabeta sobre el tema, te diré que si no te dedicas a eso, vayas directamente a las entradas sobre poesía, música y sobre dir y GaGa. Son las que me parecen más interesantes para las personas que, como yo, no controlamos mucho el tema de programación.

Dir fue mi regalo de cumpleaños el año pasado. Se retrasó un poco, sí, pero fue porque quería que fuera perfecto para mí. Me pasé horas jugando con versiones beta, probando funcionalidad, colores, distintas formas de puntuar, etc. Sólo tienes que descargarlo y ya estará listo para jugar, no crea ningún otro archivo en tu pc ni nada de eso.

GaGa es un reproductor de radios. Puedes escuchar radio en el pc, cambiando de emisora, de volumen, de balance, etc con sólo utilizar el menú del programa, sin tener que andar de web en web ni nada por el estilo.

En Github está el código de todos sus proyectos. Bueno, no de todos, sino de los que hizo estos últimos años. Hay unas cuantas docenas de proyectos más en DVD que intentaré rescatar este verano.

Si a ti no te interesa el tema pero conoces a alguien a quien sí pueda interesar, por favor, corre la voz y ayúdame a mantener viva esta parte de Carlos.

Este es su blog: http://beluki.github.io/

Pulsando sobre archivo, podrás acceder a las entradas que te parezcan interesantes. Hay poco que leer, casi todo es sobre informática. La última entrada es sobre Tileboard. No fue el último programa que creó, pero sí fue el último que hicimos juntos. Curiosamente, también, en su momento, fue el primero que empezamos juntos, hace ya algunos años. En su momento lo dejamos a medias, pero no quería morir sin hacerlo. No pudo acabarlo tal como le gustaría, pero al menos, tal como dijo, es "usable". Le gustó que fuera el último, era como cerrar un ciclo, acabar el primero que empezamos.

Muchas horas al pc y al teléfono en su momento y muchas horas ante la pantalla para acabarlo. Tileboard siempre fue especial para los dos.

Y aquí está su trabajo, sus códigos y todo eso: https://github.com/Beluki


Me hubiera gustado hacer una entrada mejor. He esperado estas semanas para escribirla, pensando que con el tiempo todo sería más fácil. Pero no lo es, es más difícil. Así que hoy me he lanzado, sin pararme a pensar, por lo que me quedó algo deslabazado.

Por favor, visita esos lugares. Por favor, habla de ellos a la gente a quien veas que le puede interesar.

Gracias.


lunes, 25 de abril de 2016

La masai blanca, Corinne Hofmann



Será que no soy muy romántica, pero la verdad es que me sentí incapaz de empatizar con la protagonista del libro.

Es autobiográfico, la autora va de vacaciones a Kenia con su novio y allí se enamora de un guerrero masai, así, a primera vista, sin hablar con él ni nada, simplemente deja todo y a todos por alguien con quien ni siquiera puede comunicarse, y que además tiene una cultura completamente distinta a la suya.

Pero sigue sus sentimientos, se vuelve a Suiza, vende todo lo que posee y se va a Kenia de nuevo, con su masai. Y ahí empieza su adaptación a nuevas normas, nueva comida (a veces es más bien no tener comida), enfermedades, falta de comunicación, etc.

Para serte sincera, la forma en que está escrito tampoco me ha gustado gran cosa. Es como una lista detallada de cosas, sin más. En plan: llegamos a la aldea tal, compramos kilos de esto y de lo otro, de camino a casa se nos rompió el embrague, quedamos en el coche esperando durante cuatro horas a que apareciera alguien que nos ayudara...

Así va relatando lo que le ocurre durante sus años en Kenia. Toda la narración en un tono muy aséptico, conciso y para ser sincera, bastante aburrido. En la mayor parte del libro  los coches parecen más protagonistas que las personas, por la cantidad de páginas que les dedica la autora.

Pues eso, que me he quedado muy fría con todo este tema. Sinceramente, no te lo recomiendo.

martes, 19 de abril de 2016

El enigmático señor Quinn, Agatha Christie



Ya sabes que generalmente no me gustan los relatos cortos. Y este es un libro de historias cortas, muy en plan Agatha Christie, pero cortos.

Tienen en común la presencia en todas las historias de dos personajes: Harley Quinn y el señor Satterthwaite. Y también que en cada uno de los casos, hay una pareja de enamorados de por medio, que pueden estar juntos sin problemas gracias a la resolución de asesinatos, desapariciones, robos e incluso de presencias fantasmales. Y no siempre la pareja a la que se ayuda es la que parece más evidente.

Está bien llevarlo encima para leer algo en plan rápido, acabar una historia en unos cuantos minutos, por ejemplo mientras esperas el autobús o vas en metro...

Eso sí, te aviso que no es de lo mejor de la autora, así que si no has leído algo de ella antes, no te estrenes con este título.

Nurse Jackie, serie








Siguen las noches de insomnio y eso ayuda a que haya visto la serie entera en un tiempo récord. Las siete temporadas, noche a noche.

Siento debilidad por las series de médicos y hospitales, generalmente sólo las primeras temporadas, porque después suelen derivar en culebrones de quién se acuesta con quién o quién ha engañado a quién y cosas por el estilo. Hay pocas excepciones a la regla, lamentablemente.

En esta serie, sí hay líos y demás, pero son algo muy secundario. La trama se centra básicamente en las adicciones de la protagonista. Y su adicción principal es ser enfermera, vive por y para ello. Y es buena en su profesión. Por eso durante toda la serie se nos muestran casos de la sala de urgencias, algunos "normales" y otros un tanto particulares, pero todos interesantes.

Como suele ser habitual, hay una pléyade de secundarios, la autoritaria que al principio es una borde desagradable pero cuyo personaje va evolucionando en alguien mucho más agradable. La novata alegre y un tanto cortita que es feliz y trata de sacar lo mejor de cada situación y cada persona. La médico rica pero sola, extranjera y mejor amiga de la protagonista. El médico guaperas pero un tanto inútil socialmente. El amigo constante y leal. Un gigantón gay con el que siempre se puede contar, sea para pedir consejo de maquillaje o sea para sacarse de encima algún paciente violento. El marido guapetón que es quien lleva la casa, las niñas y el bar familiar, siempre con una sonrisa (hasta que se entera que ella se acuesta con el farmacéutico para conseguir pastillas y drogarse). Y así varios más.

Ella es desagradable. Al principio empatizas con ella, porque ves que toma pastillas para poder seguir adelante con sus cosas, trabaja muchas horas, llega a casa y está con las niñas y el marido, es agotador y ella da la impresión de necesitar las píldoras para poder llegar a todo. Pero esa imagen un tanto edulcorada se va borrando a medida que va traicionando a todo el que se acerca a ella, miente, roba, hace daño a sabiendas sólo por salirse con la suya. A veces incluso daña sin motivo. No hay ni una persona que haya pasado por su vida y haya salido indemne.

A medida que se acercaba la última temporada esperaba un final trágico para ella. Porque al principio, los primeros capítulos, estás en vilo por si la pillan o no, pero después lo estás precisamente por lo contrario, quieres que la pillen de una vez y que deje en paz a todo el mundo.

Eso sí, como enfermera no tiene precio. Drogada y todo, sólo comente un error en toda la serie. Como he dicho al principio, vive por y para su profesión. Quiere ser enfermera, cueste lo que cueste. O cueste quien cueste.


Kramer contra Kramer, 1979








Matrimonio normal y corriente, con sus altibajos correspondientes, él es publicista, ella madre y ama de casa. El niño es el típico criajo al que le dan pataletas por todo. Pues bueno, un día él llega del trabajo y se encuentra con que su mujer le dice que se va, que quiere ser ella misma, vamos, que se ahoga en el papel de esposa y madre y quiere vivir todo lo que se está perdiendo (o más bien lo que cree que se está perdiendo).

Así que de buenas a primeras, el hombre se encuentra con que tiene que trabajar y criar a su hijo. Hay un período de adaptación, bastante duro para ambos, el niño echa de menos a su madre, el padre intenta hacer malabarismos para estar en todo. Y claro, pasado un tiempo, todo va sobre ruedas, o al menos lo bastante bien como para seguir adelante juntos.

Reaparece la madre, que quiere tener a su hijo con ella. Que le quiere, que le echa de menos, bla, bla, bla. El no quiere que se lo quite, ella quiere llevárselo y todo acaba en juicio.

Te diré que se le nota el paso del tiempo, no es de esas películas intemporales. No obstante, la temática sí que sigue siendo válida. Por un lado, no es lo habitual que una madre abandone el hogar sin llevarse a su hijo, por otra, tampoco lo es que el padre se adapte y finalmente quiera luchar por mantenerle con él. Y en tercer lugar, está la historia de siempre: querer tener hijos pero sólo cuando conviene o apetece. Lo de llevar el día a día, educar, pasar trabajo, dormir poco y demás, enseguida cansa a determinado tipo de personas.

Es una película que se deja ver. A veces chirría un poco por los años que tiene encima, por eso te diría que si quieres ver películas de juicios y demás, no la tuvieras al principio de la lista, a no ser que este tipo de casos en general te interesen especialmente.

martes, 5 de abril de 2016

Alguien te vigila, Joy Fielding



Bueno, tres películas, tres chascos. Así que pensé que mejor era pasarme a la lectura y con una autora de la que llevaba leídos dos libros que me habían gustado y entretenido.

Pues no funcionó. La tercera novela de Joy Fielding que me tocó leer fue un fiasco. Bueno, para mi gusto, claro. Esperaba otro retrato de pensamientos, sentimientos y reacciones ante situaciones muy concretas, y me encuentro con páginas y páginas de lo mismo, los mismos pensamientos, sentimientos y miedos.

Vale, que superar una agresión de esa naturaleza no es fácil, que seguro que se piensa y se siente lo que narra la autora, pero caray, de ahí a pasarse casi toda la novela con lo mismo... Cuando lees por séptima vez que la protagonista no sabe cuánto ha dormido o que se frota en la ducha hasta ponerse la piel totalmente roja, pues como que cansa y pierde la frescura.

Pues nada, a seguir buscando cosas para ver y leer (lo de escuchar lo tengo claro esta temporada). Y mientras, veo por cuarta o quinta vez Juego de tronos, que la sexta temporada está a la vuelta de la esquina.

Ah, he visto varios capítulos de Jessica Jones, me gustaron pero no sé, no me calaron como para seguir viéndolos.

Y por ahora, esto es todo.

El secreto de Adaline, 2015








Y entonces me dije " a ver si a la tercera va la vencida ". Una mujer que deja de envejecer a los veintinueve años. La película brinda una explicación pseudocientífica que se basa en un descubrimiento de 2035 (o algo por el estilo), vamos, que la protagonista tuvo un accidente y se dieron un cierto cúmulo de coincidencias que hizo que no envejeciera.

Podían haber hecho algo más interesante, contar cómo se las arreglaba con el transcurrir de los años, en lugar de simplemente dejar leves trazos en plan "cada diez años se iba y comenzaba con una nueva identidad".

Y el final no me gustó nada. La explicación de siempre, la historia de siempre.

Una idea mal aprovechada, en mi opinión.

En el corazón del mar, 2015








Pues vale, si un cuento no sirve para dormir, vamos con un clásico. Un marinero que narra a Herman Melville su experiencia en un barco ballenero, siendo apenas un muchacho. Una ballena blanca que ataca y persigue a la nave. O sea, los trazos generales de Moby Dick.

Fue milagroso que no me quedara dormida. Leeeeeenta, muy leeeeeeeenta. Soporífera. Casi funciona conmigo, casi.

Un aburrimiento.

Cenicienta, 2015









Contra el insomnio, un cuento.

Resultado: sigo sin dormir bien y la película despertó los más bajos instintos que llevo dentro. Ains, qué ganas de darle con algo en la cabeza a esa boba. Pijacienta debería titularse, con esa forma de caminar, moverse, hablar y poner muecas. Un horror.

Y Robb Stark... bueno, mejor dejarlo ahí.

Puagh, resume mi opinión de la película.