miércoles, 16 de marzo de 2016

Una carta




Hoy he recibido una carta, y su contenido ha hecho que me ponga a escribir esta entrada en el blog.

Cuando Carlos y yo hablábamos del futuro, él siempre decía, incluso antes de enfermar, que lo que deseaba era dejar huella de su paso por la vida. No ser famoso por él mismo, no que le recordaran a él como persona, sino que algo suyo fuera útil o fuera recordado años después de su muerte. Como ejemplos, solía decirme que le gustaría que diez o quince años después de haber muerto, alguien recordara haberle escuchado tocar la guitarra, que recordara la música y lo que le gustó escucharla, no a él. O que alguna persona utilizara sus programas o parte del código de ellos, o los juegos... Supongo que en otras palabras, podría decirse que lo que él quería era haber sido útil y seguir siéndolo después de morir.

El favor que hace unos días te dije que te iba a pedir era algo relacionado con esto, era pedirte que visitaras su blog, que vieras parte de su trabajo (otra parte está en otros sitios bajo otros apodos), que si no veías algo que te gustara o te fuera útil, se lo hicieras llegar a personas a quienes sí pudiera interesar lo que él dejó detrás.

Te lo voy a pedir, igualmente, es sólo que la carta que recibí hoy me tranquiliza mucho a ese respecto.

Unas horas después de su muerte, en el hospital, me dieron la opción de que Carlos fuera donante. Dada la cantidad de medicación que tomaba y su estado físico, con el cáncer diseminado en pulmón, cerebro, piel y huesos, nunca hasta ese momento me planteé la posibilidad de que donara. El médico me dijo que podía donar las córneas. Acepté inmediatamente, sólo puse como condición que el padre de Carlos también estuviera de acuerdo. Lo estuvo.

Y hoy llegó la carta del Sergas (Servicio gallego de salud) en la que me informan que "la donación ha permitido que dos pacientes recuperen la vista en estos días, gracias a un trasplante de córnea."

Y así, dentro de cinco o diez años, esas dos personas seguirán teniendo presente que pueden ver gracias a un donante. Creo que es una forma perfecta de cumplir su deseo.

Sé que algunas personas considerarán esta entrada muy empalagosa o melodramática o tonta. Sé que otras no entenderán que cuente algo que quizás consideren algo íntimo. Y eso está bien, tiene que haber opiniones para todos los gustos. Pero para mí es algo importante, es ver cumplido su deseo y es una tranquilidad que me gusta compartir contigo.

(Perdona por la incoherencias, a veces me explico como un libro cerrado)







5 comentarios:

Margari dijo...

La mejor forma de cumplir su deseo.
Besotes!!!

Isi dijo...

Yo también creo que es una buena forma de cumplir ese deseo. Mi abuela recibió un hígado donado hace años y, gracias a ello, aún está con nosotros, así que estoy muy concienciada sobre las donaciones de órganos.
Es increíble que ahora dos personas puedan recuperen la vista gracias a Carlos :)
Por cierto, pides que visitemos su blog, pero yo no tengo el enlace!!! ¿me lo mandas?

osheaa dijo...

Margari: sí, es lo que creo yo también

Isi: las direcciones del blog y de sus proyectos las pondré en otra entrada, más adelante

Gracias a las dos, por todo.

therwis dijo...

Me alegro de que hayas podido cumplir ese deseo que dejó.

Un saludo y ánimo.

osheaa dijo...

Gracias therwis