domingo, 20 de marzo de 2016

Saw, de la uno a la cinco incluídas





Carlos había visto la primera y conocía algunas de las torturas de las otras. Una de sus mejores amigas es fanática de las películas llamadas "gore", dice que si en los primeros cinco minutos de película no hay sangre o peleas, la película no le gusta. No sé qué es lo que me llamó más a verlas, si lo que él me contaba o conocer la premisa de su amiga. Como sea, me puse manos a la obra y me di un empacho de Saw.

De hecho, paré en la quinta, cuando sólo me quedaban dos, porque ya estaba tan saturada que las pruebas más retorcidas me dejaban como si nada, creo que llegué a saturarme hasta ese extremo.

Supongo que ya sabes de qué van, pero por si acaso, te diré que tratan de personas que son secuestradas y puestas a pruebas dolorosas, que o las superan o acaban muertas de formas horribles e imaginativas al mismo tiempo.

Yo creía que era simplemente una serie de peliculas tipo Cube, gente secuestrada que se ve en una situación extrema. Pero, por una parte, hay un hilo conductor en el argumento de las películas y por otra, las personas que son capturadas por el "malo", lo son por causas muy concretas, no al azar. Y el malo, aunque sea malo, tiene sus normas y las sigue incluso cuando son contrarias a sus deseos o a lo que tenía planeado.

Sangre, vísceras y dolor, mucho dolor. Si te gusta el género, es recomendable.

2 comentarios:

Margari dijo...

No me gusta el género. Y aún así ví la primera. Pero no, no es mi género. NO vuelvo a repetir.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Pues si no te gusta, no repitas, y menos con esta serie, que a veces es un poco brutilla con sus cosas.
Biquiños!