lunes, 28 de marzo de 2016

Señales del futuro, 2009







Y estaba yo feliz viendo que había una película que empezaba con una cápsula de tiempo. Se inaugura un colegio y los niños hacen dibujos de cómo creen que será el mundo cincuenta años más tarde. Todos hacen dibujos menos la niña rara de la clase, que llena la hoja de números.

Pasan los cincuenta años, es el momento actual, se abre la cápsula y al hijo de Nicholas Cage le toca el papel con los números. El padre cree entender de qué se trata y se asusta. Nadie le toma en serio.

Aparecen hombres raros cerca de su casa. Su hijo también siente cosas raras. Sé que no estoy siendo muy clara, pero no quiero destriparte la película, aunque te adelanto que no me gustó nada de nada.

Pues eso, una película de "yo contra el mundo" mezclada con "todo por mi hijo" y con final típicamente americano, edulcorado y medio místico.

A ver si pronto empiezo a poder dormir normalmente, porque está visto que las películas que veo de madrugada van de mal en peor.


John Wick, 2014







Pues el mozo este está muy triste porque su mujer acaba de morir. Ella, que le conocía bien, dejó preparada una sorpresa: le llega un cachorrito de perro para que él no se quede solo y tenga un recuerdo vivo de ella.

Y está todo en plan melodramático-romántico y tal, cuando de repente un chavalín se encapricha por el coche de John. Y acaba yendo a su casa con un par de matones para robárselo, darle una paliza y matar al cachorro.

Y ahí es donde descubrimos que el tal John Wick en sus tiempos fue el mejor asesino a sueldo de la historia mundial. Y está cabreado por lo del coche y el perro. Y el padre del chaval que le atacó, que "casualmente" es un capo de la mafia rusa, pues está un pelín acojonaíllo.

A partir de ahí, todo son tiros, golpes, muertes, peleas, bum, bum, bum y nada más.Un absoluto asco de película. Porque es aburridísimo ver eso y porque además cada vez que veía al protagonista me daban ganas de meterlo en la ducha y darle un buen lavado de pelo, esa impresión de estar lleno de grasa y sucio todo el tiempo... ains.

Ni jarta de vino te recomiendo esta película.

El becario, 2015










Es exactamente lo que esperas de una película con Anne Hataway, una comedia en plan dulzón y todo eso. Un jubilado que consigue un puesto de becario en una empresa de venta de ropa por Internet. El contraste entre su forma de pensar, vestir, ser y la de los jóvenes que trabajan en la empresa. Una jefa que al principio no le quiere pero que después le encuentra imprescindible. Todo muy bonito y adornado con sonrisitas.

Vamos, un subidón de azúcar, que a veces supongo que apetece.

sábado, 26 de marzo de 2016

Los juegos del hambre: Sinsajo 2, 2015









No puedo ser objetiva con esta película, de hecho me planteé la posibilidad de no escribir esta entrada. Carlos estuvo esperando a que la pudiéramos conseguir, quería verla, a pesar de que él intuía que no le iba a gustar demasiado y que yo sabía que no le gustaría (porque yo leí la trilogía). Pero tenía ganas, entre otras cosas porque le gustaba acabar las cosas y ya habíamos visto las anteriores. Y por unas semanas no pudo verla.

Así que me pasé la película pensando en él, hablándole mentalmente, comentado las escenas y todo eso.

Y en general, es lo que esperábamos los dos: acción y poco más. Así como nos gustó la primera, por eso de la novedad de los juegos y todo eso, a medida que iban pasando las películas nos iban decepcionando un poco más.

No sé a ti, pero a mí la protagonista me parece más guapa estando embarrada y "normal" que cuando la preparan, maquillan y visten para las ocasiones especiales (me refiero a Katniss, no a Jennifer).


Oraciones para Bobby, 2009








Me está bien empleado, lo sé. Por el título y la sinopsis me temía una "americanada" en toda regla, con esa clase de cosas que tanto me repelen, pero esta vez aderezada con el extremismo religioso. Pero el hecho de ser protagonizado por Sigourney Weaver (espero haberlo escrito bien), y estar basada en hechos reales, me hizo tener la esperanza de que no iba a ser para tanto. Pues lo es. Y más.

Una familia, muy cristianos todos, muy en plan respetar la biblia y todo eso. Uno de los hijos se siente diferente, porque es gay. Y en su familia eso es una enfermedad, un pecado que le llevará al infierno. Y la madre vive en base a tener siempre el corazón puro y no pecar, porque quiere que cuando mueran todos se puedan reunir otra ven en el cielo. Así que cuando se entera de lo que le ocurre a su hijo, su reacción es exagerada, hasta el punto de que el chico se acaba suicidando. Y a partir de ahí, las cosas pasan al extremo opuesto.

Todo esto en plan americano, como digo yo, abanderando todo, muy exagerado todo. En fin.

Lo dicho, me está bien empleado, por ingenua.

Secretos peligrosos, Joy Fielding



Después de haber leído La otra, tenía ganas de comprobar si esta escritora era de "más de lo mismo" o no. Y parece ser que no.

Secretos peligrosos son dos historias que convergen al final en una. Por un lado, la vida de varias mujeres que por algún motivo, ocultan cosas a los demás. Por otro lado, un psicópata encantador que ha encandilado a una mujer atolondrada y sin mucho sentido común. Se va contando las historias por separado, mezclando un episodio de una, otro de otra... Y la verdad es que no sabes muy bien cuál  es el nexo entre ambas, vas dudando pero hasta el final no te queda claro del todo.

Lo que más me ha gustado del libro es lo mismo que en La otra, el desarrollo de los personajes femeninos, cómo piensa cada una de las mujeres, cómo reacciona ante lo que le ha pasado y lo que le pasa en la actualidad y cómo afrontan los problemas. Especialmente Jamie, cómo poco a poco va dándose cuenta de que no todo es tan maravilloso como parece y hasta qué punto es capaz de aguantar lo que le toca vivir.

Yo te lo recomiendo, a mí me ha gustado.

Una pastelería en Tokio, 2015









Una vez quise hacer dorayakis a la occidental, es decir, en lugar de rellenarlos con la pasta esa de habichuelas rojas, con cremas más a nuestro gusto. Como en la receta me venían todas las cantidades necesarias excepto la medida de harina, el resultado fue un poco desastre, pero divertido.

Así que viendo el título de la película y leyendo la sinopsis, me decidí a verla.

Es muy japonesa, hay cosas que pueden chocar, formas de hablar y de reaccionar que no son las habituales para nosotros, pero yo creo que en este caso en lugar de hacer la película más difícil de ver, lo que la hace es más interesante al menos en ese aspecto.

Será que también me enamoran los cerezos en flor, pero me gustó. Además es cierto que a veces encuentras cosas maravillosas donde menos te lo esperas y que alguien que aparentemente no te puede ofrecer lo que crees que necesitas, sí te aporta lo que realmente te es necesario en un momento determinado.

Así que búscate una receta de dorayakis, a ser posible que sea completa y no como la mía, y si te apetece, pasa un par de horas viendo la película. Puede que su idiosincrasia haga que no la veas entera o que no te guste o puede que te pase como a mí y precisamente por eso la disfrutes.

martes, 22 de marzo de 2016

Carlitos y Snoopy: la película de Peanuts, 2015









La vimos hace unos días, por la tarde. Mi hijo la había visto el día anterior y quería volver a verla conmigo. Así que preparé un bol de palomitas (que se zampó él) y nos sentamos en el sofá.

Sinceramente, pensaba que iba a ser un poco aburrida para mí, así que me sorprendió lo corta que se me hizo. A ver, no está, para mí, al nivel de Gru, que me encanta, pero sí está bien para pasar un ratito de eso, sofá y palomitas.

La canción es muy muy pegadiza. Y yo, que sucumbo siempre a lo comercial, hasta movía los pies y todo.

Si tienes algún peque en casa, es una buena opción.

Te dejo enlace a la canción

Mensaje en una botella



El pasado jueves mi hijo, junto con sus compañeros de clase y de curso, fue de excursión. Y pasó esto:
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2016/03/21/mensaje-amor-duelo-botella-cerveza/0003_201603G21P8994.htm

Al día siguiente, junto con las notas del trimestre, me dio una fotocopia de la carta en cuestión. La leí muy por encima, porque es algo que me duele. Ayer Chelou me avisó de la publicación de la noticia y le envié la carta. Y esta mañana pensé en compartirla contigo, no sólo por el momento en que estoy pasando, sino para que veas que a veces un gesto puede tener repercusiones inesperadas. Katie escribió la carta y la metió en la botella y no se sabe cuánto tiempo después varias decenas de niños la encuentran. Puede sonar un poco cursi, pero es casi magia, es especial. Para mí lo es más, debido al contenido del mensaje justo en estos momentos, pero aunque fuera otra cosa la sensación de descubrimiento y de alegría serían iguales.

Así que pensé en compartirla contigo. Supongo que si anoche no la hubiera escrito, no existiría esta entrada del blog.

Aquí te la dejo, hay un par de palabras que ni me suenan y otra que ni idea de lo que pone, porque la letra no la entiendo muy bien, pero bueno, sirve para que te hagas una idea.

My dearest friend Craig,

It has been more than a long time since I've seen you, and it still isn't easy. I miss you all the time. Your death has taught me about life, and how we all ought to live. I appreciate my experiences so much more, because I know you never got to. There is so much beauty and wonder in the world, and you never got to see it. Please accept my eyes and my experiences as your own.

I'm curently in the middle of the Atlantic Ocean on a sailing ship, headed towards Spain. You probably wouldn't have enjoyed it, but would have appreciated the idea.
I've seen so many amazing things already, I only wish you were here to share in my adventure.

I hope there is beauty and ??? wherever you are, because you deserve to have beauty in your life, after bringing so much to other peoples lives.

I hope you know that wherever you are, you are loved by so many people. By me. By your parents, by your brother, and by all your friends.

I want you to know that no matter how long ago I last saw you, I will always love you, I will always miss you, and I will never forget you.

I'm going to put this message in a bottle. A bottle of beer that I drank for you. This is your little bit of legacy, here over the other side of the world.

Whilst this letter is solely for you, to let you know how much I love you and how much I still care, I hope that one day someone finds this note, and some more joy and excitement is bought into the world because of you.

I love you Craig and I miss you all the time.


I hope you're in a beautiful place.


Rest forever peacefully


Katie xxxx

domingo, 20 de marzo de 2016

Intocable, 2011









Basada en hechos reales, un millonario tetrapléjico que contrata a un ex presidiario de raza negra como cuidador. Lejos de tratarle como si fuera de porcelana, se mete con él, le lleva a sitios impensables, le ayuda a fumar, a ligar, a tener algo de placer... Sus diferencias son precisamente las que les hacen ser amigos, aprenden uno de otro.

Es bastante previsible, te arranca varias sonrisas y a mí en un par de ocasiones, alguna mueca por algo que supuestamente debería ser gracioso pero no me lo pareció en absoluto.

Lo mejor, esto


Corazón silencioso, 2014









Que no se diga que no doy oportunidades, después de ver El festín de Babette, vi Corazón silencioso. Película danesa. Sigo sin poder "meterme" en los personajes y las historias nórdicas.

Y eso que me encantaba la serie Vikings, al menos las dos primeras temporadas, antes de que las cosas se centraran más en las relaciones interpersonales que en las interculturales.

Una mujer que sufre una enfermedad degenerativa ya en fase avanzada, decide suicidarse antes de quedar totalmente inválida. Para ello cuenta con la ayuda de su marido y la conformidad de sus hijas. Así que se reúnen un fin de semana, sabiendo que el domingo, mientras ellos vuelven a sus hogares, la matriarca estará muriéndose. Y ellos, que al principio entendían y aceptaban la situación, empiezan a dudar.


No digo que sean malas películas, al igual que no digo que las novelas son malas, simplemente, por algún motivo, no siento empatía por lo que leo y veo. Seguiré insistiendo, de todas formas.

Atico sin ascensor, 2014








Morgan Freeman y Diane Keaton son una pareja que quiere vender el ático en el que llevan cuarenta años viviendo y comprar otro piso en otra parte, que les resulte más cómodo, sin tantas escaleras. La película abarca un fin de semana en el que ellos hacen "jornada de puertas abiertas" para que la gente interesada visite la vivienda y también ellos visitan otros pisos para elegir uno. Su perra se pone enferma y tienen que operarla. Y eso es todo.

Me resultó aburrida, pero aprendí dos cosas: una, no hacer jamás jornada de puertas abiertas porque la gente suele llevarse cosas y hacer cosas raras en tu casa (aparte de comentarios desagradables) y dos, jamás de los jamases comprar un piso ni un ático ni nada en Nueva York, los precios de lo más barato son absurdamente elevados, da miedo.

El festín de Babette, 1987





Me llevo muy mal con los escritores finlandeses, suecos, noruegos y demás. Por algún motivo se me hace muy complicado leer la mayor parte de las novelas que escriben (aunque hay excepciones, claro), y me temo que, tras ver esta película, tampoco me acaba de convencer su cine.

Dos ancianas muy devotas acogen en su casa a una mujer francesa, que trabaja para ellas a cambio de comida y techo. Años más tarde, a esa mujer le toca una gran cantidad de dinero en la lotería y lo gasta en un banquete al que acuden las dos ancianas y los seguidores de su padre, que fue predicador. Y eso es todo.

No me gustó demasiado, ni la historia ni la pinta que tenía la comida.

Tierra de faraones, 1955








En la novela La otra, de Joy Fielding, la protagonista es una fuente de datos de películas antiguas. El jefe de su marido siempre le tiene preparadas preguntas complicadas sobre actores y actrices, intentando pillarla, pero no lo consigue.

A lo largo de la trama, hace un comentario sobre esta película, Tierra de faraones, más concretamente sobre el final. Y ese comentario hace que me despierte la curiosidad y querer verla.

Lo malo es que se le nota la época en que fue rodada, todas las escenas son como muy rígidas, exageradas, me recordó a las telenovelas de los años ochenta y noventa, en las que los protagonistas siempre tenían un primer plano en que parecían quedarse pensando con la mirada perdida en un punto fijo. Pues eso, pero aplicado a toda la película.

Sé que suena un poco ridículo escribir esto de una película, pero me resultó poco creíble, nada natural.

La otra, Joy Fielding


Jill está tranquilamente no-disfrutando una fiesta del bufete en que trabaja su marido cuando se le acerca una preciosa muchacha y se presenta diciendo que se va a casar con su marido. Ella piensa que es una broma pero no, habla en serio.

A partir de ahí, Jill va sintiéndose más y más patosa frente a esa chica. Si no dice nada, malo. Si hace o dice algo para intenta bloquear sus intentos de quitarle el marido, malo. Haga lo que haga, sale mal. Haga lo que haga, la otra sale vencedora y la deja quedar mal a ella.

Teniendo en cuenta que David, su marido, estaba casado cuando empezaron su relación, la inseguridad de Jill va en aumento y la influencia de la otra crece en la misma proporción.

Es interesante ver cómo evolucionan los personajes, cómo hay personas capaces de darle la vuelta a las situaciones para presentarlas favorables a ellas y sobre todo, cómo hay gente que engaña a todo el mundo durante mucho tiempo, presentando una cara que no es la real.

Vamos, que me ha gustado.

Mujercitas, 1933





Hay chorrocientas versiones de Mujercitas, pero esta la vi porque el personaje de Jo lo interpreta Katharine Hepburn, otra de mis actrices favoritas.

Guerra de Secesión americana, cuatro hermanas cuyo padre es un sacerdote del ejército, la madre abnegada, la criada fiel y un vecino rico con un nieto en edad de merecer. Cada hermana tiene un carácter diferente: la tímida y casera, la presumida, la dulce y bella, la marimacho escritora. Las niñas van creciendo, la guerra acaba, el padre vuelve y la vida sigue.

Me gusta cómo interpreta a Jo.

La costilla de Adán, 1949








Matrimonio de abogados, enamoradísimos y felices juntos. Aparece un caso, una mujer ha tratado de asesinar a su marido y a la amante. Adan es el fiscal, cree que tiene el caso perfecto. Su mujer es una feminista acérrima que acepta la defensa de ese caso.

Se supone que es una comedia con una pincelada de feminismo. Lo de comedia sí, una comedia de los años cuarenta-cincuenta, con todo muy inocentón y tal. Lo de feminismo, ni de lejos, al contrario. Al final todo vuelve "a la normalidad", la mujer en su sitio y todo eso. Todo lo de hablar de la igualdad, de si el hombre puede tener amantes y la mujer no, que si el hombre puede defender su honor y la mujer no, todo queda en agua de borrajas.

Comedia blanca de la época. Si es lo que buscas, es lo que obtendrás.

Las diabólicas, 1996









La pega que le encuentro a esta película es que ya la había visto. Mmm, a ver si soy capaz de explicártelo. Yo he visto Luz de gas varias veces, es un clásico del cine. Y cada vez me ha gustado. He leído prácticamente todas las novelas de Agatha Christie varias veces, y cada vez las he disfrutado y seguiré haciéndolo.

Pero al saber ya lo que ocurre, en esta ocasión, con esta película, no he podido disfrutarla tanto como la primera vez. Isabelle Adjani me parece una mujer tremendamente hermosa, al menos en esta película. Sharon Stone a su lado parece una piltrafilla.

Triángulo amoroso: marido, mujer y amante. La amante y la mujer son amigas y aliadas. El marido es un mal bicho. Lo matan. La película empieza así. No sigo porque está llena de giros y cosas sorprendentes (si la ves por primera vez, claro).

Es un remake de la película francesa del mismo título de 1955. Prefiero esta versión, pero bueno, eso va en gustos.

Recomendable para una noche de cine en casa. En penumbra.

La habitación, Emma Donoghue


Leí algunas reseñas de la película y eso hizo que quisiera leer la novela en que se basa.

Me ha parecido muy interesante el que se narre todo desde el punto de vista del niño, además de pensar que es mucho más complicado hacerlo así. Todo el mundo que la madre crea para él y el mundo exterior. Cómo ve las cosas, cómo las entiende y cómo las siente.

Supongo que ya lo sabes, pero trata de un hombre que años atrás secuestro a una muchacha y la mantiene encerrada en un cobertizo totalmente aislado. Con ella vive el hijo de ambos, fruto de los abusos a los que es sometida. Y ella ha convertido esa habitación en un mundo completo para su hijo. Intenta que no le falte lo que considera fundamental y sano. Y el ver cómo el niño crece, cómo vive, hace que sienta de nuevo ganas de escapar de esa habitación a la que se reduce el mundo de ambos.

Y eso es sólo el principio. No puedo contar más para no estropearlo. No sé si la película es fiel a la novela, creo que es bastante complicado hacerlo, ya que todo transcurre en la mente del niño, cómo piensa y cómo absorbe lo que le ocurre y lo que le rodea.

Es cortito y fácil de leer, así que si te animas no te llevará mucho tiempo.

El señor Skeffington, 1944









Otro de mis clásicos. Y la película en sí no está mal, teniendo en cuenta lo que es y de cuándo es. La pega es la que comenté en otra de las entradas: Bette Davis no me pega como la protagonista guapísima, la belleza del condado ni nada por el estilo.

Y precisamente la historia va de eso: una mujer que está obsesionada con su belleza, con parecer eternamente joven, con tener montones de pretendientes, jugar con ellos, manejarlos, incluso después de casada. Pero los años pasan para todos, y ella, que renunció a todo por su egoísmo y por seguir siendo la más hermosa, se encuentra de repente con que toda su  fama y brillo han llegado al ocaso.

Ya la había visto hace años. Y me sigue gustando, a pesar de que no me parece un papel para esa actriz.

Anna Karenina, 1948









He aquí a Escarlata O'Hara haciendo de rusa de alta cuna. Infiel y posteriormente suicida.

Hace mucho tiempo que me tienta leer algún clásico ruso. Me echa para atrás el temor a encontrarme un mamotreto indigesto. Así que me lo planteé a lo cómodo, como nunca se debe hacer: ver la película y si me gusta, leer el libro.

Pues no me ha gustado. No sé si es esta versión, no sé hasta qué punto es fiel a la historia original, pero me pareció muy... decadente. Eso de fugarse a italia, de ir a Venecia con el amante, ir y volver, el honor, la sociedad, la hipocresía. Ufff. Nada, nada, me quedo inculta, me temo.

Creo que hace poco han hecho otra versión, pero como que me da pereza intentarlo.

Las hermanas, 1938





Ya sabes que de vez en cuando me gusta echar mano de los clásicos de siempre, y que Bette Davis es una de mis favoritas. Aunque siempre me sorprende, como en este caso, que la pongan como la típica chica guapísima y todo eso. A mí no me parece una mujer guapa, sí tiene otras cualidades, transmite mucha personalidad, tiene magnetismo y está especialmente bien en papeles de mala de mente retorcida. Pero la bella del baile, como que no me pega. Y menos cuando la rodean de otras muchachas que sí lo son, me resulta mucho más extraño.

Pero me voy por las ramas. La película trata de tres hermanas, que se casan con tres hombres distintos por distintas causas y con distintos resultados. La historia principal es la protagonizada por Bette Davis, una mujer que deja todo por amor, cuyo marido es un cabeza hueca que no vale para nada y que le deja tirada a la primera oportunidad. Que si vuelve, que si no vuelve, que si mi hermana se casó con un viejo millonario, que si la otra está triste, que si mi marido vuelve, etc.

No es ni de lejos la mejor película de Bette Davis, aunque no llega a ser tan sumamente horrenda como me resultó La carta.

Retratos de una obsesión, 2002








Lo primero que me llamó de la  película fue saber que la protagonizaba Robin Williams. Lo segundo fue pensar que era una de esas de "ya la he visto", ya sabes, una de esas en las que sabes lo que va a pasar, quién es el malo, cuándo va a haber una escena de esas de "susto", etc. Dado el título de la película, es lo que yo esperaba, claro.

No es así. Al menos a mí no me lo ha parecido, me gustaría darte detalles, pero sería destriparte  el argumento. Robin Williams hace el papel de un trabajador en unos grandes almacenes. Se dedica al revelado de fotos, ya sabes, lo de "fotos en una hora". Y tiene una cliente habitual que le resulta especialmente agradable y a la que hace precios especiales y todo eso. Y hasta aquí voy a leer.

Tampoco es que sea enormemente sorprendente, simplemente no ocurre lo que una piensa que va a ocurrir.




Julie y Julia, 2009





Tengo que confesarlo: me encantan los concursos de cocina. Así que cuando me enteré de la existencia de esta película, me picó la curiosidad y me puse a verla.

No sólo trata de cocina, sino que además enlaza dos líneas temporales distintas: por un lado Julia, en los años cincuenta, que se pone a estudiar cocina francesa y después escribe un libro de recetas especialmente dirigido a los americanos y llegó a tener un programa de cocina. Y por otro lado, una chica en la actualidad, Julie, que se propone escribir un blog y plasmar en él su experiencia al querer realizar una por una todas las recetas de ese libro.

Teniendo en cuenta la temática (cocina), que hay dos líneas temporales, que se presenta como una comedia, que la protagonista de los años cincuenta existió,  tenía todas las papeletas para gustarme. Y sin embargo me resultó de lo más aburrida. Me pasé la segunda mitad deseando que acabara y discutiendo mentalmente conmigo por ser tan cabezota y seguir viéndola en lugar de apagar y listo.

No sé decirte el motivo, pero no mantuvo mi interés mucho tiempo. Tal vez a ti no te pase lo mismo.

Saw, de la uno a la cinco incluídas





Carlos había visto la primera y conocía algunas de las torturas de las otras. Una de sus mejores amigas es fanática de las películas llamadas "gore", dice que si en los primeros cinco minutos de película no hay sangre o peleas, la película no le gusta. No sé qué es lo que me llamó más a verlas, si lo que él me contaba o conocer la premisa de su amiga. Como sea, me puse manos a la obra y me di un empacho de Saw.

De hecho, paré en la quinta, cuando sólo me quedaban dos, porque ya estaba tan saturada que las pruebas más retorcidas me dejaban como si nada, creo que llegué a saturarme hasta ese extremo.

Supongo que ya sabes de qué van, pero por si acaso, te diré que tratan de personas que son secuestradas y puestas a pruebas dolorosas, que o las superan o acaban muertas de formas horribles e imaginativas al mismo tiempo.

Yo creía que era simplemente una serie de peliculas tipo Cube, gente secuestrada que se ve en una situación extrema. Pero, por una parte, hay un hilo conductor en el argumento de las películas y por otra, las personas que son capturadas por el "malo", lo son por causas muy concretas, no al azar. Y el malo, aunque sea malo, tiene sus normas y las sigue incluso cuando son contrarias a sus deseos o a lo que tenía planeado.

Sangre, vísceras y dolor, mucho dolor. Si te gusta el género, es recomendable.

Tiburón, 1975








Ya la había visto. De hecho, hace bastantes meses tuve una de mis fijaciones y vi todas las de tiburón e incluso busqué alguna de pirañas (sí, una tiene temporadas así). Una de esas tardes de no querer pensar, me puse a verla de nuevo, por una parte, ya la había visto varias veces y por otra no se puede decir que sea precisamente una película que te embeba o que necesites toda la atención para enterarte del desarrollo.

La cuestión es que cumplió, como siempre, con su cometido respecto a mí: me mantuvo en plan "piloto automático" durante un par de horas. Y la película en sí no está mal, a pesar de tener ya unos añitos. Ya quisiera los de Sharknado, ya.


Medio Harry Potter








Te cuento: varias veces tuvimos las películas de Harry Potter y yo incluso los libros. Y cada X tiempo, haciendo limpieza, nos deshacíamos de ellas. Y después, volver a empezar. Hasta que una de esas noches, dando vueltas y pensando qué ver, nos plantamos y nos dijimos "pues una de Harry Potter, que siempre están ahí, a ver si gustan o no".

Teniendo en cuenta que la entrada tiene la palabra "Medio", sin duda no te sorprenderá saber que no nos gustó. No se trata de que fuera una de esas películas que acabas pensando "puagh", sino que nos dio la impresión de que era demasiado infantil, como muy cuento, no nos enganchó para nada ni la historia ni la película en sí, la ambientación y los personajes... no, definitivamente fuera.


Speed, 1994









Teniendo en cuenta que los protagonistas no son precisamente mis actores favoritos, la película me resultó sorprendentemente entretenida. Además tiene pinceladas de humor, lo cual yo siempre agradezco en las películas.

Lo suficientemente divertida como para pasar un buen rato viéndola, pero no lo bastante como para que me llame la atención ver la segunda parte o volver a ver esta dentro de un tiempo.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Una carta




Hoy he recibido una carta, y su contenido ha hecho que me ponga a escribir esta entrada en el blog.

Cuando Carlos y yo hablábamos del futuro, él siempre decía, incluso antes de enfermar, que lo que deseaba era dejar huella de su paso por la vida. No ser famoso por él mismo, no que le recordaran a él como persona, sino que algo suyo fuera útil o fuera recordado años después de su muerte. Como ejemplos, solía decirme que le gustaría que diez o quince años después de haber muerto, alguien recordara haberle escuchado tocar la guitarra, que recordara la música y lo que le gustó escucharla, no a él. O que alguna persona utilizara sus programas o parte del código de ellos, o los juegos... Supongo que en otras palabras, podría decirse que lo que él quería era haber sido útil y seguir siéndolo después de morir.

El favor que hace unos días te dije que te iba a pedir era algo relacionado con esto, era pedirte que visitaras su blog, que vieras parte de su trabajo (otra parte está en otros sitios bajo otros apodos), que si no veías algo que te gustara o te fuera útil, se lo hicieras llegar a personas a quienes sí pudiera interesar lo que él dejó detrás.

Te lo voy a pedir, igualmente, es sólo que la carta que recibí hoy me tranquiliza mucho a ese respecto.

Unas horas después de su muerte, en el hospital, me dieron la opción de que Carlos fuera donante. Dada la cantidad de medicación que tomaba y su estado físico, con el cáncer diseminado en pulmón, cerebro, piel y huesos, nunca hasta ese momento me planteé la posibilidad de que donara. El médico me dijo que podía donar las córneas. Acepté inmediatamente, sólo puse como condición que el padre de Carlos también estuviera de acuerdo. Lo estuvo.

Y hoy llegó la carta del Sergas (Servicio gallego de salud) en la que me informan que "la donación ha permitido que dos pacientes recuperen la vista en estos días, gracias a un trasplante de córnea."

Y así, dentro de cinco o diez años, esas dos personas seguirán teniendo presente que pueden ver gracias a un donante. Creo que es una forma perfecta de cumplir su deseo.

Sé que algunas personas considerarán esta entrada muy empalagosa o melodramática o tonta. Sé que otras no entenderán que cuente algo que quizás consideren algo íntimo. Y eso está bien, tiene que haber opiniones para todos los gustos. Pero para mí es algo importante, es ver cumplido su deseo y es una tranquilidad que me gusta compartir contigo.

(Perdona por la incoherencias, a veces me explico como un libro cerrado)







martes, 15 de marzo de 2016

Vídeo



Esta mañana dediqué un ratito a trazar círculos en cartulinas, cada uno mayor que el anterior. No es que me haya vuelto (más) loca, es para un trabajo escolar de mi hijo. Se trata de empezar desde el círculo más pequeño (él) e ir avanzando "geográficamente" en tamaño (él - ayuntamiento - comarca - provincia - comunidad autónoma - país - continente - planeta) poniendo una imagen y un pequeño apunte en cada uno.

Se trata entre otras cosas, de poner en perspectiva qué es cada cosa.

Y buscando imágenes para cada círculo, recordé este vídeo y claro, quise compartirlo contigo.

Para ayudar a poner las cosas en perspectiva, básicamente.

sábado, 12 de marzo de 2016

La momia, 1999








Si quieres una tarde entretenida, de esas de palomitas y sofá, esta es una buena elección. Tiene acción, historia, humor, un pelin de romance pero sin ser pegajoso, aventuras y un toque de mitología.

Es la típica película que vuelves a ver al cabo de unos años y que te resulta igual de entretenida y divertida. Creo que eso es lo que resume mejor lo que es La momia. Diversión y entretenimiento.

Spiderman, 2002







Lo principal es dejar claro que Spiderman no es un héroe ni nada por el estilo. Eso lo tenía claro ya antes de ver la película y me ha costado no pocas discusiones entre los defensores de este personaje.

La película en sí es entretenida. Para mi gusto, poco más que eso. Supongo que no soy muy objetiva, ya que Spiderman siempre me ha parecido un personaje débil. Al acabar la película no sólo me lo seguía pareciendo sino que además me pareció un pelín idiota. Eso de pensar que todo el que se acerca a él acaba muerto o mal me parece un pensamiento de lo más egocéntrico. Por si fuera poco, el "malo" parece más una caricatura que otra cosa.

Pues eso, entretenida, pero como otras muchas. Sin más. 

Sharknado, 2013









La peor película que no he visto, con diferencia. Y digo "que no he visto" porque sólo aguantamos los diez primeros minutos antes de dejarlo. Si ya es complicado imaginarse un tornado relleno de tiburones, que los animalitos no mueren asfixiados ni nada por el estilo, la cosa empeora con las pésimas actuaciones y los poco atractivos personajes.

De hecho, las críticas que leí sobre la película, alababan precisamente su espantosidad. Había quien pedía una segunda parte, sólo para ver si se era capaz de hacer algo aún peor que la primera. Y creo que la han hecho.

Pues eso, que es mala a rabiar... o más.

Invicto 2 e Invicto 3 (2007 - 2010)



Normalmente cuando hago una entrada sobre una película, suelo comenzarla con una imagen. Esta vez dejo un enlace a un vídeo.

https://www.youtube.com/watch?v=l_OHCjZnT4A


No me gustan las películas de peleas sin más. De hecho, no me gustan las películas de acción por acción, para disfrutarlas han de tener una historia detrás y algo de humor, por poco que sea.

Estas dos películas son las excepciones a esa regla. Y lo son porque me parecen magníficas en cuanto a las escenas de lucha en sí. Porque me parecen absolutamente increíbles, unas coreografías fascinantes. Me sorprende lo que algunas personas son capaces de hacer con su cuerpo, hasta qué límite llega el ser humano a base de más y más entrenamiento, más y más sacrificio. En estas dos películas tengo la impresión más de ver una especie de ballet que peleas. El protagonista pasa horas y horas preparándose, como puedes ver en el vídeo. No hay retoques ni trucos ni dobles, sólo su trabajo. Y sólo por eso me ha valido la pena verlas.

La playa, Stephen King


Otro fiasco más, para mi gusto, de Stephen King. Un intento de adentrarse en la ciencia ficción, astronautas que quedan atrapados en un planeta cubierto de arena. La locura que emerge de ella y que se va apropiando de todos los que llegan a su superficie.

Lo mejor, lo corto que es. Aburrído a no más poder.

La imagen de la muerte, Stephen King


No suelen gustarme los relatos cortos y la verdad es que este me afianza en mi disgusto. Se supone que es una historia de terror o al menos de suspense con miedo. Un espejo que de alguna forma trapa a quien se ve reflejado en él.

No me ha gustado ni un poco. Y eso que me suelen gustar las historias de King

lunes, 7 de marzo de 2016

Disculpas, agradecimientos y noticias.



Me di de plazo hasta hoy como una especie de descanso. A partir de hoy tengo que ir haciendo cositas. "Hacer cosas es bueno", siempre me lo decía Carlos, con tanta frecuencia que llegué a insinuarle que lo adoptáramos como lema familiar. Así que hoy empiezo a "hacer cosas" a mi ritmo y con calma, pero empiezo.

Y empiezo por las noticias. Carlos murió el pasado martes, 1 de marzo. Se suele decir "tras una larga/corta enfermedad". Pues no, Carlos murió como consecuencia de las metástasis cerebrales de su cáncer de pulmón. Este es un tema del que escribiré más adelante, el miedo de decir o escribir la palabra cáncer o de hablar de tumores, incluso en el personal sanitario. Y uno no puede luchar contra algo que hasta le da miedo nombrar. Pero bueno, eso es cosa de otra entrada.

Esto me lleva al apartado de las disculpas, sobre todo a Lillu y a mi querida Lourdes. Que no os dije la verdad, porque quería daros la sorpresa antes de escribir la entrada del blog sobre mi boda. Que no se llegó a celebrar porque no ha dado tiempo. Como está todo entregado y sólo quedaba esperar a que llamaran del juzgado para fijar fecha, supongo que uno de estos días recibiré la llamada y tendré que volver a dar la noticia de su muerte. Perdonadme las dos, por favor, pero no quería adelantar acontecimientos.

Agradecimientos... un montonazo. Los de naturaleza médica, por así decirlo, me llevarán otra entrada. Esta es para la gente que tengo cerca. Gracias sobre todo a Chelou, porque el hacerse cargo de mi niño nos permitió estar más tiempo juntos, en las hospitalizaciones, pruebas y demás. Gracias a las profesoras del cole, que pusieron todo de su parte para ayudarme también con el niño. Y a dos de mis vecinas, que hicieron de "canguros de urgencia" en casos de mucho apuro. No tengo palabras para expresar lo que siento, porque decir simplemente gracias me parece muy pobre, pero no doy más de mí.

Desde el diagnóstico hasta el desenlace, Carlos me hablaba de vez en cuando de la posibilidad de escribir sobre lo que estábamos viviendo. Desde un punto de vista meramente informativo, para que quienes estuvieran en una situación similar tuvieran un poquito más de información, que a nosotros la verdad nos costó conseguir. Me decía que o lo escribiera aquí o que empezara un blog nuevo para contarlo. Por el momento, me limitaré a escribir sobre mis divagaciones, que no es poco para quien lee. Supongo que con el tiempo abriré un nuevo blog para contar el resto.

También te pediré un favor, pero será más adelante. La verdad es que estoy dejando colgadas muchas más cosas de las que aclaro con este post, pero entiéndeme, me está costando mucho escribir esto.

Y utilizando otra de sus frases habituales, te diré que "el plan es el siguiente": iré escribiendo las entradas correspondientes a lo que he visto, leído y escuchado este tiempo, en las horas que llamábamos "nuestros ratitos" y dedicábamos a ver cosas, curiosear, charlar, etc. Después escribiré una entrada pidiéndote el favor y creo que acabaré por abrir otro blog para escribir sobre lo que vivimos estos meses.

Ten un poquito más de paciencia conmigo, estoy muy tontorrona estos días.

jueves, 3 de marzo de 2016



Tú duermes, ya lo sé.
Te estoy velando.
No importa que estés lejos,
que no escuche
tu cadencia en la sombra;
no importa que no pueda
pasar mi mano sobre tu cabeza,
tus sienes y tus hombros.

Yo estoy velando, siempre.
No importa que no pueda acurrucarme
para que tú me envuelvas sin saberlo,
para que tú me abraces sin sentirlo,
para que me retengas
mientras yo tiemblo y digo simplemente
palabras que no escuchas.
Yo puedo estar tan lejos
pero sigo velando cuando duermes.

Julia Prilutzky