miércoles, 25 de noviembre de 2015

Rompenieves, 2013





El mundo entero está tal cual la foto, helado. Todo cubierto de nieve, ventiscas, aires gélidos y es imposible sobrevivir en ese entorno. Sólo queda vida en un tren gigantesco que no cesa de moverse alrededor del mundo, tardando un año en cincurvalarlo (creo que se dice así).

En ese tren hay vagones de cabeza, donde están los privilegiados, los que viven en la abundancia y vagones de cola, donde malviven hacinados los menos afortunados. Los "ricos" comen y beben de todo, los "pobres" comen una especie de gelatina de proteínas y beben agua. Así es que cada cierto tiempo tiene lugar una revuelta, en la que los de los vagones de cola se rebelan e intentan llegar a la zona de privilegio y mejorar sus vidas.

Pues la película va de eso, de un insurgente que lidera a los marginados e intenta hacerse con el poder y con el tren.

Los primeros veinte minutos de la película están bien, la presentación de la historia, de las diferencias entre "clases" y todo eso. Después diría que es un coñazo, un bodrio, un tostón, un aburrimiento, casi una tortura, te pasas el tiempo deseando que acabe ya. Las interpretaciones son penosas, sobre todo el personaje principal, un líder sin el más mínimo carisma. El guión es soporífero. Los supuestos giros finales de la historia te dan ganas de apagar y dejarlo ya. Y el final es absurdo.

Resumiendo: un asco. Lo único medianamente pasable es el coreano (o japonés o chino) adicto a esnifar una piedra azul. Con eso te lo digo todo, ¿verdad?.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Sé dónde estás, Claire Kendal



Clarissa se siente feliz por haber sido elegida como miembro de un jurado en un juicio que durará al menos siete semanas. El origen de su felicidad estriba en que durante ese tiempo, podrá estar segura de escapar del acoso al que la somete Rafe, quien meses antes la drogó para abusar de ella.

Se inicia así una historia con paralelos: el presente de Clarissa, el pasado, la historia que desgranan los testimonios en el juicio y que hacen que ella se sienta identificada con la víctima...

Aunque a veces se hace un poco latoso, sobre todo en lo concerniente al juicio, la historia es interesante, porque realmente comprendes el sufrimiento de la protagonista, y sigues sus procesos mentales, por ejemplo, cuando piensa en denunciar y no sabe cómo decir las cosas o qué decir, porque su acosador es cuidadoso y trata siempre de no dejar huellas o bien de decir o hacer las cosas de forma que parezcan lo que no son, de forma que ella se siente doblemente indefensa.

El final es un poco "americano", por la exageración de los acontecimientos y por el giro que dan las cosas: de un cierto pasotismo a dar una importancia tremenda (no voy a especificar a qué para no estropear la historia). Pero eso, que es interesante ver cómo hay que enfrentarse a un acoso, cómo se enfrenta realmente una persona ante ello (a pesar de saberse "la teoría" en ocasiones es complicado llevarla a cabo), cómo te cambia la vida, desde tus costumbres hasta tu relación con los demás.

Ya sabes, si te interesa, dale una oportunidad. La protagonista a veces es un poco "cuento de hadas", con sus labores de costura y demás, pero está bien para pasar un par de ratos entretenidos.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Melanie, M. R. Carey



Me encantó la sinopsis. Bueno, quizás decir que me encantó no es muy correcto, más bien me atrajo y me pareció muy original, hizo que tuviera ganas de saber qué ocurría con esa niña, Melanie, porqué vivía encerrada y la sacaban en silla de ruedas, tras atarla de pies, manos y cuello. Una niña que se duchaba y comía sólo los domingos, ducha química y la comida, gusanos vivos.

Pues eso, que no parecía muy normal la cosa y yo tenía ganas de saber más. Y supe más. Y la verdad es que las primeras cien páginas o así son interesantes, porque ves las cosas desde el punto de vista de Melanie, te vas enterando cómo es su vida, qué inquietudes tiene, sus filias y sus fobias. Pero después ya se pasa a otros personajes y es cuando de repente, una parece inmersa en un episodio de The walking dead, con "hambrientos" (algo así como unos zombies que se dedican a comer a gente), con "chatarreros" (personas no infectadas que viven fuera de las zonas de seguridad) y con la gente de la base militar donde están Melanie y sus compañeros de aula. Unos que atacan a otros y otros que atacan a unos y el virus que se sigue propagando y una científica que quiere encontrar el remedio a esa plaga y los niños por medio.

Lo dicho, si te gusta The walking dead, puede que disfrutes la lectura. Si no, pues mejor pasa a otra cosa, será por libros pendientes...

El ocupante, Sarah Waters



La biblioteca munincipal a la que voy (desde hace muy poco hay dos, pero yo sigo yendo a "la de siempre" porque es la que me queda cerca de las clases de yoga de mi niño), bueno, pues la biblioteca a la que voy tiene por norma no dejar que los usuarios accedan a todos los libros, sino que sacan de cuando en cuando una buena remesa de ellos y ahí se puede curiosear. Otra opción es ir a tiro fijo y pedir un título en particular o la obra de un escritor o escritora determinados.

Pues bueno, en lo alto de una de las pilas de libros estaba este. Me llamó la atención el nombre de la autora, lo asocié a una lectura amena aunque no recordaba nada suyo. Al coger el tomo en las manos y leer la contraportada, me decidí. Si Stephen King decía que era el mejor libro que había leído en ese año y el nombre lo asociaba a una lectura agradable, pues adelante.

Al acabar de leerlo, estoy convencida de que Stephen King ese año no leyó más que este libro. O eso o es que nuestros gustos son muy pero que muy diferentes.

Una familia rica venida a menos, un caserón supuestamente encantado, una sirvienta que vive atemorizada, un médico acomplejado y un fantasma. Se supone que era una "novela gótica" de fantasmas y todo eso. Pues no. Decir que es un somnífero es lo más positivo que se me ocurre. Aburrido a más no poder. No me ha gustado ni un poquito. Ains.

La visión, Dean R. Koontz




Hasta ahora, todas las novelas que había leído de este autor me habían gustado bastante. Lo dicho, hasta ahora.

La novela empieza bien, con una muchacha que sufrió un trauma de niña y que "tiene visiones" de asesinos, con lo que puede ayudar a la policía a resolver casos e incluso en alguna que otra ocasión, a evitar algunas muertes.

A medida que avanzaba en la lectura, me convencía más y más de que era una de sus primeras obras. Los diálogos son atroces, las situaciones rígidas y totalmente increíbles (vale, ya sé que dada la temática eso es normal, pero ya me entiendes), los personajes desdibujados... vamos, que estaba deseando acabar de leerla de una vez.

Así que de leer algo de Dean R. Koontz, sigo recomendándote Relámpagos o Víctimas, esta me ha parecido un completo fiasco.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Rostro de sangre, Robert Pobi



De la biblioteca. He de decir que lo cogí pensando que el título era Rastro de sangre y no Rostro de sangre, pero una vez lo tuve entre mis manos y leí la sinopsis de la contraportada, decidí leerlo.

Comienzo diciendo que es entretenido y que hay momentos en que no quieres dejar de leer para saber qué ocurre a continuación. Digo momentos porque no es una sensación constante a lo largo de la historia, sino que hay ligeros altibajos.

Una tormenta eléctrica / huracán de lo peorcito, un pueblo semitranquilo, un asesino que desolla vivas a sus víctimas, un pintor con Alzheimer que se ha prendido fuego, un sheriff sin experiencia en violencia extrema y un agente del FBI especializado en "leer" mentalmente las escenas de crímenes. Como guinda, su familia (mujer e hijo), le visita en el peor momento posible: el huracán está llegando, el asesino parece tener íntima relación con su familia y su humor no es precisamente agradable.

Me sobra el huracán, la verdad. Claro que está para intentar dar una sensación como más agobiante, claustrofóbica y todo eso, pero realmente creo que no lo consigue. Al menos yo estaba más pendiente de saber qué había pasado que de los efectos de la tormenta eléctrica y todo eso.

No puedo contarte mucho o te fastidio la historia. Me ha gustado. La recomiendo como lectura invernal, de esas de manta y bebida calentita. Y es de las que tiene giro inesperado al final, aunque en este caso ya me lo veía venir desde hacía un rato.

Pues eso, que lo leas, pasarás un rato largo entretenido.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Neurópata, R. Scott Bakker



Después de haber leído Psicópata me pareció oportuno seguir con Neurópata. Craso error.

Resumen: Uffff, menudo rollo.

Empieza metiéndote con calzador un concepto filosófico al que el autor llama "la Discusión" y que viene siendo algo así como que no existimos y por tanto el bien y el mal no existen y bla bla bla.

Por otro lado, a los protagonistas no hay por dónde cogerlos. Ni siquiera a los malos (hay dos, dos asesinos, cada uno por su lado), los que suelen resultar más interesantes y tal. Pues no.

Hay un personaje que padece prosopagnosia, que es que no reconoce la cara de la gente, ni siquiera la suya propia. Recuerdo que en la serie Hannibal había también un personaje (femenino) que padecía esa misma dolencia. Sólo que este hombre la tiene porque se la indujeron quirúrgicamente.

Es árido. Es incómodo. Para mí, es horrible. Y eso que uno de los asesinos se dedicaba a sacar la columna vertebral a sus víctimas, pero ni así. Que no lo recomiendo.

Primera dama, Susan Elizabeth Phillips



Creo que ya te he hablado alguna vez de Nora Roberts, que escribe tanto novelas puramente románticas, como novelas románticas pero con una historia en plan detectivesco o dramático en la que el tema del amor es algo más bien secundario, un aderezo, lo que importa es descubrir lo que pasa o lo que pasó.

Esta dualidad hace que me guste la autora, aunque si lees varias de sus novelas seguidas, tienes una sensación de empacho, por mucho misterio que le quiera poner.

Pues bien, en mi última incursión a la biblioteca, mientras mi niño hacía yoga (o lo intentaba), me encontré esta novela, de una autora desconocida para mí (aunque después descubrí que es bastante prolífica).

El tema es que aparentemente parecía una novela romántica más. De hecho estuve a punto de dejar el libro otra vez de vuelta en su sitio. Pero por otra parte, el hecho de que la protagonista fuera la primera dama americana hacía un tanto imposible lo esperado en una novela de ese tipo. Y me la llevé.

No la leí del tirón porque no tuve tiempo, pero casi. Tiene humor, tiene la cosa del servicio secreto y la impostura de los dos protagonistas, tiene poca cosa romántica de esa empachosa. Vamos, que me pareció muy divertida, lo pasé muy bien leyéndola.

No es la novela del año, ni de lejos. Es, tal como dije antes, algo simpático, que me hizo sonreír alguna que otra vez y que hizo que buscara la bibliografía de la autora. Espero que el resto de lo que ha escrito sea por el estilo y no más romance rosa y pegajoso.

Pues eso, para una tarde que no sepas qué leer y quieras algo ameno.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Psicópata, Keith Ablow



El título ya lo dice todo (más o menos). Lo que más me gustó de la novela fue el leer tanto los pensamientos, intenciones y sensaciones del psicópata como las del psiquiatra que ayuda a su captura. El "malo" aquí se muestra como un hombre que busca ante todo ayudar a los demás, pero que tiene una sed insaciable de beber el dolor ajeno, de conocer por completo las vidas de los otros, de formar parte, de alguna forma, de ellas.

Y el psiquiatra que ayuda al FBI, un hombre con su pasado a cuestas y con un hijo adoptivo problemático, intentando penetrar en la psique del asesino de la autopista, para atraparlo lo antes posible, sabiendo que aún habrá alguna víctima más antes de conseguirlo.

Ha sido una lectura muy entretenida y por momentos me tuvo un poco en vilo, pendiente de qué sucedería a continuación. Incluso llegué a empatizar con el asesino, que intenta por todos los medios dejar de matar pero no lo consigue.

Un fallo lo tuvo al no rematar en el motel lo que tenía que hacer (no doy más pistas para no revelar el final). Fallo porque se aleja mucho de su modus operandi y de lo que se espera de él y lo que necesita hacer, además.

Pero bueno, lo dicho, recomendable para pasar unas horas entretenidas y amenas a pesar del tema que se trata.