jueves, 21 de mayo de 2015

La última noche del Titanic, 1958








Ni historias de amor, ni malos malosos persiguiendo a buenos buenosos ni chorradas por el estilo. La película cuenta sin más, cómo fue esa última noche, desde poco antes de chocar con el iceberg hasta que los supervivientes fueron rescatados. Tanto desde el punto de vista de quienes iban en el barco como desde el de los barcos más cercanos, tanto el Carpathia, que fue quien acudió al rescate, como de los otros, que no se enteraron de nada hasta que fue demasiado tarde.

Sí se muestran situaciones emotivas, como de parejas que se separan en los botes salvavidas, sabiendo que posiblemente nunca volverán a verse, o mujeres que ceden a subir a los botes a causa de sus hijos, matrimonios tanto de muchos años como recientes, que quieren compartir un mismo destino y no separarse...

Y por supuesto, la orquesta, tocando hasta el final, aunque por lo que he podido leer por ahí, los supervivientes no recordaban haber oído música durante el hundimiento. Supongo que tenían otras cosas más importantes a las que atender en esa situación.

Era frustrante ver que había un barco a apenas diez millas de distancia, que no se enteró de nada, alejándose sin más, con un solo telegrafista que estaba durmiendo (era de madrugada) con lo que no recibieron los mensajes de socorro que se enviaron casi hasta el final.

Si te interesa el tema y no te importa que no haya una trágica historia de amor de fondo, es totalmente recomendable. Y más sabiendo que se basa en relatos de tanto pasajeros como miembros de la tripulación que sobrevivieron al hundimiento.


2 comentarios:

Margari dijo...

Una buena película. La ví hace años y me gustó bastante.
Besotes!!!

osheaa dijo...

A mí también :)

Biquiños!