jueves, 23 de abril de 2015

The black list, serie









Sólo vi unos cuantos episodios de la primera temporada. Lo que hacía esta serie apetecible para mí eran dos cosas:

- la temática: uno de los criminales más buscados del país se entrega y ofrece el delatar a otros grandes criminales con la condición de trabajar con una persona determinada (que ya desde el primer minuto sabes qué relación tiene con él, aunque en la serie se hagan los tontos)

- el protagonista: dos de mis películas favoritas (Sexo, mentiras y cintas de vídeo y Secretary) están protagonizadas por James Spader. Ha sido un poco chocante encontrarlo tan avejentado, la verdad, pero es que los años pasan para todos.


La serie en sí está bien desde el punto de vista de que nada es lo que parece, que hay sorpresas y giros inesperados relacionados con la protagonista, sobre todo. Además la forma de trabajar del personaje de Spader no es nada convencional, llegando incluso al límite de seguridad o a matar a personas inocentes sólo por seguir adelante con el plan que tiene en la cabeza.

Y creo que es precisamente eso, lo que al principio atrae de la serie, lo que acaba agotando. Es decir, está bien que haya sorpresas y giros de guión y todo eso, pero resulta un poco cansado que ocurra episodio tras episodio, te satura (al menos a mí).

Cuando una serie me gusta, suelo verla del tirón, en plan maratoniano. En esta es algo que no se puede hacer, por lo que te he dicho antes, "te empachas". Así que es de esas que quedan pendientes, que se retoman con el  tiempo para ver un par de episodios más, que después se vuelve a dejar...

2 comentarios:

Margari dijo...

No termina de llamarme. La he visto a ratos y no me convence.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Pues una menos para la lista, que seguro que es larga, como todas :)

Biquiños!