jueves, 23 de abril de 2015

Crímenes infantiles, B. M. Gill



A pesar de lo que parezca por el título, en el fondo es una comedia atípica. Zanny, una niña hermosa, angelical y dulce, comete su primer asesinato a los seis años. Sale impune, a pesar de que sus padres desconfían de lo ocurrido y que hay un testigo del hecho (no doy más detalles para no arruinar la lectura). El tono de comedia está en que Zanny, consciente de haber hecho algo malo, ve que se libra. Y no sólo una vez. Nadie desconfía de ella, al verla tan bonita y educada.

Pasan los años y en plena adolescencia Zanny sigue sin comprender la correlación entre crimen y castigo, ya que ve que los otros son castigados con dureza y ella no, a pesar de que sus actos sean peores. Eso la confunde y le lleva a pensar que es alguien especial, que puede hacer casi lo que quiera y que el máximo castigo será una nadería.

Y hasta aquí puedo leer, o más bien escribir. Es una lectura entretenida, por momentos divertida y con un final inesperado al menos para mí. Además no es muy larga, se lee en nada de tiempo.


4 comentarios:

Margari dijo...

No lo conocía. Y no pinta mal. De esos libros que te lees si se cruzan en tu camino.
Besotes!!

osheaa dijo...

Sí, sobre todo ahora que viene el verano, el típico libro para leer una tarde en la playa, piscina, jardín o simplemente en casa, cómodamente pasando el rato.

Biquiños!

Emma Bovary Locaporleer dijo...

Pues me apetece mucho leerlo, me intriga mucho lo que debe pasar por la mente de esos menores que atentan contra la vida de otros y por su edad con inimputables. Besos.

osheaa dijo...

Sí, ella con seis años sabe que lo que ha hecho está mal, y va construyendo su escala de "posibles castigos" en base a lo que sucede. Espero que lo disfrutes.

Biquiños!!