lunes, 23 de marzo de 2015

The imitation game, 2014







Me gustó. Mucho.

Cuenta parte de la vida de Alan Turing. De su trabajo durante la Segunda Guerra Mundial para descifrar los códigos de Enigma, una máquina utilizada por los alemanes para comunicar entre otras cosas, ataques y sistemas de defensa.

Turing es elegido junto con otros criptógrafos, para intentar descifrar el código, tienen sólo 24 horas para hacerlo ya que al cabo de ese tiempo el código cambia y el trabajo del día no sirve para nada.

En lugar de ponerse a probar los millones de combinaciones posibles de Enigma, Turing lo que hace es crear una máquina capaz de hacerlo de una forma mucho más rápida que la mente humana. Para ello y a pesar de la oposición de casi todo el mundo, consigue fondos y personal. Pero han de pasar años para conseguir algún resultado.

No sé si Alan Turing era tal como se muestra en la película, una persona poco empática, especialista en matemáticas y criptografía, muy seguro de sus conocimientos y con pocas dotes sociales (diría que un Asperger), pero su tenacidad y la forma en que trabajó e ideó la máquina, Christopher, son admirables. Era cuando se le notaba más vivo, más intenso y lleno de energía, cuando intentaba mejorar el rendimiento de su máquina. Y llegado el momento, además, tuvo la entereza de tomar la difícil decisión de qué hacer con lo que habían logrado descifrar. Aunque ello supuso mucha presión para él y para su equipo.

Pues eso, que la veas, que vale la pena.


No hay comentarios: