lunes, 23 de marzo de 2015

Las damas del fin del mundo, Angeles de Irisarri



Una lectura un tanto complicada. Mi primera experiencia de lectura conjunta. La autora, muy generosamente, puso en Internet sus libros a libre disposición de quien quisiera descargarlos. Y como Isi ya la conocía de haber leído antes algo suyo, propuso esta lectura conjunta.

Y me apunté. Y resulta que en mi lector se podían leer todos los libros menos justamente ese. Así que tocó cambio de formato, a pesar de que el formato original no daba problemas al lector con otros títulos y a leer pero ya con bastante retraso.

Vamos al meollo de la cuestión, que es el libro.

Lo fascinante de la historia, más que la historia en sí, es la mezcla de realidad y fantasía que presenta además de una forma de lo más natural. Es como si los personajes se encontraran en una especie de límite o limbo entre el mundo real y un mundo fantástico, con hadas, gnomos y prisiones de cristal que parecen estrellas o lunas. Personajes peculiares que parecen vivir en su propio mundo, limitado por sus circunstancias o sus elecciones. El muchacho, Alfonso, con sus estudios de la geografía, viviendo aislado de los demás, como un eremita. Mínimo, un hombre que siempre camina de espaldas y conoce el futuro pero no recuerda nada de su pasado. Diana, una muchacha peleona que vaga por los bosques con sus perros. El vikingo que va de país en país buscando sin éxito algún hijo bastardo que haya engendrado en sus tropelías...

Todos los personajes, tanto "reales" como fantásticos, se dan cita en Finisterre, residencia de doña Uzea.

Mi favorito: doña Andregoto. Por su silencio. Por volver a hablar treinta años más tarde. Por peleona a pesar de su edad. Y porque tiene ganas de hacer pis de forma muy oportuna. Si no lo entiendes, léelo y lo sabrás :)

No hay comentarios: