lunes, 23 de marzo de 2015

Despertares, 1990










Robin Williams y Robert de Niro haciendo dos papeles magníficos, uno como un neurólogo que no ha tenido experiencia práctica y que empieza a trabajar en una clínica y el otro como uno de sus pacientes, que después de décadas "despierta" y vuelve a la vida en lugar de comportarse como un vegetal al que hay que hacerle todo y que no tiene capacidad de comunicarse con el mundo.

Es una película preciosa. Sé que decir que es preciosa suena ñoño, pero lo es. El médico torpón y desesperado porque no sabe qué hacer, que se pone a reflexionar sobre los historiales de los pacientes y trata de encontrar una mejora a su estado. Y lo consigue, sorprendentemente. Está basada en hechos reales, pero sin los empalagamientos que suelen acompañar a este tipo de películas.

Me gustó. Si tienes el corazoncito sensible, ten kleenex a mano. Por si acaso.

No hay comentarios: