lunes, 23 de marzo de 2015

La semilla del diablo, 1968






Tengo pendiente leer la novela, de Ira Levin. Pero hasta que le llegue el turno, aquí está la película.

Rosemary y Guy Woodhouse son un joven matrimonio que se muda a un apartamento de la Casa Bramford (los exteriores son en realidad del edificio Dakota). Tienen como vecinos colindantes a una pareje de ancianos bastante entrometidos pero con quienes Guy parece empezar una muy buena relación. El es un actor que vive constantemente al borde del éxito, pero sin alcanzarlo y ella es una muchacha sencilla que anhela ser madre. Finalmente él consigue sus grandes papeles en la pantalla y ella su embarazo.

Pero la realidad es que los ancianos encantadores son miembros de una secta satánica, unos brujos y Rosemary de quien está embarazada es del mismo demonio, que la ha elegido a ella como madre de su hijo en la Tierra. Guy, a cambio de su complicidad, es premiado con el éxito que siempre había deseado.

Supongo que si ves la película hoy en día te puede parecer hasta una tontería, pero no sé, tiene algo que me gusta. No hasta el punto de verla varias veces, pero sí en el sentido de recordarla de tiempo en tiempo y tal vez volver a verla una vez más.

Ahora queda pendiente leer la novela.


Rápida y mortal, 1995







Sharon Stone con cara de chica mala y dura toda la película, pero que a la hora de la verdad, es incapaz de hacer lo que desea. Se apunta a un concurso de duelos, donde los concursantes se retan unos a otros.

Su gran enemigo es Herodes, el cacique del pueblo y que también participa en el concurso.

La verdad es que me dejó que ni fu ni fa.

Space cowboys, 2000








Más Eastwood. Recuerda bastante a Armageddon, sólo que esta vez en lugar de tener que enviar al perforadores a un meteorito, envian a pilotos retirados para arreglar un satélite de comunicaciones ruso.

El personaje de Eastwood es el único capacitado para hacerlo, ya que parte del diseño es suyo (aunque él no sepa que se ha utilizado), y él pone como condición el ir él mismo y llevar a su equipo, ya que lo de ir al espacio es una espina que todos ellos tienen clavada desde hace ya cuarenta años.

Entretenida.

El sargento de hierro, 1986






"Soy el sargento de artillería Highway. He bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos"

Si no la has visto, ya estás tardando

Un corazón helado, Karin Slaughter


Es un relato corto contado desde la perspectiva de una de las protagonistas. Divorciada de un hombre de mucho éxito y popular, vejada y humillada por él, acude a su lado cuando él se lo pide ya que está agonizando. Ella sabe que le espera la última burla, pero va igualmente.

El decide que le criogenicen con el fin de "resucitar" en el futuro y tener una segunda vida. Ella aprovecha esa circunstancia para llevarse un trocito de él, como venganza.


Sinceramente, la historia me ha parecido una estupidez. El es un manipulador nato que la presenta ante el mundo como una mujer frígida, poco empática y sin éxito ni laboral ni social. Ella ha soportado durante su matrimonio todas las bajezas a las que él le ha sometido. Y cuando por fin están divorciados y cada uno con su vida, va a visitarle a su lecho de muerte. Y le corta un trozo (se presupone que parte o la totalidad del pene) como venganza. Y dos años más tarde va al lugar en que está el resto del cuerpo congelado, para llevar ese trocito que ella ha mantenido en su congelador, como si fuera un filete.

Y eso es una terrible venganza, que le hace sentir bien. Pues no lo entiendo. El está muerto y ni se enteró cuando le cortó ni se enterará en el futuro, porque lo de descongelarse es una utopía, al menos de momento. Y aunque así fuera, no veo qué gana ella, ni física ni moralmente al hacer eso. No veo qué retribución consigue. Me parece una absurdez, la verdad.

Menos mal que es corto. El relato, digo.

Oceans eleven, 2001






La había visto, pero casi no recordaba nada de ella, salvo que el chico acróbata se hacía daño, es más, yo creía que era en un pie pero al final era en una mano.

Dejando aparte las exageraciones y las cosas prácticamente imposibles que hacen los protagonistas, es una película muy divertida y entretenida. Y sorprendente, la verdad, cuando piensas que algo ha pasado, resulta que era otra cosa o con otra finalidad distinta de la aparente.

Es una película muy de palomitas, para pasar una tarde o una noche entretenida :)

Inciso: empecé a ver Oceans twelve, pero no llegué a acabarla, no me gustó nada.

Interstellar, 2014




La herbolera, Toti Martínez de Lezea



Uno de mis regalos de navidad.

Es complicado contarte de qué trata la novela, porque toca muchos temas, todos generados unos a partir de otros, pero trataré de hacerlo.

En el País Vasco, aisladas de la comunidad, viven tres mujeres: abuela, madre e hija. La bisabuela, ya fallecida, tenía fama de bruja, de saber cuándo una persona viviría o cuándo no superaría una enfermedad y moriría. Además, preparaba ungüentos y bebidas para sanar a la gente que subía hasta el caserío para pedirle ayuda.

La hija, Catalina, ha heredado ese don de su bisabuela, a la que no llegó a conocer. La abuela la envía a una localidad cercana, para que aprenda algo de medicina de mano de un médico (o físico como se decía entonces) y de una partera. Pasa el tiempo y Catalina es feliz aprendiendo de uno y de otra.

Pero corren rumores de la existencia de herejes y de brujas y de actos demoníacos en la comarca. La verdad es que hay personas que presentan las tradiciones arcaicas como actos de herejía y brujería, con el fin de acusar a sus enemigos o rivales, que les enjuicien, que incluso les maten y así conseguir más poder, más tierra o más riquezas.

Vamos, una verdadera caza de brujas.

A través del crecimiento de Catalina y del uso de su don, se nos muestra las tradiciones de siempre, las festividades en honor a la naturaleza, a las creencias de los antiguos, los ritos y los usos de las hierbas y las flores, así como la tergiversación malsana que se hicieron de ellos por mano de los inquisidores, los sacerdotes y los terratenientes que los utilizaban como arma arrojadiza hacia sus enemigos.

Y así, Catalina que sólo aspiraba a una vida ayudando en partos y teniendo sus propios hijos, es introducida en akelarres, en el uso de su don para curar o al menos aliviar los males de sus vecinos, llegando a ser acusada de bruja.

La única pega que le encontré fueron los nombres. Me hacía un lío en las primeras páginas, porque presentaban a los personajes o bien con el nombre y apellidos en plan rimbombantes o bien con el nombre y el lugar de procedencia. Llegó un momento en que tenía que releer para saber quién era quién y quién estaba relacionado con quién hasta que fui conociéndolos. Con lo sencillo que sería poner sólo los nombres de pila o si acaso el nombre con un apellido que no recordara a la realeza por lo largo.

Si te gusta este tipo de historia anímate y léelo.

Mr. Mercedes, Stephen King



La verdad es que hacía tiempo que una novela de King no me atrapaba de esta forma. Bueno, no vayas a pensar que es el no va más, pero sí es de ese tipo de lecturas que hacen que leas unas páginas más, sólo unas pocas más, para ver qué pasa a continuación... y esas pocas páginas se convierten en unas pocas más y así hasta que te lo acabas.

Vale que tiene puntos un poco surrealistas, en el sentido de que hay cosas que hacen los protagonistas y que están un poco traídas por los pelos, como adivinar contraseñas, colarse en sitios, acercarse según a qué gente, cosas así.

Por lo demás, al menos a mí me mantuvo en vilo, sin saber qué pasaría, quién saldría triunfante al final (con Stephen King no puedes esperar que siempre ganen "los buenos" o al menos, que ganen sin pagar un muy alto precio a cambio).

Pues eso, que te animes a leer la novela, el enfrentamiento entre el detective retirado al borde del suicidio y el psicópata asesino que disfruta manejando a los demás y que aparentemente es un tipo de lo más agradable.

Máxima seguridad 1, 2012







Una prisión en el espacio, con los reclusos en hibernación, todos colocaditos cada uno en una especie de sarcófago. La hija del presidente de Estados Unidos la visita y para presumir de lo maravilloso del método, no se les ocurre más que "despertar" a uno de los reclusos. Uno de los guardaespaldas de la chica no ha entregado su arma, el recluso se la quita y ahí empieza la acción, porque no se le ocurre otra cosa más que "despertar" al resto de compañeros.

No saben (al menos de momento) que una de sus rehenes es la hija del presidente, la confunden con una doctora. Mientras, en la Tierra, le piden ayuda a un personaje que parece una mezcla de Kurt Russell en las películas de Rescate y Bruce Willis en las de Jungla de cristal (salvando las distancias, claro, es complicado llegar a la altura de esos dos en esos papeles, pero es para que te hagas una idea). Es un "tío" chulo, de humor corrosivo, va de tipo duro, de esos que le sueltan docena y media de puñetazos y se queda como si nada y él suelta el primero y te deja fuera de combate.

Pues eso, que el chaval va a salvar a la chica, aunque en realidad lo que quiere es salvar a un amigo que estaba recluído en esa prisión.

Película de acción con toques de humor. Palomitas, ya sabes.

Exam, 2009

 





Ocho candidatos en la prueba final para conseguir un magnífico puesto de trabajo. Un examen que dura ochenta minutos y consta de una sola pregunta. No pueden salir de la habitación, no pueden hablar con el examinador ni con el guardia de seguridad, no pueden estropear el folio de examen. Sólo hay un vencedor.

Pues eso es la película. Me ha recordado un poco a algunas novelas de Stephen King, sobre todo a La larga marcha y a Cujo, porque va subiendo en intensidad y van ocurriendo cosas de una forma muy "natural", con el ritmo preciso para ello. Es decir, si con lo que te he contado antes te digo algunas de las cosas que llegan a hacer los candidatos, te sorprenderías, pero si ves la película y cómo llegan desde el inicio hasta los diferentes puntos de inflexión, te resultaría casi normal lo que hacen.

La actitud de los candidatos va desde el ayudarse mutuamente hasta el querer eliminar a los demás, para ser el elegido o la elegida.

Lo curioso es que cuando el examinador sale de la habitación y giran el papel del examen, ven que está en blanco. No hay pregunta, al menos aparentemente.

Otra cosa curiosa es que ninguno de los presentes sabe exactamente en qué consiste el trabajo al que optan, sólo dan por sentado que es algo excepcional y por lo que vale la pena hacer lo que sea necesario.

Es importante escuchar con atención.

Si quieres saber la pregunta del examen, tendrás que ver la película.

The imitation game, 2014







Me gustó. Mucho.

Cuenta parte de la vida de Alan Turing. De su trabajo durante la Segunda Guerra Mundial para descifrar los códigos de Enigma, una máquina utilizada por los alemanes para comunicar entre otras cosas, ataques y sistemas de defensa.

Turing es elegido junto con otros criptógrafos, para intentar descifrar el código, tienen sólo 24 horas para hacerlo ya que al cabo de ese tiempo el código cambia y el trabajo del día no sirve para nada.

En lugar de ponerse a probar los millones de combinaciones posibles de Enigma, Turing lo que hace es crear una máquina capaz de hacerlo de una forma mucho más rápida que la mente humana. Para ello y a pesar de la oposición de casi todo el mundo, consigue fondos y personal. Pero han de pasar años para conseguir algún resultado.

No sé si Alan Turing era tal como se muestra en la película, una persona poco empática, especialista en matemáticas y criptografía, muy seguro de sus conocimientos y con pocas dotes sociales (diría que un Asperger), pero su tenacidad y la forma en que trabajó e ideó la máquina, Christopher, son admirables. Era cuando se le notaba más vivo, más intenso y lleno de energía, cuando intentaba mejorar el rendimiento de su máquina. Y llegado el momento, además, tuvo la entereza de tomar la difícil decisión de qué hacer con lo que habían logrado descifrar. Aunque ello supuso mucha presión para él y para su equipo.

Pues eso, que la veas, que vale la pena.


Shutter island, 2010








No acabó de gustarme, la verdad. No sé si es por la atmósfera, muy opresiva. La lluvia, las verjas, los acantilados, el faro, las habitaciones y la cripta. Me sentía un poco incómoda al verla y me sorprendían algunas de las escenas, era como si algo no encajara del todo.

Supongo que esperaba algo diferente, no lo sé, pero aún ahora al recordarla, no puedo evitar sentir un atisbo de incomodidad.

Un par de detectives van a Shutter island, donde se encuentra un centro de reclusión-hospital de criminales peligrosos con enfermedades mentales. Se ha escapado una de las internas y por eso se solicitan sus servicios, por decirlo de alguna forma.

Los dos policías encuentran todo muy extraño, como si les estuvieran ocultando información o algo por el estilo. No deja de ser curioso que piensen eso cuando les llamaron para pedirles ayuda, pero es la sensación que tienen. Algo raro sucede en Shutter island.

Dale una oportunidad, creo que mi falta de entusiasmo es más personal que otra cosa. Ya me contarás.

Divergente, 2014







Hay quien la compara con Los juegos del hambre, y supongo que hay ciertos paralelismos, sólo que aquí no es lo de matarse entre todos hasta que quede sólo uno.

Un mundo futuro, tras una cruenta guerra, la gente se divide en cinco facciones, según sea su naturaleza: verdad, abnegación, cordialidad, erudición y osadía. A la edad de 16 años a los jóvenes se les somete a una especie de test para saber a qué facción son afines, puede ser a la de sus padres o a otra diferente. Al día siguiente de la prueba, cada joven ha de elegir a que facción quiere ir, sea o no la que salió en su prueba.

Pues la protagonista no sabe qué es o qué elegir. Y cuando le hacen la prueba, en la que ella espera que le aclaren las dudas, va y le dicen que ella es una divergente, que da positivo en todas las facciones y que eso es malo, porque a los divergentes suelen matarles por ser diferentes a los demás. Así que le aconsejan que siga en la facción de abnegación, que es la de su familia. Y va la muchacha y al día siguiente se decanta por osadía. Y ahí empieza el meollo de la cuestión. Resulta que no basta con que elijas, es que tienes que pasar un aprendizaje y unas pruebas para ser aceptado en la facción elegida. Si no te aceptan, te conviertes en un marginado.

Y básicamente esa es la película, con la muchacha intentando esconder que es divergente, enamorándose del guaperas de turno (hay pocas escenas románticas, por fortuna) e intentando no quedar fuera de la facción.

Es entretenida, sobre todo las tres primeras partes de la película, con lo de la prueba, la elección y el entrenamiento. Después lo es, pero menos. Y es curioso, pero a pesar de no ser especialmente notable, me encontré estos últimos días con ganas de volver a verla.

Creo que es la primera de una trilogía. A ver cómo se desarrolla. Basada en la novela de Veronica Roth.


Al filo del abismo, 2012






Un hombre entra en un hotel, tiene una habitación ya reservada. Come abundantemente y tras consultar su reloj, sale por la ventana a la cornisa exterior. La gente que está en la calle empieza a darse cuenta del hecho. Se llama a la policía, se corta el tráfico, se preparan equipos especiales para tratar el tema... El posible suicida pide hablar con una mujer determinada, especialista en ese tipo de situaciones.

Hay un motivo por el que ese hombre está ahí y no es el evidente, no es saltar y acabar con su vida. Poco a poco lo irá desvelando, el motivo y las razones que le llevaron a estar donde está y hacer lo que hace.

Me sorprendió que se montara tanta parafernalia por un posible caso de suicidio, con un equipo que parecían los GEO o algo por el estilo, con puestos de mando y tantas historias. Yo esperaba como mucho un negociador y la hipercolchoneta con los bomberos en la calle. Pero los americanos lo hacen todo a lo grande, por lo que parece.

Entretenida.

Despertares, 1990










Robin Williams y Robert de Niro haciendo dos papeles magníficos, uno como un neurólogo que no ha tenido experiencia práctica y que empieza a trabajar en una clínica y el otro como uno de sus pacientes, que después de décadas "despierta" y vuelve a la vida en lugar de comportarse como un vegetal al que hay que hacerle todo y que no tiene capacidad de comunicarse con el mundo.

Es una película preciosa. Sé que decir que es preciosa suena ñoño, pero lo es. El médico torpón y desesperado porque no sabe qué hacer, que se pone a reflexionar sobre los historiales de los pacientes y trata de encontrar una mejora a su estado. Y lo consigue, sorprendentemente. Está basada en hechos reales, pero sin los empalagamientos que suelen acompañar a este tipo de películas.

Me gustó. Si tienes el corazoncito sensible, ten kleenex a mano. Por si acaso.

La isla, 2005






Es una película que ya había visto y reconozco que me gusta. Sobre todo la primera parte, con la candidez de los protagonistas, su aislamiento, la ilusión por ser los ganadores de la lotería diaria...

Guapos, sanos y perfectos. Bueno, algunos sólo sanos, porque no son muy agraciados, pero todos con una especie de aire como a limpio, inocencia, sinceridad.

Después cuando se descubre lo que verdaderamente ocurre y el "premio" de los ganadores, la cosa cambia. Empieza la acción y la lucha por la supervivencia en un entorno totalmente desconocido y para el que los protagonistas no están en absoluto preparados.

Para pasar un rato entretenido. (y Buscemi tiene un papel en la película, cosa que también es de agradecer)

Los juegos del hambre: Sinsajo, 2014








Siguen las aventuras y desventuras de Katniss. En esta parte sin Juegos del hambre y a riesgo de parecer una sádica, he de decir que los he echado de menos. La sensación general al acabar de verla es que ha sido una especie de puente-relleno hacia la parte que queda, el final. Y me temo que el final será "de tortas" sin más, pero bueno, a esperar y ver.

Si has visto las dos primeras, te toca ver esta también para seguir el hilo :)

Creo que si alguna vez se me da por volver a verlas seguidas, en plan maratón, la disfrutaré más.

Película de pre- o post- palomitas :)

Al filo del mañana, 2014






Peleas contra una especie de Aliens, los alfa y los omega. Hay que andarse con ojo porque tienen una gran ventaja que les hace casi indestructibles.

Lo mejor de la película: Tom Cruise muere una y otra vez. Es como una especie de "Atrapado en el tiempo (o el día de la marmota)" pero en plan bélico, el protagonista tiene que adquirir conocimientos y habilidades para matar al bicho principal y así salvar a la humanidad. Así que tiene que morir para volver al punto de partida e "intentarlo de nuevo".

Ver cómo Tom Cruise muere varias veces no es bastante incentivo como para volver a verla. Te recomendaría ver muchas otras antes que esta, aunque reconozco que puede dar para un rato de entretenimiento.

Las damas del fin del mundo, Angeles de Irisarri



Una lectura un tanto complicada. Mi primera experiencia de lectura conjunta. La autora, muy generosamente, puso en Internet sus libros a libre disposición de quien quisiera descargarlos. Y como Isi ya la conocía de haber leído antes algo suyo, propuso esta lectura conjunta.

Y me apunté. Y resulta que en mi lector se podían leer todos los libros menos justamente ese. Así que tocó cambio de formato, a pesar de que el formato original no daba problemas al lector con otros títulos y a leer pero ya con bastante retraso.

Vamos al meollo de la cuestión, que es el libro.

Lo fascinante de la historia, más que la historia en sí, es la mezcla de realidad y fantasía que presenta además de una forma de lo más natural. Es como si los personajes se encontraran en una especie de límite o limbo entre el mundo real y un mundo fantástico, con hadas, gnomos y prisiones de cristal que parecen estrellas o lunas. Personajes peculiares que parecen vivir en su propio mundo, limitado por sus circunstancias o sus elecciones. El muchacho, Alfonso, con sus estudios de la geografía, viviendo aislado de los demás, como un eremita. Mínimo, un hombre que siempre camina de espaldas y conoce el futuro pero no recuerda nada de su pasado. Diana, una muchacha peleona que vaga por los bosques con sus perros. El vikingo que va de país en país buscando sin éxito algún hijo bastardo que haya engendrado en sus tropelías...

Todos los personajes, tanto "reales" como fantásticos, se dan cita en Finisterre, residencia de doña Uzea.

Mi favorito: doña Andregoto. Por su silencio. Por volver a hablar treinta años más tarde. Por peleona a pesar de su edad. Y porque tiene ganas de hacer pis de forma muy oportuna. Si no lo entiendes, léelo y lo sabrás :)

Armageddon, 1998







Sí, la he visto una vez más. Y una vez más, me ha resultado entretenida. Y una vez más me ha sobrado (y mucho) la escenita tierna con las galletitas y el amor bajo las estrellas y todo eso. Lo sé, tiene que haber la típica historia de amor entre jóvenes maravillosos, pero es que se me hace tan empalagosa....

Aventuras y humor. Bruce Willis y Steve Buscemi  (ya sé que hay muchos otros y tal, pero son mis dos favoritos de la película). Mucha americanada con todo eso de salvar al mundo y ser fantásticos, ya sabes, lo de siempre.

La nota simpática es cuando leen las peticiones, todas parecen viables (incluso la de pernoctar durante un tiempo en la Casa Blanca) y tuercen el gesto y parecen consternados cuando se les pide que se exima a los perforadores de pagar impuestos en lo que les queda de vida. Un tanto sorprendente.

La nota tierna para mí es el tema principal de la película, que elegí como canción para mi hijo. Creo que ya te lo he contado, pero cuando me quedé embarazada una de las cosas que nos aconsejaron hacer es que cada uno (madre y padre), eligiera una canción para cantarle al niño, que ya escucha sonidos cuando el embarazo está avanzado. El bebé reconocería la música después de nacer. Yo elegí como canción de cuna la de Aerosmith. Y aunque no lo creas, de bebé mi niño reconocía la voz de Steve Tayler (y los aullidos de su madre intentando llegar a las notas altas).

Pues eso, que te la recomiendo. La película y la canción. No te aconsejo intentar cantarla. 

Ha nacido una estrella, una especie de epílogo



Buscando imágenes para poner en las entradas de las tres películas, me he encontrado con que hay una cuarta versión, dirigida por Clint Eastwood y estrenada el año pasado. O sea que tengo una pendiente.

Parece ser un musical, como las dos anteriores y la protagoniza Beyonce. Por lo que he leído, mantienen el argumento principal, de la chica que quiere triunfar y se enamora de la rutilante estrella que la ayuda en su camino hacia el éxito.

Pues eso, que cuarta versión pendiente. Posiblemente si no fuera por el director, ni me plantearía el verla.

Ha nacido una estrella, 1976







Pues sí, no hay dos sin tres. Esta tercera está protagonizada por Barbra Streisand y la protagonista también canta. Debo confesar que me resultó más agradable escucharla a ella que a Judy Garland. No porque Judy cante mal, no, sino porque me parece muy cansina escucharla mucho rato seguido.

La misma historia pero con cambios, el más notable el del final. Sigue siendo triste, aunque la forma de acabar sea distinta. He echado de menos que la protagonista no diga la misma frase final que en las otras dos películas.


Resumiendo: la mejor, para mí, la primera. Es la que recomiendo ver de las tres.

Ha nacido una estrella, 1954






Sí, una nueva versión. Protagonizada esta vez por Judy Garland. La protagonista no sueña con triunfar como actriz, sino como cantante. El protagonista es actor y consigue para ella un papel en un musical. Por lo demás, el guión es casi el mismo. La diferencia es que en este caso hay canciones cada dos por tres. Ella canta al principio con una orquesta humilde, canta por el medio cuando graba películas, canta al final... Llegó un momento en que pasaba las canciones, ya me resultaban cansinas.

El final lo mantienen, eso sí. Y sigue siendo triste. Aunque ella siga cantando.

Ha nacido una estrella, 1937










Una muchacha americana pueblerina sueña con ser actriz. Ayudada por su abuela, consigue ir a Hollywood, donde se da cuenta de que triunfar en la gran pantalla no es tan sencillo como ir a un estudio, pedir trabajo y por arte de magia protagonizar películas exitosas.

La necesidad le lleva a aceptar un trabajo como camarera en una fiesta privada, donde conoce por casualidad a la estrella masculina del momento, que además es un borrachín y un mujeriego. El la ayuda a empezar, le consigue una prueba, ella triunfa. Se enamoran, se casan y a medida que la fama y la popularidad de ella crecen, las de él van menguando. Hasta que la cosa acaba como acaba (muy triste el final).

A mí me gustó. Como casi todas las películas que suelo ver de esa época. Así que te la recomiendo.

Trilogía Regreso al futuro


Había visto sólo la primera y la verdad es que no me entusiasmó mucho cuando la vi. Pero decidí que merecía una segunda oportunidad. Y al final acabé viendo la trilogía.






Puedes decir lo que quieras y estar en contra, pero para mí, el personaje principal al menos de esta primera parte es el coche, el Delorean. Ni el científico despistado con pintas de Einstein ni el chavalín que hace piruetas con el monopatín. Ni siquiera el chucho encantador. El coche.

Me gustó mucho más que la primera vez que la vi. El que Marty pudiera ver personalmente cómo era la adolescencia de sus padres, que se diera cuenta de que muchas de las cosas que le dicen no son ciertas, sino más bien todo lo contrario "yo eso no lo hacía, yo eso no lo decía, bla, bla, bla"...

Es entretenida y si quieres ponerte un poco en plan filosófico, puedes seguir el hilo del pensamiento de Doc, sobre las paradojas y sobre la repercusión que el más mínimo detalle puede tener en el futuro.








Otra vez el Delorean, pero en esta ocasión, un poco tuneado. Se supone que en lugar de viajar al pasado, como en la primera parte, viajan al futuro, donde Marty verá cómo es su vida de adulto y como padre. Curiosidad: el año al que viajan es 2015. Detalles: cuidan mucho que no haya incongruencias con la primera parte. Dato: cuentan que Elijah Wood tuvo su primer papel en esta película, es uno de los dos niños que juegan con una máquina de videojuegos (no recuerdo el nombre del juego en concreto, aunque me lo dijeron).

Es muy diferente a la primera. En la primera, a pesar de que hay mucho humor, hay un cierto trasfondo de premura, Marty tiene una misión que cumplir y tiene un plazo de tiempo determinado para hacerlo. En esta segunda parte esa sensación como de presión desaparece, es como más comedia loca que otra cosa. Y me sigue gustando la filosofía de Doc :)






El Delorean en el viejo oeste. Lo que más me fascinó de esta tercera parte fue lo bien que se fundieron los tres espacios temporales (pasado, presente y futuro), las referencias perfectas y los tiempos muy cuidados. Aunque a decir verdad, eso también pasa en la segunda parte.

Es curioso que Doc, que tanto empeño ponía en no cambiar nada del tiempo para no provocar un colapso, quiera permanecer en el siglo XIX y es más, creando artilugios que le "faciliten" la vida. Simpáticas referencias a Clint Eastwood en su personaje de La trilogía del dólar (otra que tengo pendiente para ver).



A decir verdad, quedé un poco apenada al acabar de ver las tres películas. Porque no habrá una cuarta o al menos si la hay, no como estas, con esos protagonistas y ese candor siempre presente en las distintas historias.

Son un clásico "de palomitas", para ver toda la familia y pasar un rato entretenido.

Trilogía Cube


Ya había visto la primera, pero volví a verla para "redondear" la trilogía.






Como suele pasar (o al menos así lo creo), la primera es la mejor. No porque sea un peliculón ni nada de eso, sino por la originalidad del argumento: una serie de personas se despiertan encerradas en un cubo, en cada una de cuyas seis caras hay una especie de escotilla que lleva a otro cubo diferente. Así, explorando, se van encontrando y uniendo mentes para poder salir con vida de ese lugar, ya que además en algunos de los cubos hay trampas mortales.

Ninguno de ellos sabe cómo ha llegado hasta ahí o porqué ha sido elegido o elegida. Pero entre todos van proponiendo distintas ideas y trucos con el fin de encontrar una posible salida.









En la segunda parte, subtitulada como "El hipercubo", sucede lo mismo: personas que se encuentran encerradas en distintos cubos, que se van encontrando y que intentan salir. Solo que ahora el cubo no es "un cubo normal", sino un hipercubo o teseracto, con lo que a priori los cálculos y los planes se complican un poco más que en la primera parte. El final es ligeramente sorprendente. Y lo más interesante de toda la película en mi opinión, es lo referente al teseracto, sobre todo cuando aparece uno como por arte de magia y lo ves girar.






La tercera parte parece una precuela, empieza mostrándonos cosas relacionadas con los cubos, pero externas a ellos. Supongo que es un intento de explicar en parte el origen de esa construcción. En lugar de tener lugar todo el tiempo dentro de los cubos, la historia también tiene lugar fuera, en cierto modo no deja de ser como un cubículo más, ya que sus habitantes no salen de él con frecuencia y sus destinos no son muy agradables tampoco.

Personalmente creo que hay cosas que deberían dejarse como están. Quiero decir, cuando vi la primera película de la trilogía, me quedó la duda de saber cómo, cuándo, quién, por qué y sobre todo, que pasaría después del final (no quiero entrar en detalles para no fastidiar a nadie la película). Y creo que ese digamos "final abierto", pero final al fin y al cabo, es mucho mejor que lo que hacen en la tercera parte, donde los interrogantes siguen existiendo y lo que cuentan.... bueno, tampoco es algo que mejore mucho la historia, creo.



No son unas obras de arte, pero si tienes un par de horas sin saber qué ver o qué hacer, ver una de ellas puede resultarte entretenido. Bueno, no ser que seas de esas personas a quienes no les gusta ver cómo muere gente de formas un tanto peculiares.

La casa maldita, Bárbara Wood



Una novela ambientada en una mansión familiar, medio aislada del resto del mundo, con un clima frío, ventoso y lluvioso. Un secreto familiar que todos parecen conocer pero del que nadie dice ni una palabra. Una muchacha, miembro de esa familia, que vuelve al hogar tras haberlo abandonado de niña, cuando su madre huyó por algún misterioso motivo.

A priori tiene todos los ingredientes para al menos pasar un rato entretenido. Y al principio sí lo es, pero llega un momento en que tanto hablar del pasado, de lo que todos saben y nadie dice, llega a cansar. En lugar de ir aumentando la tensión y las ganas de saber qué demonios sucedió, lo que consigue la autora, en mi caso, es desear llegar a la página final para poder dejar atrás la lectura.

Por supuesto, el tal misterio no deja de ser "una bobada". Sí, entre comillas, pero bobada al fin y al cabo.

Así que si te apetece leer algo con una ambientación similar, sólo que bien lograda, te recomiendo que mejor que esta novela, leas Cumbres borrascosas.