domingo, 1 de febrero de 2015

La desaparición, Tim Krabbé



Es una novela corta, fácil de leer y de la que no se puede decir eso tan manido de "te mantiene en vilo", sino que despierta una cierta curiosidad que en cierto punto choca con el ritmo de la historia.

Pero bueno, voy a empezar desde el principio.

Di con este título por casualidad, leyendo sinopsis y esta me llamó la atención. También leí que se había hecho una adaptación cinematográfica, lo cual picó aún más mi curiosidad (y mi mala baba al pensar que si leía el libro después podría criticar la película, pero ya sabes, una es rosmona y no puede evitarlo).

Lo que leí era básicamente que una pareja de novios están de vacaciones y en su viaje hacia su destino paran en una estación de servicio. Allí la chica entra en la tienda para comprar unos refrescos, él se queda fuera repostando y estirando las piernas. Y no vuelve a verla más. Parece haberse esfumado en el aire.

Pues bien, el principio de la novela es esa. Las primeras páginas muestran cómo es la relación entre los dos, lo que ocurre, paso por paso, en la estación de servicio, contado por él. Y después hay una especie de corte y de salto temporal. El corte es para, de repente, contarnos cosas sobre otro personaje que no sabemos quién es ni lo que pinta en la historia, lo cual te deja con una sensación como de perplejidad. Y después el protagonista vuelve a tomar el hilo de la narración pero ocho años más tarde de la desaparición. Claro que a través de las páginas vas encontrando sentido (más o menos) a todo eso.

Y digo más o menos porque al cabo de ocho años el chico tiene otra relación seria, a pesar de no olvidar lo ocurrido. Y su forma de presentarnos esa relación y lo que siente, es cuando menos, curiosa. O al menos a mí me lo parece.

Y cuando leí el final, me di cuenta de que había visto o bien una película o bien un episodio de una serie donde pasaba algo parecido. Nada que ver con el resto de la historia, sólo con el final del todo, y la verdad es que en lo que vi (no recuerdo qué fue, exactamente), las cosas no acababan exactamente igual.

Pues eso, que si lo que recuerdo es la adaptación de la historia, no tiene mucho que ver, salvo eso (que no puedo especificar para no estropearte todo)

Lo recomiendo. No encarecidamente ni con ardor, pero sí como una forma de pasar una tarde leyendo. Isi, a ti no te gustará el final.

Magnicidios y atentados que cambiaron la Historia: el asesinato del zar Nicolás II



Mmmm, a ver. Ya te he dicho que me gusta la Historia (lo cual no quiere decir que sea una entendida ni nada de eso), así que en mi etapa Anastasiana, me puse a buscar información y encontré este documental.

Es corto, para el contenido que tiene. Y supongo que ahí está lo malo, en condensar en un puñado de minutos, muchísimos hechos. Nombres, fechas, lugares, acuerdos, batallas, más y más datos que parecen más un listado que una historia. Supongo que lo ideal habría sido hacer una serie de documentales para dar cabida a tanta información.

Como sea y salvando ese detalle, si te gustan este tipo de documentales, puedes echarle un vistazo. No es de lo mejor que he visto, pero no está mal del todo.

Ah, y por si no lo sabes, se encontraron hace unos años los restos de Anastasia (se confirmó a través de pruebas de ADN).

Anastasia, 1956









La había visto emitida por televisión hace muchos muchos muchos años (decenios). La historia y el misterio de Anastasia, su supuesta supervivencia del asesinato de su familia, siempre han sido un punto de interés. Y no sé cómo, al igual que hace un par de meses tuve una "etapa Tudor", se me dio por una etapa "Anastasia" y qué mejor que ver esta película en la que se "entrena" a una muchacha para hacerse pasar por la gran duquesa Anastasia.

Claro que al final ni ella ni el espectador sabemos si es o no Anastasia, porque hace algunos comentarios y tiene algunas costumbres que incluso convencen a su abuela.

Lo peor quizás el final, un tanto abrupto e inesperado. Pero ello no es óbice para dejar de disfrutar una película entretenida.

(Y ahora estoy recordando la versión de "El rey y yo" protagonizada por Yul Brinner)

Jezabel, 1938









Otra película que vuelvo a ver, otra apueta segura. Bette Davis haciendo de muchacha sureña caprichosa y malcriada. No en el estilo de Scarlett O'Hara, sino con un punto de más "mala leche" y de intentar quedar por encima de todos y de todo.

La imagen es de la protagonista con el famoso vestido rojo que dio principio a su declive tanto social como sentimental.

Otra buena opción para ver en una de estas tardes.

Eva al desnudo, 1950








Cansada de llevarme tantos chascos en cuanto a películas, decidí pasar unos días para ir "sobre seguro", así que volví a ver algunas de las que yo catalogo como clásicas.

En esta se nos presenta el mundo del teatro, actrices, autores, directores y todos los tejemanejes que se pueden hacer para poder llegar al estrellato.

Aparece además una Marilyn Monroe en uno de sus primeros papeles, haciendo de rubia tonta.

Para pasar un muy agradable rato, por ejemplo en una de estas tardes de tormenta.