domingo, 11 de enero de 2015

El primer abandono del año: Un juego de niños, Donna Tartt


Lo empecé a leer el año pasado, pero lo he dejado definitivamente este. A priori la historia tenía todos los ingredientes para hacerme pasar buenos ratos: un niño aparece muerto, colgado de un árbol y años más tarde su hermana se empecina en resolver su asesinato.

Y empieza bien, la verdad. Se muestra un claro cuadro de la familia, con sus cosas buenas y sus cosas malas, con las manías, tradiciones, distintas formas de reacción, etc. Lo de la muerte de Robin en sí ocupa poco menos que un párrafo, simplemente cuentan que no lo encuentran, se ponen a buscarlo y finalmente lo ven colgando del árbol, muerto. Nada más.

Pero después se convierte en la lentitud hecha novela. Lenta, lenta, lenta. Varios cientos de páginas leyendo y esperando que pasara algo, lo que fuera, pero se volvía una y otra vez a lo mismo: cómo era cada miembro de la familia. No se avanzaba en la narración, no había ritmo, no sucedía nada, simplemente que tal tía prefería a su sobrino antes que a su hija, que tal otra era un encanto y una persona muy dulce y nada más.

Anécdotas saltando de un personaje a otro, con la intención de que nos quedara claro por enésima vez cómo es cada uno. Seguí leyendo, esperando que ocurriera algo, que hubiera alguna cosa que no fuera más de lo mismo. Pero no.

Viendo que me quedaban varios cientos más de páginas por delante, decidí marcarme un límite: si cincuenta páginas más adelante la cosa seguía igual, lo dejaba. Y lo dejé.

No me gusta nada dejar libros sin leer. Me es muchísimo más fácil abandonar series que no me gustan o películas soporíferas. Pero siempre hago "un intento más" con la lectura. Por eso a la decepción de la historia en sí, se une una cierta decepción conmigo misma, ya que seguramente habrá un montón de personas que hayan leído la novela y les haya encantado.

Ni siquiera me quedó la intriga de saber qué le había pasado a Robin, quién, cómo y por qué le mató (o mataron). Creo que eso puede darte una idea de lo poco que me "enganchó" la historia.

Pues eso, Un juego de niños, escrito por Donna Tartt, el primer abandono del año. Ojalá también sea el último.

2 comentarios:

Margari dijo...

Pues es un libro que tengo bien fichadito. No lo descarto, pero voy advertida... Espero que la próxima lectura sea mejor.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Puede que a ti te guste, al menos así lo espero. Demasiado lento para mí.

Biquiños!