miércoles, 12 de noviembre de 2014

Esta mañana...


Rara vez recibo llamadas al teléfono fijo. Suelen ser de origen publicitario o equivocaciones.

Esta mañana ha sonado y me habla una mujer que decía llamarse Aurora, diciéndome que yo había tenido la suerte de haber sido elegida para un premio. Mosqueo. Me explicó que sólo 99 personas en toda España tendrían el premio que yo había ganado.

Y no era ni más ni menos que el equivalente a más de mil euros en apuestas de Euromillones. Es decir unas seiscientas apuestas o algo por el estilo (a estas alturas de la llamada ya no le hacía mucho caso, estaba ya a punto de colgar el teléfono). Y me aseguraban premio, hasta ciento sesenta millones de euros. Sí, así, por la cara.

Se oían de fondo multitud de conversaciones, era claramente una especie de centralita de llamadas. Y para rematar me dice que participar me costaría menos de sesenta euros. Ole por el premio. Obviamente le dije que no. Se escandalizó. Mira que rechazar el ganar millones de euros.... Seguí negándome, educadamente a pesar del obvio intento de timarme. Y al final tuve que colgar el teléfono de forma muy poco educada, ante la insistencia de la mujer.

Me he planteado la posibilidad de acercarme a la Policía y contar lo ocurrido, con el fin de que estén sobre aviso y se pueda hacer algo para alertar a la gente, porque seguro que más de una persona estará tan necesitada o será tan inocente, que caerá en la trampa. Pero ni tengo el teléfono desde el que me llamaron (mi fijo no tiene identificador de llamadas), ni puedo dar ningún dato sobre la persona que me llamó. Y no sé qué se podría hacer.

Así que escribo esta entrada por si le sirve de ayuda a alguien. Que la gente piense que nadie regala duros a cuatro pesetas, como dice mi madre, y que en tiempos de crisis como este, la gente está muy desesperada y tiende a no pensar y lanzarse ante lo que ve como una oportunidad de mejorar.


7 comentarios:

Margari dijo...

Gracias por avisar. Aunque yo no tengo tanta paciencia. Cuelgo antes...
Besotes!!!

osheaa dijo...

Bueno, yo aguanto según el día que tenga, que la paciencia tampoco es lo mío, no creas :)


Biquiños!

Segundo Ciclo dijo...

Mi tía, unos 80 años en aquel momento, recibió una llamada parecida, dándole un premio de un jamón. Para que se lo trajeran tenía que llamar a un número. Se lo dieron y lo hizo. Pagó tremenda factura de teléfono. El jamón, por supuesto, aún no llegó.

Segundo Ciclo dijo...

Mi tía, unos 80 años en aquel momento, recibió una llamada parecida, dándole un premio de un jamón. Para que se lo trajeran tenía que llamar a un número. Se lo dieron y lo hizo. Pagó tremenda factura de teléfono. El jamón, por supuesto, aún no llegó.

osheaa dijo...

La gente que abusa así de la inocencia de los demás, debería llevar un escarmiento.

Isi dijo...

Mira, aquí llaman mucho con cosas de esas raras de loterías y yo siempre hago lo que dice mi madre:

-Ud. ha ganado un premio de blablabla.
-Lo siento, pero no acepto regalos de deconocidos.

Fin de la conversación ;)
Ya no te pueden decir nada más jejeje.

Pero sí, supongo que habrá gente que por lo que sea pique, así que deberíamos todos estar sobre aviso.

osheaa dijo...

Pues aquí son más insistentes, o bien yo he tenido mala suerte, claro, porque aún por encima se indignan de que no quieras nada "gratis" y te tratan como tonta.

En fin...