miércoles, 1 de octubre de 2014

Lizzie Borden took an ax, 2014








Y esta es la película que dio pie a la reseña de therwis y consiguiente búsqueda de sangre y vísceras por mi parte.

No conocía mucho la historia de Lizzie Borden. De hecho, lo poco que sabía era a través de novelas policíacas en las que se nombraba el caso de refilón o bien salía parte de la tonadilla infantil nacida a partir de los asesinatos.

Sí, las tonadillas infantiles inglesas y americanas son bastante cruentas, todo sea dicho.

Bueno, el caso es que por alguna extraña razón tenía en mente que Lizzie era una niña cuando supuestamente mató a su padre y su madrastra, así que la primera sorpresa de la película fue ver que la protagonista estaba ya en los treinta y algo años. Y a pesar de que se muestra al padre como un hombre avaro, medio dominado por su segunda mujer y que vivía y hacía vivir a la familia en condiciones bastante incómodas, el personaje que realmente te cae mal (o al menos eso me pasó a mí), es Lizzie.

Parece la típica niña que monta berrinches cuando no consigue lo que quiere. Y aquí además se une el hecho de que no sólo no consigue lo que quiere sino que ve cómo su madrastra sí lo hace. Compra fiado sin permiso, roba chucherías y pequeñas cantidades de dinero (o no tantas si cree que se puede escapar fácilmente)... Hasta que un día decide matar a su madrastra y su padre, antes de que él siga dando dinero a la familia de su segunda mujer o que le siga comprando a ella más cosas.

En el juicio fue declarada no culpable. Pero todos creyeron y siguen creyendo que era culpable. Nadie entró en la casa esa mañana. Se le vio quemar el vestido que llevaba el día de los asesinatos. La mala relación con los muertos era bastante conocida. Ya tenía una cierta fama de problemática...

Vamos, que lo tenía todo en contra. Pero el veredicto fue no culpable.

Christina Ricci consigue reflejar muy bien el carácter retorcido de Lizzie y a veces pone unas caras de psicópata muy logradas.

Pues eso, si te interesa el tema, ahí la tienes para verla.

No hay comentarios: