jueves, 16 de octubre de 2014

Cuernos, Joe Hill



Del autor había leído El traje del muerto y En la hierba alta, este último escrito en colaboración con su padre, el famoso Stephen King.

Y por eso sabía que en sus novelas hay mucho de ultraterreno, fantasmas, demonios, posesiones y todo eso, pero con un suave baño de humor e ironía. Y eso hace que la lectura sea agradable y casi siempre con una media sonrisa en la boca.

En mi opinión, a Cuernos le sobran como doscientas páginas. Tengo que confesarte que disfruté muchísimo las primeras, era una mezcla de sorpresa, diversión y un pelín de morbo. Pero llega un momento en que se vuelve cansino, es como escuchar una y otra vez el mismo chiste. Como si alargara demasiado la receta que sabe que funciona. Porque consigue que te impliques con los personajes, que sientas curiosidad por saber cómo van a seguir adelante, cómo va a acabar todo, si bien o mal....

La historia es la siguiente: Ig despierta un día con cuernos en su frente. Cuernos de verdad. Piensa que es imposible tener cuernos, así que cree que lo que le pasa es que está enfermo (tal vez un tumor cerebral o algo así), y que es esa enfermedad la que le hace ver y sentir cosas inexistentes. Pero los cuernos son reales y causan una sorprendente reacción sobre los demás: hace que sean totalmente sinceros.

Ig es sospechoso y extraoficialmente culpable del asesinato de su novia de toda la vida, sucedido casi un año atrás. Aunque fue juzgado y declarado no culpable, todo el mundo piensa que sí mató a la muchacha. Y es gracias a los cuernos como se entera de lo ocurrido la noche en que Merrin murió.

Lo dicho, una primera parte divertida, interesante, que engancha, y una segunda parte en que la historia pierde fuerza, se hace repetitiva, cansina y hasta diría que decepcionante.


2 comentarios:

Margari dijo...

Pena que no terminara de escribir una novela redonda. La dejo pasar entonces.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Ya te digo que le sobran un par de cientos de páginas, alarga todo demasiado, satura. Pero el principio es original, divertido, intrigante, tiene de todo un poco.

A ver si con el tiempo y la experiencia va ajustando ese tipo de cosas.

Biquiños!