domingo, 14 de septiembre de 2014

La mujer invisible, 2013





Tengo pendiente el leer más clásicos de la literatura tanto española como extranjera. Por ejemplo, Los episodios nacionales de Galdós, que me atraen mucho desde que leí las reseñas de Isi. O los clásicos rusos, más conocidos como "los tochos". O los clásicos ingleses, como Shakespeare (he leído algunos sonetos nada más y fragmentos de algunas otras obras, pero nada entero) o Dickens.

Así que cuando leí la sinopsis de La mujer invisible, me dije "vaya, una película de faldas largas y además que trata de Dickens". Sonaba atractivo. Pues no lo es.

La película es leeeeeeeeeeeeeenta. La película es aburrííííííída. Dickens es un hombre sin mucho sentido común, inmaduro, con su vida centrada en escribir, representar, recitar y recibir aclamaciones populares. No sé si sería así en realidad, pero me parece una persona muy poco atractiva, la verdad. Y cruel, además. Esa crueldad que tienen las personas que quieren algo y lo toman, sin importar los "daños colaterales" que causen.

Largos paseos por unas playas inmensas que me recordaban el campo de fútbol de Oliver y Benji, interminable. Largos paseos por la campiña inglesa. Largas escenas con el personaje de Dickens dándose autobombo.

No me gustó nada de nada. A pesar de las faldas largas. A pesar de Dickens (o más bien a causa de).

No me pareció creíble la historia de supuesto amor entre Dickens y la joven actriz con la que se supone que tuvo un romance que duró como trece años o cosa así.

Pues nada, sigue la mala racha, no te la recomiendo.

2 comentarios:

Margari dijo...

PUes no la conocía. Y la hubiera visto si hubiera tropezado con ella. Pero después de leerte... Me parece que como no la echen por la tele, no le doy una oportunidad.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Me alegro de haberte ahorrado el trance (bueno, en mi opinión, claro)

Biquiños