domingo, 28 de septiembre de 2014

Espejo mortal, Dean R. Koontz



Una novela que aún no había leído del autor. Y curiosamente, en su desarrollo se hace alguna referencia a Los invasores de cuerpos y además hay un personaje que es seguidor de Star Trek.

Guiños aparte, la historia es curiosa. Un hombre que no recuerda quién es ni porqué está donde está, de repente siente la necesidad compulsiva de dirigirse a un sitio determinado, situado a un par de miles de kilómetros, en el otro extremo de Estados Unidos.

Cuando llega a su destino, se encuentra con su vida, su familia, su casa, el sitio al que pertenece. Solo que en esa casa hay un hombre exactamente igual a él, que siente que ha usurpado su lugar en la vida y se ha apoderado de su mujer y sus hijas.

Se enfrentan y a partir de ahí las cosas se van complicando para todos, llegando a un extremo en el que parece no haber salida para ninguno de los protagonistas.

La única pega que le encontraría sería la perfección de los personajes. Son buenos, inteligentes, dulces, simpáticos, pacientes y maravillosos. Si yo estoy agobiada, sin dormir, me persiguen varias personas con el fin de matarme, la gente a la que quiero va cayendo como moscas sin saber el motivo y voy con dos niñas pequeñas, sinceramente no tengo ánimos para ser superestupendadelamuerte y rodearme de un halo de perfección.

Todos se quieren, se comprenden y se apoyan y no hay ningún problema. A las niñas nunca les han reñido ni gritado ni nada porque ellas no lo necesitan, les basta con saber que han defraudado a sus padres para sentirse mal. Anda ya.

Pues salvo ese detalle tan perfecto, la historia es interesante y te mantiene en vilo sin saber qué va a pasar o a quién le va a pasar. Como casi todas las del autor, vamos.

2 comentarios:

Margari dijo...

No sé, no sé... Esa perfección de los personajes no me atrae nada. Creo que mejor será buscar otro libro del autor.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Son tan buenos, tan buenos, tan buenos, que a mí me resultan odiosos :)