lunes, 18 de agosto de 2014

La comida y yo.


No, no voy a hablarte de recetas. Las recetas estaban en mi primer blog, que borré hace ya tiempo. Sólo se salvaron dos, que están en el blog hermano de este, Teselas , donde también están varios de los que yo llamo cuentos que escribí hace mucho, mucho tiempo. No recuerdo que haya mucho más, lo dejé a su rumbo cuando empecé este, pero bueno, tampoco es que haya gran cosa, un par de recetas, los cuentos y posiblemente alguna de mis divagaciones del momento. (Pausa para recordar las recetas perdidas, de las galletas de nutella que se hacían en unos diez minutos, la tarta de piña, las galletas de naranja, la tarta tramposa, el salpicón de marisco...)

Lo había empezado para utilizarlo como una especie de caja de resonancia, donde dejar pensamientos, sentimientos, ideas, bobadas y demás. Quería que en ese simplemente aparecieran datos y opiniones sin más, pero me di cuenta de que si quería dar mi opinión sobre algo que viera, leyera o escuchara, tenía que dejar una parte pequeña de mí en la entrada, dejarme ver al menos un poco, con lo que la idea inicial de separar las cosas en dos blogs, naufragó casi al empezar el viaje.

Pero como siempre, me estoy yendo por las ramas. Quería hablarte de una faceta oscura de mi vida: soy seguidora de los concursos de cocina. Sï, como lo lees. Yo, que sólo sé cocinar cuatro cosas contadas (pero las cuatro bien, que conste), me pirro por Masterchef , Top chef, Deja sitio para el postre e incluso La cocina del infierno. Además y por si fuera poco, he pasado una etapa de Crónicas carnívoras, pero ver al pobre Adam casi a punto de reventar me hacía sentir incómoda a mí (pura empatía, sí), así que lo dejé (pero sin dejar de pensar recursivamente en ese donut gigante, bañado en esa salsa de naranja, ainssss).

He visto los concursos varias veces. Lo curioso es que lo que se llama la alta cocina me cabrea. Ver que cogen un cesto enorme lleno de cosas y que al final acaban con un bocadito de nada en medio del plato, me enfada. Y además porque la mayor parte de las cosas que conforman el bocadito son fruslerías "aire de nosequé" "espuma de nosecuánto" etc etc.

Vamos, que te gastas unos doscientos euros (con la bebida incluída) en un menú degustación y sales del restaurante con la sensación de haber comido un par de canapés y además de sabor muy raro. Una cosa que me llamó la atención (y que demuestra el poco mundo que tengo), es el hecho de que te cobren el cubierto aparte. Es decir, te cobran el plato, tenedor, cuchillo y cuchara. En  algunos sitios también cobran aparte el pan. En la vida pensé que eso pudiera suceder. Sí, lo sé, parezco una paleta de pueblo, pero lo que no sé, pues no lo sé.

O ves que en el programa de repostería todo, todo lleva chocolate. Y ves cómo lo atemperan, sobre la mesa donde poco antes estaban dibujando con tizas. Yo no soy una gran amante del chocolate, afortunadamente, porque no sé yo si seguiría comiendo mucho después de ver cómo lo tratan algunos.

Pues eso, que no me gusta pero me encanta. Así soy yo.

4 comentarios:

Margari dijo...

Yo en cambio no sigo ninguno de estos concursos. Aunque la verdad es que apenas veo la tv... Pero a Karlos Arguiñano sí que le sigo. Creo ya que por costumbre, que cuando era pequeña mi madre siempre veía este programa. Y sus recetas suelen gustarme, que suelen ser sencillitas y con un plato bien llenito, que es lo que me gusta a mí. Eso de estar buscando en el plato lo que ha puesto...
Besotes!!!

osheaa dijo...

Ah, no, yo no los veía en televisión. En mi casa en la tele sólo dibujos animados :)

En cuanto a Karlos Arguiñano, dejé de verlo después de que perpetró un pulpo a la gallega que si lo hace aquí, tiene que salir corriendo no, lo siguiente, porque era una fuente llena de seiscientas clases de lechuga con dos o tres rodajitas de pulpo encima... eso es sacrilegio imperdonable. He dicho.

Biquiños :)

Hypnose dijo...

A mi también me gusta ver algunos de estos programas, en español, claro, sin embargo Pablo los ve en inglés, de hecho estamos viendo Masterchef jajaja también me da coraje que preparen un platazo to grande y luego la comida sea una nimiedad!! pero esto que esss!!!

osheaa dijo...

Hola niña!

MI nivel de inglés no es suficiente para entender las broncas del chef Gordon en versión original, lástima.

La comida una nimiedad y la mitad suelen ser hierbajos, además, snifff

Biquiños a los dos