viernes, 29 de agosto de 2014

Dos historias para no dormir, Stephen King



No, no, tranquilidad, calma y sosiego, que después de leerlas se puede dormir tan ricamente y sin pesadillas ni nada de eso. Es un título un tanto exagerado, nada más.

Pues eso, dos historias que personalmente creo que no son lo mejor del autor. La primera ya la conocía, la había leído en una recopilación de relatos cortos. La segunda no la conocía pero creo que no me hubiera perdido nada de seguir así.

La balsa.- dos parejas de estudiantes universitarios, en plena medio-borrachera, deciden, en octubre, justo antes de las primeras nevadas, darse un baño en un lago en el que hay una de esas plataformas en medio. Pues allá van. Hay una mancha redonda en la superficie del auga, que parece de aceite pero no, es un ente que lo que quiere es merendárselos uno a uno. Y ahí quedan atrapados, en ropa interior, empapados después de haber llegado a nado y sin que nadie sepa dónde están.

Nona- supongo que con este relato el autor quiso hacernos dudar de si Nona, la mujer rata, ha existido o simplemente ha sido producto de la imaginación del protagonista del relato. No me gustó, la verdad, es aburrido, soso, muy lineal y el final que se supone que debe ser sorprendente, pues no lo es en absoluto.

Como he repetido muchas veces, los relatos cortos no suelen gustarme (la excepción son los de Rosamunde Pilcher), y esta lectura es un argumento más para evitarlos.

Este autor tiene muchas otras novelas publicadas que le dan chorrocientas vueltas a este.

2 comentarios:

Margari dijo...

Me queda mucho por leer de King, así que estos relatos los descarto, que no me han llamado nada.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Es lo bueno de ser prolífico, si una cosa no te gusta, tienes bastante más donde elegir.

Biquiños, Margari