jueves, 31 de julio de 2014

¿Dónde te escondes? Mary Higgins Clark


Ya lo sé, te dije varias veces que de esta autora mejor no leer muchas novelas seguidas porque puedes empacharte y si las dosificas, las disfrutas.

Pero tengo una buena razón para haberme saltado esa norma a la torera y es que leí la sinopsis de esta novela y me llamó tanto la atención que no pude ni quise resistirme.

Mack es un universitario que lo tiene todo: buen estudiante, simpático, guapo, sociable, educado,  de familia más que acomodada, se lleva bien con todo el mundo... y de repente, sin más, un día desaparece.

Cada año, en el día de la madre, hace una llamada a su casa, a su familia. Se limita a decir que está bien y cuelga. Así hasta el año siguiente. No da explicaciones ni contesta preguntas: llama, dice unas frases para indicar que todo va bien y cuelga.

Diez años después de su desaparición, su hermana Carolyn decide buscarle. Sabe que es algo complicado, por una parte ha pasado mucho tiempo y por otra, en su momento tanto la policía como un investigador privado estuvieron buscándole y no encontraron nada, ni rastro de él. Lo que Carolyn no sabe es que ha iniciado una cadena de acontecimientos sorprendentes.

A ver, ¿no te intriga saber qué ha pasado?¿por qué llama ese día y deja un mensaje breve y nada más?¿por qué nadie le ha encontrado, nadie le ha visto ni de casualidad? Y si lo que quería era desaparecer sin más, ¿qué motivos tenía? ¿por qué sigue martirizando a su madre con la llamada anual en lugar de simplemente dejar todo atrás?

Pues en cierto modo me ha decepcionado. Por una parte porque antes de llegar a la mitad de la historia, ya sabes (o al menos intuyes) lo de las llamadas. Porque el personaje de Carolyn es tonto. A ver, una abogada, que ha estado trabajando un tiempo con un juez y no sabe que si recibe una orden pidiendo que entregue determinados artículos, tiene que hacerlo? Pues no lo sabe, va y le dice a la policía que tiene que consultar con su abogado para saber qué es lo que tiene que hacer. Otra cosa que me ha resultado chocante y me ha repelido un poco es su obsesión por qué ropa ponerse en cada ocasión. Y me refiero a por ejemplo ir a comer con una amiga o ir a visitar a su madre, nada de fiestas de tiros largos ni cosa por el estilo.

El final me resultó decepcionante. Todo el tiempo buscando por aquí y por allá todo el mundo (Carolyn, la policía, el investigador privado) y de repente es como si se sacara la solución de una chistera, casi sin sentido, la verdad. Y todos se dan cuenta al mismo tiempo, para más inri.

Así que toda la expectativa que me había generado la originalidad del tema de la desaparición con la llamada anual, quedó en agua de borrajas. Casi me dan ganas de contarte todo lo que pasa, para que veas lo "chof" que te puedes quedar al leerlo, pero no lo haré, no soy tan mala (aún).

viernes, 25 de julio de 2014

Celda 211, 2009








Esta película la tenía pendiente desde hacía ya un tiempo. Y por fin me animé a verla, eso sí, con un cierto empujoncito que me dieron.

Para hablar de ella, tengo que hacer una especie de mini-spoiler, así que por si acaso no quieres leerlo, diré ya aquí que me gustó, mucho, a pesar de la dureza del tema y que la recomiendo, aun a las personas que, como me pasó a mí, sientan un pequeño freno a verla.

Supongo que todo el mundo dirá lo mismo, pero qué gran actuación de Luis Tosar. Bueno, y de todos los demás, que no creas que por tener papeles menos prominentes su trabajo pasa desapercibido, pero Tosar es para mención aparte, la verdad.

Bueno, pues te aviso, si sigues leyendo, te enterarás de una cosita, no que destripa toda la película, pero sí que es una cosita que tal vez no quieras saber.

Mi idea de la trama era que el papel de Tosar era similar al de Redford en Brubaker, es decir, que se infiltraba en una cárcel para ver qué era lo que pasaba desde dentro. Pues no. Va de un chaval que empieza al día siguiente como carcelero y se acerca a la prisión para ir conociendo las rutinas y demás, con tan mala suerte que le pilla por medio un motín y queda encerrado con los prisioneros. Para sobrevivir, se hace pasar por uno de ellos, "el de la 211", que después será conocido como "el calzones".

La película está muy bien, las interpretaciones muy bien, la trama, el vestuario, las localizaciones y demás. El fallo que le vi es precisamente el mini-spoiler.

A ver, yo tengo un hijo y estando embarazada de seis meses, no se me ocurriría meterme en medio de una manifestación. Como mucho, estaría un tanto apartada en un lugar seguro para mí y para mi bebé, nunca en primera línea y pegada a unos barrotes, con gente empujando desde detrás.

También es cierto que si no fuera por esa incongruencia, la película habría sido totalmente distinta o puede que incluso "no hubiera sido". Me da que quien escribió esa escena del guión no estuvo nunca embarazado o embarazada.

Pues eso, con esa salvedad, nada que objetar. Eso sí, no es una película apta para personas sensibles, es dura.

Aún así, vuelvo a repetir que te la recomiendo.

Fuego blanco, Preston y Child


Ya sabes que el agente Pendergast es uno de mis personajes favoritos de ficción. Anoche, bueno, más bien esta madrugada (a las seis y media seguía yo sin pegar ojo, dando vueltas en cama), acabé de leer la última novela protagonizada por el agente especial del F.B.I.

Y me llevé una agradable sorpresa. Así como en la trilogía de Helen (dedicada a la fallecida esposa del agente), tuve la sensación de que a los autores "se les iba la pinza un rato largo", en esta novela parece que ya se toman las cosas con más normalidad. Nada de grupos neonazis ni historias raras y casi incoherentes. Un pirómano en la actualidad y unos asesinos de hace más de un siglo y nada más.

En este  caso el co-protagonismo corre de la mano de Corrie Swanson, que investigando para una tesis con la que quiere ganar un premio y una beca, descubre que unos mineros supuestamente atacados por un oso más de un siglo antes, realmente fueron asesinados por otras personas. Eso, junto con el inicio de una serie de incendios con víctimas, es el hilo conductor de esta nueva aventura.

Corrie sigue siendo impulsiva y con genio vivo, a pesar de intentar cubrirse de un cierto barniz de seriedad. Pendergast sigue siendo tal cual, ácido, frío y cerebral, aunque los autores al final tratan de mostrar un lado suyo más emotivo (sin conseguirlo, en mi opinión).

Y todo ello a pesar de las referencias a Conan Doyle y Sherlock Holmes, que, aunque reconozco que tiene ciertas cosas en común con Pendergast, es un personaje que no acaba de agradarme, sinceramente.

Asesinos, incendios, osos, huesos, militares retirados, multimillonarios, mansiones, viajes en el tiempo, serpientes de cascabel, cabezas de perro... son parte de las cosas que puedes encontrar en la lectura de esta novela.

Ahora, a esperar la siguiente novela de Pendergast, si la hay.

jueves, 24 de julio de 2014

Perseguida por toda la ciudad, Mary Higgins Clark



Otro de los tìtulos de la autora que no había leído.  Y como todos los anteriores, una lectura amena, rápida y entretenida.

Laurie es secuestrada cuando tiene cuatro años y no la liberan hasta dos años después. Como defensa ante lo que le hicieron sus captores, ha desarrollado una especie de personalidad alternativa, que, a la vuelta a casa, desaparece ya que no es necesaria y se siente de nuevo a salvo.

Cuando sus padres mueren en un accidente, su otra personalidad aparece como defensa ya que se siente culpable. El ser culpada del asesinato de uno de sus profesores, no ayuda, la verdad.



Y así se va desarrollando la historia. Si has leído ya algo de la autora, ya sabes qué esperar. Creo que ya he comentado antes que leer dos o más novelas de la autora satura porque da la impresión de ser más de lo mismo. Sin embargo, dejando un tiempo entre lectura y lectura, es un entretenimiento muy agradable. Y yo la verdad es que disfruté de la lectura de esta novela. Te recomiendo cualquiera de esta autora para pasar un rato de lectura veraniega.

Non-stop, sin escalas. 2014




La película es mucho más interesante de lo que da a entender la sinopsis. Es un policía que va en un vuelo transoceánico y que recibe un sms diciendo que si no se transfieren 150 millones de dólares a una cuenta determinada en veinte minutos, morirá uno de los pasajeros del avión, y así cada veinte minutos hasta lograr el dinero.

Sabiendo eso, la verdad es que no me sentía especialmente predispuesta a verla, pero me convencieron y la vimos. Y la verdad es que me mantuvo en vilo todo el rato. El pobre policía ve cómo se va liando la situación y cuanto más quiere hacer las cosas bien, peor se le ponen. Sólo cuenta con el apoyo de su compañera de asiento y de una de las azafatas (la misma actriz que hace de lady Mary en Downton Abbey).

Cuando la cuenta atrás va acabando, te preguntas cómo será posible para el asesino llevar a cabo su amenaza, más cuando llega un momento en que el policía fuerza las cosas para que sea casi imposible. Después de todo, es un avión y no es tan complicado controlar a los pasajeros, si están todos en su sitio y con las manos a la vista, ¿no?

Pues eso, que es muy entretenida, que si te pasa como a mí, estarás en plan "sufriendo" todo el tiempo, pensando qué se le va a torcer al pobre hombre y sin ver mucha salida a la situación. Y no te cuento más, una noche de estas, estando cómodamente en el sofá la ves y después me cuentas qué te ha parecido. Espero que la disfrutes tanto como yo.

Ah, y si te gustan las pelirrojas, salen unas cuantas, eso sí, sin patines.

Bitelchus, 1988




Sigo con las reseñas pendientes de estos días. Le toca a Bitelchus, película de Tim Burton.

Una pareja recién muerta quiere expulsar a los nuevos habitantes de su casa (de la cual no pueden salir) y para eso, piden ayuda a Bitelchus, qué más bien da problemas que soluciones.

Sinceramente, no me ha gustado demasiado, tengo la sensación de que no ha llevado muy bien el paso del tiempo. Los chistes y las situaciones supuestamente graciosas me parecieron muy infantiles, la verdad. Lo que sí me gustó fue el estilismo del personaje de Winona Ryder, en plan gótica pija, pero por lo demás la película la vi sin pena ni gloria.

Por si la viste y te gustó, hay una serie televisiva sobre Bitelchus.

domingo, 20 de julio de 2014

La vida de los otros, 2006






Tampoco estoy muy segura de poder decir que la vi. La primera hora o así, sí que la vi. Después a los poquitos. Porque no pasaba nada, la verdad.

República Democrática Alemana (antes de la caída del muro, claro, después dejó de existir). La stasi empieza a espiar a una pareja formada por un escritor de obras de teatro y la actriz principal de sus obras. Sospechan de su lealtad al partido y a la patria.

Pues eso, esperando una hora a que pasara algo. Y no pasó. Lenta, muy lenta. Y sí, puede que sea una obra de arte del cine o lo que sea, pero a mí me cansó. Y vale también que muestra el estado en que vivian los alemanes de la RDA hasta la caída del muro, pero... no acabamos de verla.

No te la recomiendo, sinceramente. Y menos que la veas de noche y con algo de sueño. Eso sí, tiene un montón de premios internacionales y todo eso. Tú decides.

Series


Navy, investigación criminal




Serie coral, del estilo de Mentes criminales. Los protagonistas se dedican a investigar crímenes o asuntos poco claros que involucran a personal de la marina o el ejército estadounidense.

Sólo he visto de momento dos episodios, los dos de la primera temporada. Y he empatizado con los personajes que se dedican a la práctica forense. O sea el forense en sí, que va de un lugar a otro estudiando cadáveres y después practicándoles la autopsia y Abby, que se dedica a labor de análisis en el laboratorio.

Por ahora pinta bien. Aunque me temo que hasta que acabe de ver Mentes criminales no veré muchos episodios de esta. No porque no me guste sino más bien porque Mentes me gusta demasiado. No obstante, está bien tener una serie similar "en la recámara".



Expediente X








Pues sí, debo de ser una de las pocas personas que no había visto ningún episodio de Expediente X. Ahora puedo decir que he visto uno. Y supongo que con el tiempo veré algunos más, si no toda la serie.

La única pega que le encuentro es el hecho de que no da soluciones a los misterios que propone. Tienes la visión  de cada uno de los protagonistas (hasta donde yo sé, opiniones muy divergentes) y ya está.

La verdad es que un capítulo es poco para hacerse a la idea, en cuanto vea más te haré saber mis segundas impresiones.

Re-visión


Se avecina una puesta al día en las entradas del blog, con todo lo que hemos visto, escuchado y leído estos últimos días.

Empiezo contándote lo que vimos pero yo ya conocia por haber visto antes.


La familia Addams, 1991

Cuando no sabes qué ver y te apetece pasar un rato divertido, es una apuesta segura. Y para todos los públicos. La reseña aquí http://verleeryescuchar.blogspot.com.es/2013/12/la-familia-addams-i-y-ii.html

Chicken run, evasión en la granja, 2000






¿Has visto La gran evasión, esa gran película protagonizada por Steve McQueen? (si no la has visto, ya estás tardando). Pues es lo mismo, pero con pollos y gallinas de plastilina. Hasta reproducen la escena de la celda de castigo, haciendo rebotar una y otra vez la pelotita contra la pared.

En lugar de en un campo de concentración alemán, en este caso se quiere escapar de una granja en la cual las gallinas tienen los días contados. Prueban todas las formas que se les ocurre, hasta que conocen a un joven gallo que sabe volar y se compromete a enseñarles.

No dudo en recomendarte la original, La gran evasión, a pesar de que el cine de fondo bélico no es precisamente de mi agrado. Es un clásico y tiene de todo un poco.

Esta otra... bueno, será que yo había votado por ver Gru otra vez, pero como que no acaba de convencerme.


Gru, mi villano favorito, 2010

Después de ver Chicken run y utilizándolo como excusa para acostarse más tarde, nos pusimos a ver de nuevo Gru, mi villano favorito. http://verleeryescuchar.blogspot.com.es/2014/01/gru-2010-y-gru-2-2013-mi-villano.html


Turbo, 2013




Esta la había visto en el cine, con mi niño. Pero eso no fue obstáculo para que sugiriera (él) verla de nuevo la noche siguiente a la de Gru.

Turbo cuenta la historia de un caracol fascinado con la velocidad, que por accidente consigue precisamente eso, velocidad, correr a cientos de kilómetros por hora.

Así que acaba inscrito para correr las 500 millas de Indianápolis, donde descubrirá que el mundo de las carreras de velocidad no es tal como se lo imaginaba.

Es una película simpática, para pasar el rato, pasable. No es de mis favoritas. Vería con más gusto Gru por tercera vez, o Wall-E por enésima (sí, he perdido la cuenta de las veces que la he visto), antes que volver a ver Turbo.

Con esto no quiero decir que sea mala, sino que "psché".


Scream, 1996




La verdad es que no la vimos entera. No porque no nos gustara sino porque el volumen oscilaba tanto (altísimo en escenas de música, persecuciones y demás y bajísimo en los diálogos), que nos cansamos de subir y bajar la voz, el estar pendiente nos arruinaba un poco la película.

Yo la vi hace muchos años, es la típica película de asesino que va acabando con los amigos y familiares de la protagonista, uno a uno y con los clásicos clichés de este tipo de cine. Desde ese punto de vista no defrauda, es exactamente lo que esperas de ella. Película de palomitas.

Por cierto, creo que se va a rodar Scream 5. Sidney (la protagonista) parece dura de matar, ¿verdad?.


Juegos salvajes, 1998




Me gustan mucho los giros de guión . Y para alguien a quien le pasa eso, esta película está muy bien. Debido a ello no voy a contarte mucho del argumento, sólo decirte que un profesor de un instituto de clase alta es acusado de violación por parte de una de las estudiantes. Nada más. Bueno, no voy a contarte nada más, pero ocurren muchas más cosas. Y algunas sorprendentes.

Ya la había visto, pero fue agradable verla de nuevo e ir comentando cosas sobre ella. De hecho, ver a Neve Campbell nos hizo ponernos a ver Scream uno o dos días después.

Me gustaría poder contarte más sobre la historia, pero eso haría que te la estropeara si después decides verla. A mí me resultó sorprendente, la verdad. Incluso en este segundo visionado.

Así que ya sabes, si también te gustan las cosas sorprendentes en las historias, apúntate el título.


Elfen lied, serie.




Cuando le recomiendas algo a alguien, lo haces con la esperanza y un mínimo de convencimiento de que le gustará. Este es el caso de Elfen lied.

Hacía muchos años que había visto la serie y me gustó mucho. Así que la recomendé, bastante segura de que le gustaría. Lo que no me imaginaba era que le gustaría tanto.

Vimos los trece episodios (de unos veinticinco minutos cada uno) en dos noches. La verdad es que viendo cómo comienza la serie, el primer impulso es dejar de verla, creyendo que va a ser todo en plan "gore" con cabezas y extremidades cortadas, sangre manando por todas partes y demás. Pero no es así. En la historia de la protagonista hay momentos de violencia, sí, pero priman los demás. Su inocencia, su dulzura, su simpatía, su espíritu infantil hace que le tomes cariño casi de inmediato (bueno, a partir de la mitad del primer episodio más bien).

La primera vez que la vi también fue así, en plan "atracón". Porque gusta. Porque una parte de ti quiere ver un episodio más y otra piensa en lo poco que queda por ver y quiere alargarlo más.

Te la recomiendo, subrayando de nuevo el que los primeros minutos no son muestra de lo que sucederá a lo largo de los episodios (sí hay escenas de lucha y demás, pero cuando son necesarias y no tan extremas como la primera).

Si lo que te gusta son este tipo de dibujos (orejillas puntiagudas, ojos enormes y dulzura), me han dicho que Chobits es una serie así, pero en plan más inocentón. Sigo recomendándote Elfen lied, eso sí. Ah, y no es para niños pequeños, te lo digo por si se te ocurre verla en familia.

------------------------

Y hasta aquí todo lo que he re-visto.




martes, 15 de julio de 2014

Invicto 2, 2006








Esta película tiene como reminiscencias de Death Race. Pero el lugar de provocar la encarcelación de un inocente para que sea piloto de coches, lo hacen para que pelee en un ring de boxeo en el que las reglas son: no quitar los ojos, no tirar del pelo.

Pues eso, que meten en prisión a un boxeador famoso en sus tiempos, para que pelee contra el campeón carcelario ya que los rivales que le encuentran no están a la altura y no le duran ni un asalto. Y, como en la película de carreras, pues pelea y te soltamos.

Lo mejor de la película (por no decir lo único bueno), son las escenas de las peleas, por las acrobacias que hace "el malo", es capaz de saltar y en la caída dar dos o tres golpes, girando al mismo tiempo. Es increíble.

Aquí te dejo un enlace a youtube, donde puedes ver algunas de las escenas de la película.

Si no te gustan las películas de peleas y tal, no la veas. Más que nada porque ni siquiera tiene toques de humor que la hagan más llevadera. Eso sí, si admiras las acrobacias gimnásticas, échale un vistazo al vídeo de youtube, pensando que todos esos saltos y movimientos los ejecuta el actor, sin ayuda de la tecnología para hacerlos tan increíbles.

Nosotros tres, Dean R. Koontz (relato corto)



Normalmente escapo de los relatos cortos como de las duchas de aceite hirviendo. Salvo los escritos por Rosamunde Pilcher, raras veces encuentro alguno que me guste. Así que cuando vi este, tuve mis dudas, a pesar de lo mucho que me gusta la forma de escribir de Koontz.

Son sólo una docena de páginas en las que casi de refilón se nos presenta el fin de la humanidad tal como la conocemos y el inicio de una nueva raza de seres, encarnados por tres niños, preadolescentes, que se creen sobrehumanos (y en cierto modo, lo son). La soberbia de la niña hace que pasen de ser los cazadores a ser la posible presa de una especie teóricamente superior a ellos y que provocará su extinción en un puñado de semanas.

No es que la temática sea muy bonita, es que me sorprende la forma en que con un par de párrafos queda reflejado todo lo que esos niños han hecho, sus motivaciones y la forma en que se plantean su futuro.

Pues eso, sólo unas páginas que no te quitarán mucho tiempo, en el peor de los casos.

Dos de música


Hoy te dejo dos enlaces de música, muy distintos entre sí. Tienen en común que no habría escuchado música de esos grupos ni de esos estilos si no me la hubieran recomendado.

https://www.youtube.com/watch?v=zRVrQsdWDds

https://www.youtube.com/watch?v=QtPQ_QJpFIU

Son bastante conocidas, espero que te gusten

martes, 8 de julio de 2014

Funny games, 1997





Pues no he tardado mucho en ver la versión original. Es del mismo director, Michael Haneke y la verdad es que al principio tuve que asegurarme de que esta era una película distinta, porque empezaba exactamente igual que la de 2007.

No sólo en el comienzo sino a lo largo de toda la película se repiten los mismos planos y casi todos los diálogos. Los cambios que hay, además, son más bien por motivos "sociales" que otra cosa, por ejemplo, hay un momento en que uno de los chicos le pide a la mujer que rece una oración, que es diferente en una película que en otra.

Creía que al ser casi calcos y no haber pasado mucho tiempo desde que vi la otra, me aburriría. Además, ya sabía lo que iba a pasar y conocía el final. Pero no. Por alguna razón de la que no soy consciente, la historia me atrapa. Aún sabiendo lo que pasará, aún haciendo poco tiempo que la había visto, no pude dejar de disfrutarla.

Creo que es por lo plausible de lo que pasa. A ver, es una película, ya sabemos que en casi todas hay siempre cosas que es imposible que ocurran en la realidad, o más que imposibles, improbables. Pero no puedo dejar de pensar lo normal de las situaciones que se van sucediendo: una ve a un vecino con un par de chicos. Uno de esos chicos acude a casa a pedir huevos porque la vecina se ha quedado sin ellos y los necesita... y lo normal, le abres la puerta y le das los huevos y ahí empiezan a sucederse una serie de hechos que, aisladamente, no tienen mucha importancia (torpeza de un muchacho, miedo a los perros, ganas de probar unos buenos palos de golf...) pero que unidos y además presentados tal como lo hacen, causan desazón e inquietud.

Pero no es el tipo de sentimiento habitual en una película de suspense o de "miedo", sino que está como mezclado con una especie de extrañeza. La educación y los modales de los muchachos contrastan mucho con lo que hacen y supongo que es eso lo que causa esa sensación incómoda.

Me ha gustado mucho el que haya momentos en que pienses "vale, ahora va a pasar esto y lo otro, como siempre". Y no.

También me ha parecido original el que nos metan a los espectadores en el juego. Hay momentos, muy pocos, en los que uno de los protagonistas se dirige a cámara, a nosotros, nos guiña un ojo o nos hace un comentario, como si también formáramos parte del juego. Supongo que es una forma de hacer que sintamos que vale, lo que ellos hacen está mal, pero nosotros lo estamos viendo, ellos nos hablan y nosotros sólo podemos seguir viendo lo que ocurre. Es un poco convertirnos en cómplices pasivos.

O tal vez lo que pase no sea nada de lo que te he contado, puede que haya otro "truco" del director o puede tal vez que sea cosa mía, que veas la película y que te quedes como si nada, que no sientas lo que yo. No lo sé. Por eso te pido que si la ves, por favor, compartas tus sensaciones conmigo.

lunes, 7 de julio de 2014

Suavemente me mata, 2002




No la veas. Entre otras cosas, porque seguro que has visto unas cuantas por el estilo. La típica de la chica que se enamora de un hombre casi desconocido y empieza a sentir cosas raras, que algo no va bien y es cuando se da cuenta de que realmente no conoce a la persona con la que está y al final hay una especie de giro de guión que además no resulta nada sorprendente.

La única diferencia que puede haber entre esta y otras es la cantidad de desnudos que hay (ambos protagonistas tienen muchas escenas eróticas y se les ve sin nada de ropa), y un triste intento de mostrarnos una especie de "sexo extremo" y de "originalidad" que se quedan en eso, en intentos penosos. No transmiten ni pasión ni amor ni atracción. Un fiasco, en mi opinión.

Pues eso, te aconsejaría ver otra de las muchas posibilidades que hay a tu alcance, antes que esto.

Funny games, 2007







La película que vi es la versión americana de otra, de 1997. Es la versión que me recomendaron ver, así que esta he visto.

Para empezar, te la recomiendo. Es una película para ver tranquilamente cualquier noche de verano que te quedes en casa, o por la tarde en plan relajado.

La trama cuenta cómo dos jóvenes extremadamente educados (hasta diría que pomposos), que acuden a la casa de veraneo de una familia (padre, madre e hijo), pidiendo huevos para su vecina y amiga en cuya casa dicen estar pasando un tiempo. Lo malo del asunto es que esos muchachos tienen como diversión secuestrar y matar a familias enteras, en cuyas casas se cuelan con el pretexto de pedir los huevos. De ahí  el título de la película. Nunca dejan de ser educados, de pedir las cosas por favor, de dar las gracias y de tener una actitud respetuosa (suena raro siendo asesinos, ¿verdad?). Es sólo que se aburren y matan por diversión.

No se ven escenas desagradables, lo más extremo son unas salpicaduras de sangre. El resto, más que verse, se intuye. Y creo que ahí está la gracia. Ahí y en la actitud de los muchachos, curiosamente vestidos de blanco, en plan angelitos. Me gustó. Puede que con el tiempo vea la versión original, aunque por lo que he leído por ahí, es casi un calco.

Pues eso, si te animas, por favor, comparte tu impresión conmigo, aunque no coincidan nuestros gustos.

miércoles, 2 de julio de 2014

La última primavera, 2004








Una película protagonizada por Judi Dench y Maggie Smith, ¿cómo iba a resistirme?. Pues eso, a verla.

Dan vida a dos hermanas que viven en Cornualles, al borde del mar. Una mañana, tras una noche tormentosa, encuentran a un joven en la playa, aparentemente víctima de un naufragio. Le recogen y le cuidan, y la presencia de este muchacho polaco (que teóricamente debe parecer guapo pero a mí no me lo resultó ni lo más mínimo), altera y mucho la vida de las dos mujeres (y de su criada, Dorcas).

Pronto se descubre como un violinista de talento. Una de las hermanas, Ursula, se enamora de él. La otra trata de frenar los arranques emotivos que percibe en ella. Le enseñan el idioma, le proporcionan un violín, un traje, comida, casa y cariño.

El es un chico educado y agradecido, consciente de lo que ellas han hecho por él. Pero las circunstancias y el poder tener una oportunidad en la vida le hace marcharse precipitadamente, sin despedirse. Poco después las hermanas sabrán lo sucedido y será una gran sorpresa para todo el pueblo.

Lo único que puedo decir de esta película es que las dos están espectaculares. Y también la actriz que interpreta a la criada, y un grupo de actores que dan vida a los habitantes del pueblo. El muchacho me pareció sin sustancia y la muchacha con la que se va, con un poco más de carácter pero sin convencerme del todo.

O sea que a no ser que te plantees el ver a estas dos grandes actrices, lo que es por la película, no te molestes en verla. Me encanta cómo desarrollan sus personajes, me encanta cómo encajan ambas, pero fuera de eso, no me gustó nada más.

O últimamente estoy teniendo muy mala suerte con las peliculas o es que me vuelvo muy gruñona. Me temo sea lo segundo.

Chacal, 1997








Una película donde Bruce Willis es "el malo". Imposible, dije yo. Pues a verla.

Y lo siento, su papel es de un brillante asesino a sueldo, metódico, frío, calculador y totalmente eficaz. Y aún así tenía todas mis simpatías, deseaba que lograra ganar al final, por muy malo que fuera.

Richard Gere es la otra cara de la moneda. Hace de irlandés encarcelado que conoce a Chacal y puede ayudar al FBI a reconocerle, tanto físicamente como su forma de actuar. Una actuación plana y en mi opinión aburrida al extremo.

La mejor parte es la forma en que se muestra la manera de preparar el golpe por parte de Chacal, cómo intenta tener más de una salida en cada momento, cómo trata de borrar todo rastro posible para que no le encuentren ni le relacionen con nada extraño. La frialdad con la que se mueve incluso en medio de policías que además le están buscando.

Para mí, el único rasgo de malo que tiene es el gran fallo de todos los malos: cuando tienen todo a su favor, en lugar de liquidar el asunto e irse, se para a pensar y a hablar, con lo cual da tiempo a una reacción que cambia las tornas.

Pues eso, una buena actuación de Bruce Willis, camaleónico, cambiando su aspecto por completo varias veces durante la película. Una muy aburrida y poco creíble actuación de Richard Gere. Y poco más. Todo esto en mi opinión, claro, que yo no soy entendida de nada.

60 segundos, 2000







Uno de los mayores y mejores ladrones de coches es presionado para conseguir cincuenta coches determinados, de alta gama, en dos días. Si no lo consigue, matan a su hermano pequeño.

Así que el pobre hombre, que ya había dejado atrás esa etapa de su vida, empieza a buscar a sus antiguos colegas para pedirles ayuda. Lo primero es buscar los coches, después ver cuál es la mejor forma de hacerse con ellos y después, la última noche, robarlos todos en unas horas.

Pero la policía anda tras ellos, muy de cerca, lo cual complicará más las cosas.

Después de varios fiascos, una película para pasar el rato, entretenida, con toques de humor, acción (la justa), emoción (por saber qué pasará)... Un muy buen reparto. Montones de coches de lujo que a mí no me gustaron nada de nada. Por haber hay hasta serpientes.

Se te pasa el tiempo viendo las vueltas que dan para conseguir los coches, viendo que el tiempo va pasando y que aunque cada vez faltan menos, va a ir la cosa muy justa. Además, siempre pasa algo que complica las cosas a última hora.

El reparto es bastante conocido, muchas caras conocidas (incluída la morritos, como llama alguien a Angelina Jolie, que por cierto, con lo guapa que es, de rubia está horrenda). No es una película que vaya a pasar a los anales de la historia del cine, pero sí una de esas entretenidas que te dejan buen sabor de boca y te hacen pasar un buen rato.

Así que si quieres una velada "de palomitas" (o lo que sea, dado el caso), es una buena opción.

La última tentación de Cristo, 1988







Por casualidad topé con un blog chileno en el que el autor hablaba de esta película, contando que en la época en la que se estrenó fue vetada en su país y no pudo verla y no fue hasta hace poco que consiguió el DVD y se dispuso, junto con su esposa, a ver qué era tan terrible como para ser censurado.

Y por supuesto, no vio nada tan terrible ni tan extremo. Pero consiguió despertar mi curiosidad, y la vi.

Se nos presenta un Cristo fabricante de cruces, por tanto, odiado por los judíos ya que presta un servicio a los romanos que, además, conlleva una muerte horrible para el condenado. Oye voces, no quiere ser el Mesías, no sabe si está loco o qué le pasa.

Se muestra un hombre con miedo, con dudas, muy humano. Incluso en hechos muy conocidos como cuando van a lapidar a una mujer (el famoso "quien esté libre de pecado que tire la primera piedra"), no se muestra nada divino ni poderoso, sino más bien como una persona sensata y que trata de hacer las cosas lo mejor posible.

Pero claro, llega el momento de la pasión y la muerte. Y ahí vuelve a salir la debilidad y el miedo. Esta vez es él quien va a ser clavado a la madera y quien pasará horas de sufrimiento ahí arriba. Y es el momento en que se le aparece un ángel en forma de niña y le dice que ya está, que ha cumplido, que su padre, que evitó que Abraham sacrificara a Isaac, también evitará su sacrificio y que siga con su vida.

Y eso hace. Acaba con dos esposas, varios hijos, anciano y con una vida feliz. Y es entonces, a las puertas de la muerte por vejez, cuando los apóstoles aparecen y le echan en cara que en el último momento renunciara a su destino. Incluso Judas, al que tuvo que convencer para que le traicionara, le dice que él cumplió su parte, con todo lo que le costó delatar a su querido amigo.

Total, que se da cuenta de que el ángel no es tal, sino el demonio. Y se arrepiente de haber aceptado la vida cómoda de hombre y pide morir en la cruz.

Y le es concedido.

Pues estoy de acuerdo con el chileno. No fue para tanto. Se supone que Cristo fue un hombre, por tanto es lo más normal del mundo que tuviera miedo, hambre, sed, alegrías, penas y enfados. Y que cediera a una tentación, sobre todo cuando le es mostrada de un modo muy lógico.

Y como tal hombre, es normal que creara una familia, que se conformara con una vida tranquila y placentera con los suyos.

Es como todas las películas de la temática: ya sabes lo que va a pasar, así que no hay sorpresas ni nada. Tampoco la recomendaría, no le vi nada especial.

Expiación, más allá de la pasión, 2007







Cuando te pasas una película fijándote en las características físicas de alguno de los personajes en lugar de prestar atención a la historia, es que algo va mal.

Algo va mal con uno, con la película o ambas cosas. No sé lo que ocurrió en este caso, pero la verdad es que, como se suele decir, "no me enganchó". Y eso que la historia en sí tenía mucho atractivo al menos a priori.

Una casa de campo, años treinta. El hijo del jardinero, protegido por el dueño de la casa, tiene pensado empezar sus estudios de medicina. Está enamorado y es correspondido, de la hija mayor de la familia. Pero una serie de casualidades hacen que se le culpe de una violación. Se le toma por culpable y es llevado a la cárcel, de donde sale para combatir en la guerra.

La chica, mientras, abandona la comodidad familiar y se hace enfermera voluntaria, esperando el momento de reencontrarse con su amor perdido. Su hermana pequeña, culpable de las confusiones que llevaron al muchacho a la cárcel, con el paso de los años se da cuenta de lo que ha hecho y en lugar de confesar y poner las cosas en su sitio, pues también se hace enfermera.

Eso sí, cuando es casi anciana y se le detecta una enfermedad terminal, escribe una historia al respecto, como forma de expiar sus culpas. Anda que a buenas horas.

A ver, los ingleses tienen fama de ser fríos y contenidos. Pues esta película es muy inglesa y las actuaciones más inglesas todavía. No consiguieron que me diera pena ni nada lo que les pasa. O me voy volviendo mala con los años o no sé yo...

El caso es que no la calificaría ni para entretener. No porque sea un asco de película, que no lo es, sino precisamente porque me dejó tal cual, como si nada. Ni ganas de leer la novela de Ian McEwan me han dado.

¿Quién teme a Virginia Woolf?, 1966







Un clásico que no había visto. Por algún motivo, subconscientemente esperaba algo del tipo ¿Qué fue de baby Jane? Pues nada que ver.

La acción transcurre a lo largo de una madrugada. Dos matrimonios de muy distintas edades se pasan horas bebiendo, discutiendo y en el caso del matrimonio de mayor edad, gritando sin parar. Se echan en cara cosas del pasado, del presente e incluso lo que no pasará en el futuro. Cualquier gesto, excusa, palabra o silencio les basta para gritarse uno a otra u otra a uno sin freno ni contemplaciones. No hay temas prohibidos, no hay límites. El matrimonio joven, en principio cohibido por la situación, se va soltando y van apareciendo grietas en la apariencia de matrimonio perfecto que muestran al exterior.

Siguen bebiendo sin parar, se recrudece la situación y el nivel de violencia aumenta. No violencia física sino verbal y emocional.

No me gustó. Ni un poco. Me pareció todo demasiado exagerado. Algunos diálogos me parecieron absurdos, una completa estupidez, casi como de relleno.

Sinceramente, no te la recomiendo, a pesar de tener esos dos grandes protagonistas. Ni pasas un buen rato ni disfrutas una buena historia.