martes, 27 de mayo de 2014

Mentes criminales, serie



No recuerdo exactamente cómo empecé a verla. Lo que sí puedo decirte es que sea como sea, estoy agradecida de haberla descubierto.

Tras ver los primeros episodios de la primera temporada (estoy viendo la segunda), la impresión que me dio es que estaba viendo algo similar a El silencio de los corderos, pero en serie.

Trata sobre un grupo de criminólogos especializados en crear perfiles de criminales. Y ahí entra todo tipo de personas, desde asesinos puntuales, asesinos en serie, secuestradores, gente que hace y pone bombas, criminales pasionales, políticos, etc.

Cada personaje tiene su, digamos, especialidad. Gideon parece ser el jefe del grupo por su carisma y porque es a él a quien se tiene como referencia, aunque realmente quien ostenta el mando es Hotchner, un abogado convertido en criminólogo, serio y estricto.



Gideon es un personaje muy atractivo, es quien da los primeros trazos de la persona a quien se busca. Me resulta simpático y lo que admiro es su capacidad de permanecer frío en circunstancias complicadas, por ejemplo, estar cara a cara con un asesino y ser capaz de bromear con él con el fin de sacarle datos o incluso una confesión indirecta.



Penélope García es un personaje comodín. Teóricamente se dedica a encontrar datos necesarios utilizando la tecnología. Vive en un cuarto rodeada de pantallas y teclados. Lo curioso es que a ella es a quien acuden también cuando es necesario analizar una muestra, a pesar de no verla nunca en un laboratorio.

Me gusta su talante, que es capaz de sacar una sonrisa o una broma que equilibre situaciones difíciles. Es buena en su trabajo. Físicamente se caracteriza por sus peinados y adornos extravagantes, que en otra persona quedarían ridículos pero que a ella le sientan bien.



Reid es otro de mis personajes favoritos. Con un alto coeficiente intelectual, memoria eidética (reminiscencias de Sheldon Cooper), un fondo más bien inocentón. Una especie de base de datos andante.


Hay más personajes, pero he querido que conocieras a mis favoritos. ¿Cosas que me gustan de la serie? Varias.

Cada episodio es distinto del anterior, en uno pueden estar buscando a un terrorista y en otro al secuestrador de jóvenes futbolistas.

Se centran en el trabajo de investigación. Es cierto que exageran un poco la premura con la que encuentran datos y pistas, pero no hasta el punto de poner los ojos en blanco y molestar, sino lo justo para que se pueda desarrollar el caso en el episodio.

No hay (hasta ahora al menos), líos amorosos. Cada uno tiene su vida privada y familiar, casi inexistente he de decirlo, ya que pueden ser llamados en cualquier momento para ir a cualquier sitio, pero de esa vida no profesional sólo se nos muestran pequeñas pinceladas que son necesarias para la trama.

No hay melodramatismo. Es fácil caer en ello cuando, por ejemplo, se investigan asesinatos de niños o violaciones. Se tratan todos los casos por igual, sin exagerar sentimentalismos ni nada por el estilo.

Se nota un trabajo previo, en el sentido de que todos los datos y suposiciones que se plantean están justificados. Cuando hacen un perfil, dan razones para cada rasgo que atribuyen a la persona a buscar.

Como sucede en El silencio de los corderos, son capaces de "dar un paso atrás" con cada víctima para mantener la mente fría y no dejar pasar nada por alto.

Hay historias realmente curiosas y llamativas, como la de los dos asesinos en serie que se admiran mutuamente y se comunican entre ellos, o la del secuestro de las tres chicas futbolistas.

Tiene puntos simpáticos, de humor, que equilibran emotivamente cada historia.



Así que ya sabes, si quieres ver una serie entretenida, variada, que no cansa, ya estás tardando en ver Mentes criminales. Yo seguiré, esperando que con el avance de temporadas no degenere, como ha sucedido con tantas otras.

jueves, 22 de mayo de 2014

Si llueve, que llueva...







Esta foto la saqué hará como un cuarto de hora, a la salida del centro comercial. Aunque me repele y me pone de mal humor los anuncios tipo "¿a qué huelen las nubes?", he de confesar que me encantan las nubes en sí y los árboles.

A estas alturas del año, lo normal (incluso aquí, en Galicia) sería que los días fueran más bien soleados y ya empezando a hacer algo de calorcillo (calorcillo siempre según el barómetro gallego, se entiende). Pero no, estos días tanto luce el sol como caen unos chaparrones de gotas grandes y pesadas.

Hace unas semanas, una muchacha catalana se quejaba del clima gallego y de que siempre estaba gris. Yo me sorprendí. Claro que llueve y claro que hay días grises. Y claro que eso ocurre durante gran parte del año. Pero si eso no fuera así, no tendríamos el verde que tenemos. No pasaríamos túneles de ramas en algunas carreteras secundarias, esas arcadas verdes de los árboles que hay a cada lado, que hacen que la luz al colarse entre las hojas, adquiera una tonalidad muy especial.

Si no tuviéramos este clima, por las mañanas temprano no sentiríamos el olor de tierra húmeda y fértil. ¿Que la lluvia es cansina? Sí, vale, reconozco que a veces lo es, sobre todo lo ha sido este invierno, con casi tres meses seguidos sin parar. Pero lo prefiero así. Prefiero que el camino hacia la aldea esté plagado de árboles, de hierba, de silvas cargadas de moras.... que la verdura esté apetecible (aunque a mí no me guste).

Entiendo que para la gente que viene de climas tan diferentes como el mediterráneo, por ejemplo, les resulte hasta triste el estar aquí cuando no hace buen tiempo. Pero la lluvia, lo gris, no deja de ser un elemento que nos hace tal como somos. Y que nos proporciona lo que tenemos.

Me gusta la lluvia, y si llueve, que llueva.

Te dejo un enlace a un anuncio de Gadis, es el típico que nos tomamos a cachondeo, pero no deja de tener su cosa en el fondo.

https://www.youtube.com/watch?v=mARRB_AWJIU

Será que el clima me pone morriñenta. Pero es lo que me apetecía contarte hoy.

miércoles, 21 de mayo de 2014

El árbol y los aires




Como ves, el árbol va vistiéndose de verde poco a poco. En breve esas ahora pequeñas ramas nuevas se convertirán en una cortina verde que colgará hacia el suelo. Ya no está tan tristón como hace unas semanas, ¿verdad?

Hoy mientras esperaba que sonara la sirena anunciando la salida de alumnos en el colegio, grabé un par de vídeos. Fue por el sonido del roce de las hojas, debido al viento.

Me recordó mucho el poema de Eduardo Pondal: Os pinos (algunas personas lo conocen mejor por el título Queixumes dos pinos). Las primeras estrofas de dicho poema son la letra del himno gallego.

Como puedes leer más adelante, el poema hace referencia precisamente al sonido de los pinos. En el vídeo no salen precisamente esos árboles, pero sí otros, que también "hablan".

Además, así puedes tener una idea de cómo sopla el viento por estos lares :)


Que din os rumorosos
na costa verdecente,
ao raio transparente
do prácido luar?
Que din as altas copas
de escuro arume arpado
co seu ben compasado
monótono fungar?

Traducido:

 ¿Qué dicen los rumorosos,
en la costa verdeante
bajo el rayo transparente
de la plácida luna?
¿Qué dicen las altas copas
de oscura aguja arpada
con su bien acompasado
monótono zumbar?

Obviamente tanto el poema como el himno son más largos, pero basta para que te hagas una idea.

lunes, 19 de mayo de 2014

Mindscape, 2013





A priori parecía una película interesante. Mindscape es el nombre de una empresa cuyos empleados tienen facultades especiales, que consisten en poder entrar en los recuerdos de otras personas.

Al protagonista se le encomienda la tarea de ayudar a Anna, una adolescente conflictiva que se ha puesto en huelga de hambre y de la que se duda si es o no una psicópata y necesita ser internada en un centro mental.

Me pareció horrible. Las actuaciones, los planos, la historia... imposible empatizar con nada o nadie. Se supone que debía ser una historia de intriga, mantenernos en vilo, sin saber lo que ocurre realmente, con giros inesperados de guión y todo eso... pues no.

Vamos, que no te la recomendaría ver ni siquiera como última opción.

jueves, 15 de mayo de 2014

Dulce pájaro de juventud, 1962





Después del fiasco de "El sorteo", quise ir sobre seguro. Una película interpretada por Paul Newman. Pues oye, que no fui capaz de acabar de verla.

No digo que sea mala, no. Es que fui completamente incapaz de "meterme" en la historia, era como si viera algo que no entendía en absoluto, me perdía, me sentía hasta incómoda viéndola, aunque suene raro.

La película cuenta la vuelta a su ciudad natal de un aspirante a actor, que acompaña a una gran estrella de cine, aunque más que acompañante es algo así como su esclavo, pendiente siempre de sus deseos y necesidades. Allí se reencuentra con el gran amor de su vida, la hija del cacique local.

Y hasta ahí llegué. No voy a decirte que no la veas, porque no es el caso, simplemente yo no fui capaz de acabar de verla, eso es todo.

El sorteo, 1996


Me está bien empleado. Nada más leer la sinopsis pensé "vale, como si ya la hubiera visto, la típica película de un pueblo cuyos habitantes guardan un `terrible´ secreto". Pero aún así, caí en la tentación.


No la veas, ni para la siesta. Está bajo el epígrafe de "películas de terror" y sí que es pavorosa, pero por lo mala que es.

Y para que no te quedes con la duda, el gran secreto del pueblo es que todos los años, por el mismo día, se hace un sorteo en el que la persona elegida es lapidada hasta la muerte por sus convecinos. Todo esto para preservar la calidad de vida de los habitantes. Ya sabes, lo típico de ofrecer un sacrificio a los dioses. Pero sin la parafernalia religiosa, simplemente un sorteo y ale, a pedradas.

La única diferencia respecto al resto de películas del estilo, es que sí, el protagonista se libra pero no logra convencer al resto del mundo de lo que ocurre en ese aparentemente pacífico pueblo y, consiguientemente, la tradición del sorteo sigue adelante.

No la veas, en serio.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Pompeya, 2014


Pompeya es uno de los sitios que me gustaría visitar. Eso sí, después de una exhaustiva preparación para no perderme ni un sólo rincón de la ciudad.

Cuando era una adolescente, emitieron por televisión una miniserie titulada Los últimos días de Pompeya, cuyo protagonista era Duncan Regehr, en el papel del gladiador enamorado. Lamentablemente, pude ver todos los episodios menos el último (es una especie de espinita que aún tengo clavada.



Desde entonces he visto varias películas y documentales sobre lo ocurrido en Pompeya y Herculano. Fotografías de los moldes de las víctimas, los grandes misterios que rodean a algunas de las personas que murieron allí...

El caso es que cuando vi que se había hecho una nueva versión, me dispuse a verla, aunque sin esperar nada nuevo. Quiero decir, es como ver las películas y series sobre el Titanic, el barco se hunde y no hay más que hacer. Pues el Vesubio entra en erupción y lo mismo.

Aún así, me preparé para disfrutarla.



Empezó de forma distinta a la habitual, mostrando un episodio bastante duro de la infancia del protagonista, en el que los romanos masacran a los habitantes del poblado celta en el que vive.

Es secuestrado por unos viajantes y así comienza su vida como esclavo. Se dedica a luchar como gladiador y se va haciendo una fama notable. Y así acaba en Pompeya, para participar en unos juegos.

Bien, las caras que ves en esa imagen son las caras que tienen durante toda la película. Pase lo que pase, sus expresiones no varían. A mí me resultaron unos protagonistas sosos pero sosos de verdad. Me llamaron más la atención los personajes secundarios como el otro gladiador o la esclava de ella, que ellos.

Dato curioso: en plena lluvia de ceniza, piedras llameantes, gases sulfurosos, ella se rompe la toga (por los sitios más adecuados, con el fin de que el resultado sea atractivo), se despeina (cosa rara en las heroínas, que siempre están hechas un pincel), se ensucia bastante... y él está como si nada, tal cual ha estado siempre. Y justo cuando estoy pensando eso, aparece un plano en el que él tiene la cara tiznada. Después se alternan escenas en que están más limpios y peinados, con otras en las que están hechos una pena.

Cosas curiosas: el volcán entra en erupción, lluvia de fuego y cenizas, desbandada de la población, las calles se convierten en grietas abismales.... pero justo cuando hay una escena de pelea o de diálogo, el volcán hace una paradita, para volver con más furia justo cuando acaba.

Al final hay una persecución. Dos personas van en una cuádriga. Como dije antes, las calles llenas de grietas, cuatro caballos a galope... pero en los primeros planos de la gente que va en el vehículo, ni se inmutan, sus cuerpos no oscilan, el pelo y las ropas no se les mueven....

Otra cosa curiosa es que uno de los personajes está esposado a la cuadriga. Se ve claramente que la argolla le queda holgada, con tirar de la mano se liberaría, pero aún así, para soltarse lo que hace es coger una astilla del suelo (los cuatro caballos siguen galopando sin tregua pero ni se nota el movimiento en esa escena), y con la astilla abrir la cerradura que mantiene atrapada su mano.

Por cierto, durante todo ese tiempo no se cruzan con nadie, toda la masa de gente que corría despavorida ha desaparecido (aunque vuelve a aparecer en posteriores escenas).

Me gustó el final, no es el típico, el de siempre. Y la película tampoco está mal, aunque han exagerado al máximo todo, sobre todo la erupción del volcán, pero supongo que es normal querer dar rienda suelta a todos los efectos especiales que se puedan tener. Entretiene, que no es poco.

martes, 13 de mayo de 2014

El fin de los escribas, Glenn Cooper



Yo quería vaciar la habitación-trastero y convertirla en una habitación de verdad. De hecho había empezado ya a sacar cosas y buscar cajas para organizar todo. Pero eché un vistazo a la tercera novela de la trilogía de La biblioteca de los muertos, vi que tenía poquitas páginas y me dejé caer en la tentación.

Y digo yo, ¿por qué una tercera parte? Hay un montón de repeticiones, además son más bien pseudorepeticiones, porque cambian cosas, supongo que para hacer todo más emocionante. Pero para eso hacerlo así desde el principio, digo yo. Además hay líos políticos por medio.

Lo que voy a decir puede que no siente bien, pero yo leo por placer. Me gusta mucho la novela histórica y la historia novelada, y siempre se aprenden cosas de todo lo que se lee. Pero no leo ni ensayo ni política ni cosas por el estilo. Me costaría, sería un trabajo y no un placer.

Así que cuando empezaron a hablar de la tensa relación entre Estados Unidos y China, mi ánimo empezó a decaer. El personaje de Will Piper, que nunca me fue del todo simpático, estaba peor que nunca. Se supone que pasaron como dieciséis años y la fecha se acerca (no digo cuál por si no has leído la primera parte) y la gente se toma las cosas cada cual a su manera.

Como siempre, Piper se mete en líos, esta vez acompañado por su hijo. Sigue habiendo referencias a lo ya contado en las otras dos partes. Creo que con esta, el autor intenta dar fin a lo iniciado en el primer libro. Y claro, ¿cómo puede arreglar las cosas?¿cómo acabará todo? Pues se saca un as de la manga. Personalmente, habría preferido que las cosas siguieran su curso y que pasara lo que se suponía que tenía que pasar. Porque todo se lía bastante: los conflictos políticos, las nuevas tecnologías, las relaciones personales, las consecuencias de algo ocurrido siglos atrás, etc. Todo ello aderezado con agencias secretas americanas e inglesas que se llevan mal entre ellas.

No me gustó nada. Además, no lo encontré coherente. Se supone que pasaba algo en determinada fecha. Se descubre que esa fecha se debe a otra cosa. Pero no es lógico ese cambio de pensamiento. Quiero decir, que si se dice que los gamusinos se extinguieron en 1833 (por inventar algo), no tiene sentido que en 1955 se encuentre una isla totalmente poblada por gamusinos. Si eso ocurre, es que lo que se dice en 1833 no es cierto.  Y no digo más que te estoy liando en lugar de aclararte.

SPOILERS, PIENSALO BIEN ANTES DE SEGUIR LEYENDO


A ver, se suponía que en 2027 se acababa la existencia del ser humano. Que los escribas se habían suicidado porque había acabado su tarea, ya que no nacerían ni morirían más personas. Vale, bien.

Pero ahora se saca la conclusión de que lo sucedido, que dejaran de escribir en la fecha de febrero de 2027 se debe a que lo que se acaba son los días de los escribas en Vectis. Y todo porque una muchacha embarazada de uno de ellos se ha fugado. Y que con ese niño se inicia un nuevo período, en otro lugar.

No tiene sentido. En primer lugar el niño no ha nacido, con lo cual quedan meses "en blanco". En segundo lugar, los escribas no tienen ni idea de lo sucedido. Y aunque lo supieran, no es motivo para que se maten todos. Si acaso, tendría sentido que lo hicieran una vez el niño aún nonato, empezara a escribir, retomando la tarea.

Además, según cuentan los monjes, los escribas llevaban muchos días como apáticos, sin interés, mostrando por primera vez una cierta desidia en su tarea. Eso lo explican cuando ven la fecha del "fin de los días", diciendo que claro, acabaron su trabajo, porque a partir de esa fecha no habrá más nacimientos ni más muertes, así que conforme cada uno va acabando su parte, se van matando, no les queda nada más que hacer.

Y sin embargo se sacan de la manga el hecho de que por escapar Clarissa, los escribas se suicidan, ya que ella parirá a uno como ellos. Y seguirá la tarea en otro lugar. Pues no. Además, entonces "el fin de los días" no sería en febrero de 2027 sino en la fecha en que se matan todos, ya que la explicación que se da es que es el fin de los días de los escribas de Vectis, siendo reemplazados por otros.

Durante todo el tiempo en que se habla de los siglos pasados, lo que se deja claro es que la preservación de los escribas es primordial para los monjes. Si una muchacha embarazada de uno de ellos se fuga del monasterio, no es lógico que la dejen marchar sin más. Es como dejar marchar a uno de los escribas, eso no tendría ningún sentido y sería impensable para ellos. De hecho, años más tarde, uno de los monjes, Bartholomew, da con el lugar donde vive Clarissa. Y si él pudo hacerlo, habrían podido los monjes cuando ella escapó. Y más sabiendo lo fundamental que era su bebé.

En cuanto a Piper, pffff, más de lo mismo, que si problemas con mujeres, que si problemas con alcohol y ahora se le suman problemas con su hijo. No me gusta ese personaje.

Me pasé el libro deseando que llegara el final, sinceramente.

Loca academia de policía, 1984





La ví hace un montón de años (en el cine, así que imagínate). Y el recuerdo que tenía era de reír sin parar. Así que como se me había olvidado prácticamente todo el argumento, me dispuse a volver a verla, con un puntito de miedo, eso sí, porque mi recuerdo era tan divertido que no estaba segura de que fuera una buena idea.

Se le nota el paso de los años, la verdad. Pero aún sigue poniendo una sonrisa en mi cara. Sobre todo por los personajes secundarios, como el de la foto que ilustra esta entrada, Tackleberry, un loco de las armas. Y por el que imita sonidos. Y por el de la cadete bajita con voz suave que parece asustada hasta de su sombra.

Pasé un rato agradable, entretenido y divertido, no me reí a carcajadas, pero sí sonreí durante casi todo el tiempo. Así que si sientes nostalgia, puede que te pase lo mismo.

Si aún no la has visto, no sé yo si te gustará. Pero siempre puedes probar, ¿no crees?

El libro de las almas, Glenn Cooper



Es la segunda parte de la trilogía de La biblioteca de los muertos. Y como me gustó tanto la primera, me faltó tiempo para ponerme a leer la segunda.

Hay partes ya conocidas, supongo que dirigidas a los lectores que no hayan leído la primera novela. Y en ella se descubre la fecha de 2027 y su significado. Will Piper es el hilo conductor, aunque también haya saltos al pasado. El retiro le sienta mal, se aburre y afecta a su vida personal. Así que cuando le ofrecen un trabajo mínimamente emocionante, se pone al mundo por montera, ignora todo lo que ha firmado y ale, a meterse en líos.

En un viaje a Inglaterra, descubre un montón de personajes históricos que, de modo directo o indirecto, descubrieron el secreto (que no voy a nombrar para no hacer spoiler). Para ello, Will junto con la nieta de un venerable inglés, sigue las pistas ocultas en un poema. Cada pista le acerca a descubrir lo que ocurrió siglos atrás en Vectis.

Una vez que descubre todo, se plantea el dilema moral de hacer saber a todo el mundo lo que va a pasar o no. Al final toma la decisión por motivos meramente egoístas (tampoco te voy a decir cuál fue, para no fastidiarte la historia).

Me gustaron mucho las partes dedicadas a Vectis en la antigüedad, la devoción ciega de los monjes, su interés en mantener el secreto a toda costa y de proveer lo necesario. La pesada carga que todo ello conllevaba a todos los implicados.

Pues eso, que tal vez no estuviera tan bien como la primera, pero se deja leer fácilmente, me gustó.

Plan de escape, 2013





Stallone no es lo que se dice uno de mis actores favoritos, pero la combinación con Schwarzenegger sonaba muy bien. Y el argumento de la película parecía interesante.

El protagonista es un hombre que se dedica a poner a prueba las cárceles estatales.  Para ello es encarcelado y tratado como un preso más (de hecho nadie de la institución penitenciaria sabe que no es un convicto como cualquier otro), y tras un tiempo, se fuga. Después hace un informe con los fallos de seguridad y explica el modo en que logró evadirse.

Le proponen un trabajo más, pagándole el doble. Pero desde el principio las cosas pintan mal, y acaba realmente atrapado en un centro aparentemente inexpugnable. Una vez logra salir de su celda (con ayuda del personaje que encarna Schwarzenegger), hace un descubrimiento pasmoso que dificulta aún más la fuga. 

Tiene cosas un tanto extrañas, pero sin las cuales la película no tendría lugar. Por ejemplo, las celdas son de paredes transparentes, pero nadie se da cuenta de nada que tengan allí, no hay registros sorpresa, dejan confraternizar a los presos en lugar de tenerlos aislados, etc. Sin hablar de los artilugios tipo "McGyver" que arman con cuatro cosas y que aparentemente todo el mundo sabe utilizar. Será que soy la única persona que no sabe utilizar un sextante.

Al contrario de lo que puedas pensar leyendo lo anterior, la película me resultó muy entretenida, sobre todo desde que descubrí dónde estaba la cárcel realmente. No tenía ni idea de cómo iban a poder salir de allí. 

Dos pegas importantes: la voz que le pusieron a Stallone, horrenda en mi opinión. Y la falta de toques de humor. Me gusta que en las películas de acción haya momentos de humor. En esta no hay.

Pues eso, entretenida.

sábado, 10 de mayo de 2014

La biblioteca de los muertos, Glenn Cooper


Mi primera impresión no fue buena, tengo que confesártelo. Tres períodos de tiempo diferentes, con diferentes personajes y narrando hechos inconexos . Un hombre que recibe una postal en la que sólo aparece el dibujo de un ataúd y la fecha del día siguiente y resulta que es la fecha de su muerte. Churchill y Roosevelt hablando sobre un algo inglés que viajará hasta Estados Unidos porque los ingleses están en plena reconstrucción y no pueden manejarlo (lo que sea). Un prior en el año 777 espera con temor el nacimiento de un niño.La reunión de ex alumnos de una universidad americana...

Y yo intentando pensar qué puede tener todo eso en común.

Afortunadamente la primera impresión cambió según iba leyendo y las diferentes partes de la historia iban encajando entre sí, pasando de ser varias historias independientes para tejer una global.

No voy a contarte más sobre ella, porque no quiero que, si te animas a leerla, te pierdas el descubrimiento en las páginas del libro. Pero me gustó. Y para mi gran alegría, supe que es la primera novela de una trilogía, así que me quedan unas cuantas cosas más para leer sobre lo que ocurre con esa "cosa" de Vectis.

Te diría que lo leyeras, aunque tal vez ya lo hayas hecho.


Sueños de juventud, 1935





Es la primera película de Katharine Hepburn en la que me dan ganas de darle de tortas. Bueno, no a ella sino al personaje que interpreta.

Es una muchacha, cuyo padre es un trabajador de toda la vida, con un hermano jugador y una madre con aspiraciones sociales. Se dedica a mentir y ofrecer una imagen falsa de sí misma, con el fin de atraer a algún joven que la corteje. Risitas tontas, gestos teatrales, invenciones increíbles sobre su supuesta situación social, etc.

La madre hostiga al padre para que mejore la situación familiar y cuando él ve que su hija sufre al ser desairada por las muchachas "bien", decide hacer algo que no le apetece: abrir su propia fábrica.

Es una comedia amable, a la que sólo tengo que reprochar la exageración en las tonterías de la chica, pero supongo que tenía que ser así.

Para pasar un buen rato, si te gusta este tipo de películas.

Bajo cero, 2010




¿Por qué vi esta película? Pues por therwis (Los calcetines no tienen glamour). Leí su entrada sobre ella y me picó la curiosidad. No porque la ponga bien sino porque no contaba qué le pasaba al amigo y cómo acababa exactamente.

Que no te pase lo mismo, así que al final de la entrada, bajo un letrero de spoilers, diré cómo acaba cada uno de los protagonistas.

La película me pareció penosa. Una cosa que he de agradecerle a therwis es que gracias a haber leído su blog, pude saltarme partes porque ya sabía lo que iba a pasar, tiempo que he ahorrado.

Dos muchachos y la novia de uno de ellos. Quieren ahorrar y no pagar el telesilla en una estación de esquí. Así que la chica se medio camela al encargado y mediante sonrisas y una propina, consigue que les cuele. Se aproxima una tempestad, van a cerrar la estación y aún así se empeñan en subir una vez más. Resultado: cierran la estación y ellos se quedan colgando en un telesilla. Y hasta el viernes siguiente no volverá nadie. Pues ahí se pasan el resto de la película, haciendo cosas tan inteligentes como saltar al suelo, tocar el metal del telesilla sin guantes, querer colgarse agarrados de las manos de los cables del telesilla, etc.

Nota mental: si a therwis no le convence, por muchas cosas que se deje en el tintero, no verla. Por favor, no cometas tú el mismo error.

Y ahora, SPOILERS para que no te pase lo mismo que a mí.

El novio de la chica decide dejarse caer desde el telesilla, para bajar la montaña en su snowboard y conseguir ayuda. Cae con los pies por delante, con lo que se rompe las dos piernas, en una de ellas incluso se ve el hueso saliendo entre la carne. Cosas raras: dice que le duele pero no lo parece a no ser cuando trata de moverse para coger un foulard y hacerse un torniquete. Por el resto, está más ancho que pancho... hasta que llegan los lobos y se lo comen, claro. Entonces lo único que le importa es que su novia no vea lo que le pasa. Y la verdad es que el chico este es muy sufridor, porque da la impresión de que no le duele apenas nada, ni las piernas rotas ni los mordiscos.

El amigo primero trata de llegar a otro telesilla que esté más cerca del suelo y en el proceso se corta las manos con el cable, de una forma cuanto menos curiosa porque en mi humilde opinión no concuerda el tipo de corte con la forma en que él se agarra, pero bueno, seguramente esté yo equivocada. Salta al suelo, se sube a su tabla y se desliza montaña abajo, perseguido por los lobos.

La chica queda en el telesilla. Cosas curiosas: la primera noche se le empieza a congelar la cara, pero se le pasa después. Hace un frío que pela, pero cuando se hace pis encima, la orina no se le congela ni nada, ni siente más frío en la entrepierna al tenerla mojada. A su novio se lo comen los lobos y al cabo de unas horas está de cachondeo con el amigo en el telesilla, riendo y contándose cosas. Es la que teóricamente es más torpe físicamente, pero la única que al tirarse del telesilla no se rompe nada, ni siquiera se despeina. Claro que para entonces la nieve estaba un poco más alta, debido a la tempestad y el telesilla fue cayéndose poco a poco, todo ayuda. Se echa a correr montaña abajo, con los lobos detrás y por el camino se encuentra los restos del amigo, medio devorado por ellos. No deja de ser curioso que el amigo, bajando con la tabla y rápido, haya sido cazado por los lobos y ella, caminando como un pato mareado en la nieve, se libre. Llega a una carretera y le recoge un coche que pasa por ahí.

Fin.

Juegos de guerra, 1983









De esta película lo único que sabía era que se ponía a jugar a un ordenador a las tres en raya. Nada más. Me hacía a la idea de que la trama era sobre un grupo de chavalines amantes de la informática, que se dedicaban a infiltrarse en sistemas por diversión y que conseguían entrar en algún lugar ultrasecreto del gobierno.
 
Pues no. Es una especie de canto a la humanidad tanto en un sentido positivo como en uno negativo. El sentido positivo es intentar mostrar que una máquina no puede sustituír a un hombre, al menos en determinadas acciones. El sentido negativo es que, al contrario de las máquinas, los hombres no suelen aprender de sus errores.

No hay un grupo de chavalines sino sólo uno, que buscando entrar en la página de una compañía de juegos, activa sin querer el ordenador que, entre otras cosas, toma decisiones en caso de guerra. El ordenador, Joshua, muestra entonces datos falsos, que el gobierno toma como ciertos y que está a punto de iniciar la tercera guerra mundial.

Muestra cómo a pesar de una previa falsa alarma, todo el mundo parece confiar más en las máquinas que en el propio sentido común. 

Se le nota el paso de los años, sobre todo en el aspecto técnico, mostrándonos máquinas con montones de lucecitas intentando aparentar que es "lo más de lo más", los teléfonos de disco y una cosa que me llamó mucho la atención porque hacía tiempo que no veía algo así: mucha gente fumando.

Porque no sé si te habrás dado cuenta, pero en los últimos años apenas hay escenas en que se vea fumar a alguien, mientras que antes era algo normal, e incluso una especie de marca de identidad de "los machotes".

Pues eso, que me ha resultado muy entretenida. Y si tienes ganas de ello, incluso te da qué pensar. Ya sabes, como se decía en la antigüedad: Deus ex machina (o algo así).

 

lunes, 5 de mayo de 2014

Malavita, 2013








Me animé a ver esta película más que nada por el reparto. Y la verdad es que psché.

Los protagonistas son una familia de mafiosos que están en el programa de protección de testigos, en Francia. Algunos personajes de la mafia les buscan para matarles, claro. Han puesto precio a sus vidas, veinte millones de dólares.

Lo malo es que ellos parecen no estar muy por la labor de pasar desapercibidos y por eso tienen que cambiar de residencia y nombre cada poco tiempo. El quiere escribir sus memorias, ella se dedica a hacer explotar supermercados, el niño es un manipulador y la niña una psicópata.

En Francia los nativos les ven un poco por encima del hombro, en plan "americanos" (leído con sorna). Y eso les pone de muy mal humor, despierta sus peores instintos y zas! sale la vena mafiosa de la familia, se arman revuelos y vuelta a empezar.

La película estaría bien si no fuese tan exagerada, o mejor dicho, tan mal exagerada. Exageran lo que piensan unos de otros (franceses y americanos), exageran lo brutos que son en la familia, exageran cuando empiezan a matar a gente... intentan que sea algo gracioso pero en mi caso al menos consiguen lo contrario, me parece penoso.

En resumen: psché. Hay otras películas que te recomendaría antes que esta.

Edito: Malavita es el nombre del perro. Cuando me enteré, esperaba que tuviera un papel destacado en la historia, pero de eso nada, así que no entiendo muy bien el ponerle ese título, el original es The family.

El médico, 2013





Tengo que comenzar diciendo que no leí la novela de Noah Gordon en la que se basa la película. Una vez dicho esto...

Empieza de una forma muy triste, con un niño pequeño trabajando en la mina por un triste trozo de pan que llevar a casa. Su madre enferma y muere y sus hermanos son llevados por granjeros. El se une a un barbero, que en esa época era lo más parecido a un médico que había.

Se entera de que en la otra punta del mundo hay una escuela donde enseña el mejor médico del mundo y allá se va, haciéndose pasar por judío, ya que a los cristianos los matan nada más pisar suelo moro. Allí estudia, hace amistades, se enamora, sana a algunas personas, conoce al sha... vamos, una vida de aventuras. Hasta que la guerra hace que tenga que volver a su Londres natal.

La película es entretenida, me gustó mucho la ambientación, aunque en mi ignorancia no sé si es la más adecuada o no, los paisajes, el colorido, la forma en que aprendían, leyendo a los clásicos griegos y romanos...

Por curiosidad, busqué una sinopsis del libro y vi que al menos por lo que leí, en la película fueron un poco más duros con la niñez del protagonista y bastante más suaves con el final. Y sobre todo, han sido generosos con el barbero que le acoge de niño.

A mí me ha gustado. No sé si me habría gustado tanto de haber leído la novela antes. Lo que sí sé es que la he añadido a mi lista de lecturas pendientes.

Ah, un aviso: es un poco larga, aunque no se hace pesada para nada. Así que si te animas, ya sabes, con tiempo.

viernes, 2 de mayo de 2014

Precious, 2009




Precious es una adolescente semialfabeta que a sus 16 años está embarazada de su padre por segunda vez. La expulsan del colegio y le recomiendan ir a una escuela especial, más adaptada a sus circunstancias.

Vive con su madre, quien la maltrata física y emocionalmente, sobre todo desde que su pareja (el padre de la chica) la abandonó. Subsisten a base de los cheques de asistencia social.

En la típica película americana, Precious habría dejado todo, habría ido a la escuela y en dos secuencias... zas!... sería guapa, tendría novio y todo le iría genial, una historia de superación típica y tópica.

Pero no es así. Tampoco la vida es así. Precious sí se va de casa, cuando ve peligrar la vida de su segundo hijo. Y sí va a esa escuela y se esfuerza, pero el éxito no llama a su puerta. Es una historia "real", sin milagros. No se vuelve delgada, guapa y agradable. No empieza a ganar dinero sin parar. No aparece un príncipe azul en su vida.

Su historia es triste, pero se cuenta con naturalidad, sin exageraciones emotivas, tal cual es. Y no es agradable, ni bonita. Te deja con un poso de tristeza al acabar de verla.

El hundimiento, 2004












Dicen que la historia la escriben los ganadores. Sea como sea, cuando algo ocurre, hay por lo menos dos puntos de vista diferentes. Conste que no quiero decir que las decisiones y acciones que tomaron los nazis en su momento sean de mi agrado. Lo que me interesaba a la hora de ver esta película, era saber las motivaciones de los protagonistas para hacer lo que hicieron, contadas según su punto de vista.

Lamentablemente no fue eso lo que encontré. En la película se narran los últimos días de gobierno de Hitler y su suicidio junto a Eva Brown. Se le presenta como un personaje fácilmente alterable, aparentemente inconsciente de la situación de su ejército y del devenir de la guerra, incapaz de asumir la derrota, culpando a los demás de sus malas decisiones tácticas. Gritos y gritos, pero nada más. Se pasa como de puntillas sobre los personajes tanto principales como secundarios, no le encontré profundidad alguna ni en la historia ni en la gente.

Me decepcionó y me aburrió. Según mi punto de vista, el título es de lo más acertado.