viernes, 25 de abril de 2014

Yo fui a E.G.B., Jorge Díaz y Javier Ikaz



Recibí un mail en el que me recomendaban visitar un blog, www.yofuiaegb.com, diciéndome que seguro que me gustaría.

Así que ahí fui y la verdad es que sí, me gustó. Bueno,  más que gustarme el blog, me gustó el contenido. Porque fue una especie de viaje en el tiempo. Montones de cosas que vi, comí, bebí, leí, rompí y quise y que se habían escondido en un rincón de mi memoria.

A través del blog me enteré de que había un libro, el que da título a esta entrada. Y ahí fui, claro.

Me pasé la tarde riendo, sonriendo, señalando la pantalla del PC, exclamando "Oooohs" y "Aaaaahs" y "Claro!!!". La verdad es que no pensaba leerlo, sólo iba a echarle un vistazo y no paré hasta acabarlo.

Mi hijo no hacía más que preguntarme qué me pasaba, por qué me reía, qué estaba viendo, porque la verdad es que pasé unas horas muy muy emotivas. De hecho aún me dura la sonrisa en la cara.

En el libro se tratan temas muy variados, desde los desayunos, los viajes en coche, las revistas, las películas, las series, los rombos!!!, el colegio, los juegos, los amuletos, las chucherías, las cintas de cassette!!....

¿Cómo es posible que me hubiera olvidado de los libros de Puck y los tebeos de Esther y su mundo? ¿Y de los chinitos de la suerte? ¿Y del cola-jet? De la revista Superpop, de los bocadillos de membrillo y queso, de cuando contabas la palabra "sugus" de los envoltorios para ver si lograbas un premio...

Montones de cosas. Así que permíteme recomendarte este libro pero sólo si tú fuiste a E.G.B., porque si no, no será lo mismo.

miércoles, 23 de abril de 2014

La asesina del pollo, Bypils



Suelo abrir mi cuenta de mail varias veces al día. Una de esas veces me encontré con un mensaje especial, enviado por Chelou y que contenía una imagen de una rosa y un relato. Para celebrar el Sant Jordi.

Así que intrigada por el título, me puse a leerlo. Trata de una mujer, pollera, que tras descubrir la infidelidad de su marido, lo mata. Y después decide convertirse en una asesina en serie. Para no dejar pistas y hacer las cosas bien, aplica los conocimientos adquiridos viendo series de televisión.

Decir que es una comedia sería pasarse. Es un relato nada desagradable (nada de escenas morbosas ni nada de eso) que te hace sonreír. Y tiene un final estupendo, con uno de esos giros inesperados que a mí tanto me gustan.

Si te animas a leerlo (son sólo 31 páginas, creo recordar), puedes encontrarlo en www.nonperfect.com

Yo te animaría a leerlo, no deja de tener su punto simpático.

Voces de verano, Rosamunde Pilcher



Me sorprendí cuando hace poco más de un día me encontré con un título de Rosamunde Pilcher que me era completamente desconocido.

Acabo de terminar la lectura hace menos de cinco minutos y la sensación que me deja es que está todo muy condensado, que se podría haber alargado más. Pero, por otra parte, es una sensación que me produjeron otros escritos de la autora, como por ejemplo El regreso (que tiene más de mil páginas pero que se me hizo muy muy corto).

Como siempre, hay un montón de personajes y de historias que se entremezclan. Gente tan dispar como una flautista en paro que es madre soltera, un rico economista que viaja por todo el mundo, un almirante que se casa a los sesenta años de edad, un arquitecto reconvertido en artesano de la madera... Y, también como siempre, son historias normales y corrientes, cada cual con sus alegrías, tristezas, esperanzas, miedos, etc. Y los paisajes, las playas, las casas y los jardines. Es curioso que todo lo que escribo aquí de esta novela se podría decir de cualquiera de las otras, pero a la vez son diferentes.

Breve sinopsis: Alec, economista, divorciado, su mujer se ha llevado a Estados Unidos a su hija a la que hace como cinco años que no ve. Se vuelve a casar con Laura, una muchacha joven e inocente. Planean unas vacaciones que son tradicionales para Alec, pescando salmones, pero Laura enferma, ha de operarse y no puede ir y como no quiere que su marido se quede sin la pesca, acepta pasar la convalecencia con unos familiares suyos.

Y hasta ahí. El resto si quieres, lo sabrás leyendo.


martes, 22 de abril de 2014

Darkfall, Dean R. Koontz



Mira que me gusta este autor. En sus historias siempre hay un gran nivel de sucesos digamos "paranormales", y siempre es una lucha del bien contra el mal.

Ya he comentado varias veces que Víctimas y Relámpagos son mis favoritos, aunque todo lo demás suyo que leí no me decepcionó.

Darkfall me temo que es la excepción. Es una historia que en mi opinión empieza bien, capta la atención, es interesante, te deja con ganas de saber qué sucederá a continuación... pero después va perdiendo intensidad.

El tema central gira en torno al vudú (nada de zombies ni cosas de esas, simplemente dioses buenos y dioses malos). Y creo que exagera tanto todo lo que rodea a esa creencia, que es lo que apaga el ritmo de la historia.

Me gustan más los libros en los que la maldad es, digamos, más terrenal, aunque siempre haya ese toque de fantasía tan característico en Koontz.

Pues eso, que a pesar de que no es horrible, prefiero que leas antes cualquier otro título del autor que este (especialmente los dos citados antes).

Floreciendo


Fotos hechas hoy a eso de las dos menos veinticinco, el árbol va vistiéndose de verde, poco a poco.



Incluso salen brotes más allá de las ramas, en el tronco, espero que a nadie se le ocurra quitarlos.




Pues eso, en estos días de vacaciones han reverdecido un poco todos.

viernes, 18 de abril de 2014

Series que estoy viendo



Pues sí, al igual que hasta hace poco sólo leía un libro a la vez y me he puesto con dos y a veces hasta con tres, con las series me pasa lo mismo. Ahora estoy viendo dos al tiempo (más o menos).

Una de ellas es Person of interest, en la que extraoficialmente se trata de impedir un delito, normalmente un asesinato, conociendo sólo la identidad de una de las personas implicadas y sin saber si es víctima o verdugo.

La otra es Mentes criminales, en la que en cada episodio se trata un delito diferente, viendo cómo trabaja un equipo del FBI especializado en ciencias de la conducta, que traza perfiles de criminales de todo tipo, desde asesinos a pirómanos, secuestradores, etc. Es bastante adictiva. Bueno, para mí, claro.

Y eso, que por ahora estoy aún en la primera temporada de cada una, pero por el momento me gustan mucho, espero que no suceda como en la mayoría y con el transcurso del tiempo y las temporadas pierdan el toque y vayan derivando a otras cosas.

Happy town, miniserie





Horrenda. Normalmente suelo decir "en mi opinión", pero esta vez no lo haré. Es horrenda, horrible, un asquito. Lo único bueno es que es miniserie, "sólo" ocho episodios.

La sinopsis no está mal: una aparentemente idílica ciudad, manejada por la alcaldesa, en la que hace unos años empezaron a desaparecer personas, a cuyas familias se les enviaba un ramo de flores secas al día siguiente. Una persona por año durante siete años. Y luego, de repente, parón de cinco años. Le llaman El hombre mágico porque hace desaparecer a la gente de forma casi increíble, algunas incluso en medio de una multitud.

Empiezan a pasar cosas raras, como la llegada de una misteriosa muchacha que dice que va a abrir una tienda de velas, el sherif empieza a decir cosas sin sentido y acaba por amputarse una mano con un hacha (sorprendentemente a los pocos días ya la tiene totalmente operativa), la presencia de un inglés que pone una tienda dedicada a objetos de cine y que parece medio obsesionado por una película alemana titulada La puerta azul...

No hay una sola persona normal. Eso no tiene porqué ser malo, si no fuera porque son raros pero en plan absurdo y sin sentido. En un intento de mantenernos en vilo dudando entre la culpabilidad de varios personajes, lo que hacen es aburrir y confundir.

Y sí, estuve a punto de dejarlo al segundo episodio, pero me puse en plan cabezona, con la leve esperanza de que en algún punto la cosa se volviera interesante o por lo menos me enterara de un poco más.

No deja de tener su punto curioso el ver a un muchachote atado a una viga, de pie, siendo golpeado por un mazo, por una barra, atacado con un aparato de descargas eléctricas... y no sólo no le queda ni una marca, sino que además en cuanto le sueltan, se queda como si nada, cenando con la familia y tomándose cervezas.

No me extraña que no se llegara a emitir por completo, de hecho los dos últimos episodios se colgaron en internet porque apenas tenía audiencia.

Lo dicho, un horror, una pérdida de tiempo.


martes, 15 de abril de 2014

Acuérdate de mí, Mary Higgins Clark



Ayer lo acabé, en la sala de espera. Otra de las novelas de esta autora que no había leído.

Entremezcla varias historias. La principal cuenta cómo un matrimonio con su hija de meses de edad, alquilan una antigua casa en Cape Cod, con vistas a comprarla si les gusta. El marido, Adam, es abogado y de jovencito pasaba allí los veranos.

Por otra parte, durante una tormenta se ha ahogado una mujer millonaria, recién casada y la gente sospecha que el marido la ha asesinado para quedarse con el dinero, ya que ella no era precisamente una persona con la que resultara fácil vivir.

También está la historia de Elaine, que trabaja en una inmobiliaria y es amiga de siempre de Adam. Se va a casar con John, un viudo con una hija adolescente que no acaba de aceptar que ella sea la mujer apropiada para su padre.

La esposa de Adam tiene problemas psicológicos, derivados de la muerte de su hijo. Cree que lo está superando pero en la casa empieza a tener alucinaciones y a dudar de su cordura.

Pues eso, historias que a veces se separan y otras se entremezclan. Personajes relacionados entre sí, algunos positiva y otros negativamente. Reacciones extrañas, una anciana enferma de Alzheimer que en sus escasos momentos de lucidez es incapaz de avisar del riesgo que corre uno de los personajes...

Entretenida, como todas las que he leído hasta ahora de la autora. Especialmente recomendable para leer en vacaciones, lectura ligera.

viernes, 11 de abril de 2014

El secreto de la noche, Mary Higgins Clark



Otra de mis autoras más o menos habituales. Y digo más o menos porque aunque suelo disfrutar mucho la lectura, si leo más de dos de sus novelas seguidas, me satura. Es una escritora bastante prolífica y varias de sus historias han sido adaptadas a televisión, convirtiéndose en las típicas películas de mediodía de fin de semana por la obstinación en intentar convertirlas en historias románticas en lugar de mantener el ambiente de intriga.

Esta es una de las que no había leído. La protagonista es Ellie, una muchacha marcada por el asesinato de su hermana Andrea, más de veinte años antes. Ella cree que si hubiera hablado, si hubiera contado los secretos de su hermana, ella quizás habría podido salvarse. Y también cree que su familia en cierta forma, la culpa de esa muerte.

Después de más de dos décadas, van a concederle la libertad condicional al asesino. Y ella quiere hacer todo lo posible para evitarlo.

Y no cuento más. Sólo decirte que es una lectura fácil, entretenida, el típico libro que la gente suele llevarse a la playa, para que te hagas una idea. Aún estamos a comienzos de la primavera, así que no esperes al verano para echarle un vistazo. Si quieres, claro.

miércoles, 9 de abril de 2014

Primavera



Hoy se me ha dado por volver a hacer fotos. Hacía mucho tiempo que no sacaba la cámara aparte de para fotografiar a mi niño.

Estoy triste, así que me esfuerzo por encontrar cosas bonitas o agradables a mi alrededor. Y hoy, mientras esperaba que saliera mi peque del colegio, me fijé en los árboles.

Me gustan los árboles. Pero procuro ver poco hacia los del colegio en ciertas épocas del año, porque no es que los poden, es que parecen talarlos, los dejan tan peladitos que me "da cosa", hasta parecen oscuros y apagados.

Hoy por algún motivo, levanté la vista y ahí estaban los primeros brotes. Y algo de musgo, recuerdo de las lluvias pasadas y aviso de las que aún están por venir.




Aún falta mucho tiempo antes de que vuelvan a estar cubiertos de hojas en distintos tonos de verde, desde el brillante hasta el oliva opaco, pero es un comienzo.








Fíjate en esos troncos nudosos, como cubiertos por cicatrices. Resistiendo viento, lluvia, sol, golpes...





Vidas truncadas, miniserie (2012)





Sinceramente, no recuerdo dónde la vi y me llamó la atención. Sólo son dos episodios pero he tardado tanto en conseguirlos, que el resto se ha perdido en mi memoria.

En una localidad costera inglesa desaparece una adolescente, cuyo cadáver es encontrado al día siguiente. El día de la desaparición, una mujer se encuentra con que su hijo ha puesto una lavadora con su ropa, cosa que jamás había hecho antes, y además encuentra sus zapatillas deportivas escondidas bajo la cama, en una bolsa y manchadas de algo que parece sangre.

Y ahí empieza la duda. Hace una prueba casera y comprueba que sí es sangre lo que hay en las zapatillas, pero algo le impide encarar directamente al muchacho, quizás el temor a que sus sospechas se vean confirmadas. Mientras, la policía investiga y pide el apoyo de los ciudadanos para encontrar a la persona o las personas culpables del asesinato.

Tengo la impresión de que lo que nos quieren mostrar es el sufrimiento de la madre, cómo alguien puede encarar la posibilidad de que su hijo sea un asesino. Y su reacción. Y vale, yo pienso que lo que habría hecho sería preguntarle al chico, con las zapatillas en la mano, para ver qué tenía que decir, pero una cosa es pensarlo así en frío y otra es verse en la situación.

Lo que sí entiendo es la forma en que la madre, aún sin saber si es culpable o no, trata de protegerle por todos los medios a su alcance. Si es inocente, para que no se vea salpicado y si es culpable.... bueno, porque es su hijo al fin y al cabo.

También se aborda lo poco que conocemos a nuestra familia. Es decir, una conoce a su hijo mientras es pequeño, sabe todo sobre él, pero a medida que crece, va independizándose, alejándose, teniendo sus secretos, su vida, hay cosas que no cuenta, bien por pudor, bien porque cree que es algo que no es necesario contar... Así, la madre de la víctima, no puede aportar a la policía todos los datos que le gustaría, porque había partes de su vida en las que ya no tenía cabida.

No me ha gustado nada el papel de la protagonista. Siempre llorosa, siempre con la misma expresión. Vamos, es lógico que muestre preocupación, pero si intenta ocultar sus sospechas, el hecho de lloriquear por todas las esquinas y comportarse de una forma totalmente extraña no ayuda, digo yo.

En general, no te la recomiendo. No porque sea horrible, que no lo es, sino porque acabas con la sensación de "pfffff".

Trilogía de la oscuridad 1 - Nocturna, Guillermo del Toro y Chuck Hogan



No sabía qué título atacar a continuación. Es esa sensación de que nada de lo que tienes te acaba de convencer y das vueltas y vueltas a los títulos y sientes la tentación de re-re-re-releer alguno de tus libros de cabecera, pero te niegas a dejarte llevar y...

Total, que lo eché a suertes, una especie de sorteo. Le pedí a vlankilla que dijera un número y ese fue el elegido.

Una trilogía. Mal empezamos, porque no me apetece nada algo así. Empiezo a leer y casi lo dejo en la primera página, al ver que además es de vampiros. Ufff, vampiros. No, definitivamente no.

Pero por pura tozudez, seguí. Y la verdad es que no estaba nada mal. Cada vez me iba gustando un poquito más. Me temo que no ocurrirá lo mismo con las dos partes siguientes. Este primer volumen trata de cómo se inició una plaga de vampiros en Nueva York, con vistas a expandirse por todo el planeta. La forma de presentarlo es muy atractiva, al menos para mí, con un toque de misterio y te mantiene un poco en vilo y todo eso.

Hacia el final, bueno, es la guerra de humanos contra vampiros, lo que seguirá en las otras dos partes de la trilogía, me temo. Así que por el momento me quedo con el buen sabor de boca que me ha dejado la lectura de esta primera parte, bueno, de los dos primeros tercios de esta primera parte.

Pues eso, que me gustó bastante, hasta que empiezan los enfrentamientos humanos-vampiros.

He echado un vistazo a las otras dos partes, y ninguno de los dos libros llega a las 200 páginas, así que puede que aunque sólo sea por decir que la acabé, me ponga a leerlos (esta primera parte han sido más de 400 páginas).

Si lo lees o lo has leído, por favor, comparte tu opinión. Bueno, si quieres, porque me ha salido el tono un poco mandón.

martes, 8 de abril de 2014

Atrapados en el hielo, Dean R. Koontz



Las novelas que había leído de este autor hasta el momento eran todas "de terror" o bien de la lucha entre el bien y el mal, expresados ambos de muy diversas formas.

Esta historia primero me sorprendió por su brevedad (141 páginas) y después, durante la lectura, por la trama.

Un equipo de científicos está tratando de desgajar un enorme trozo de hielo del casquete polar con el fin de conseguir agua dulce y paliar la sequía que padece el planeta. Para conseguirlo, ponen una serie de cargas explosivas en profundidad.

Pero una tormenta de nieve y viento, junto con una serie de movimientos sísmicos hace que el equipo quede a la deriva, ya que la naturaleza hizo lo que ellos esperaban conseguir: desgajar una enorme superficie de hielo y convertirla en una especie de letal barco helado.

Letal por un lado por las condiciones atmosféricas y por otro, por las cargas explosivas que en unas horas acabarán con sus vidas.

El mal tiempo impide el rescate por aire y agua. Y no cuento más.

Para mi gusto, está bien escrito, dado que durante la lectura casi se siente el aire helado en la piel de la cara y la sensación de miedo y de una especie de rara claustrofobia. Y lo de rara es porque no están encerrados, todo lo contrario, están en una gran llanura helada.

Pero desde que empecé la lectura no salía de mi cabeza lo de ir cogiendo trozos de casquete polar para conseguir agua dulce. No por lo que conllevaría a nivel técnico ni nada de eso, sino por el tremendo desequilibrio que eso produciría. Uno no puede ir cortando trozos de polo como quien porciona una tarta de cumpleaños. Tiene consecuencias, y no muy buenas.

Otra de las cosas no muy positivas es que fui incapaz de empatizar con los personajes, ninguno me hacía inclinar mis simpatías hacia él (o ella).

Y eso hace aún más sorprendente que disfrutara la lectura, aunque en algunos pasajes (no puedo especificar sin contarte cosas importantes de la trama), se me hacía algo lento.

Pues eso, un pelín angustiante esta aventura polar.

domingo, 6 de abril de 2014

La ley de la calle, Minette Walters



Descubrí esta autora hace unos años, gracias a la recomendación del bibliotecario de la biblioteca munincipal. Me gustó, así que leí lo poco suyo que tenían.

Y hace un tiempo encontré este título. He terminado de leerlo hace unos minutos, así que ahí va la reseña.

La acción de la novela transcurre en dos lugares diferentes, de forma paralela. La desaparición de una niña de diez años coincide con la noticia de que se ha alojado a un pederasta en una casa de un barrio marginal. Los vecinos se enteran y empiezan los problemas, las reacciones que acabarán en una jornada de violencia extrema.

Por otra parte, la policía interroga a familiares y amigos de la niña desaparecida, sospechando del padre y de la pareja anterior a la actual de la madre, pero sin tener las cosas muy claras.

Ha sido el primer título de la autora que me ha decepcionado, la verdad. El intento de mostrar las dos historias (la de un levantamiento contra un pederasta y la de la investigación de la desaparición de una niña), queda un poco embrollado. El único personaje atractivo para mí es el de Jimmy James, el pobre hombre nada más salir de la cárcel en lugar de encontrar paz y tranquilidad en su hogar, se encuentra con una sublevación en toda regla en la que se ve envuelto sin posibilidades de "escaquearse".

Se me hizo un poco pesada la parte de interrogatorios y de las historias paralelas de la gente que no vivía en el barrio marginal. Me aburrió un poco, en plan "a ver cuándo se acaba".

Curiosamente ahora tengo ganas de releer algo de Minette Walters, supongo que para reafirmar la primera impresión que me dio.

Pues eso, este título en concreto no te lo recomiendo.

Lluvia de albóndigas 2, 2013





Domingo por la tarde, palomitas de microondas (de las cuales ni llego a oler la primera porque el peque se las apropia) y película de dibujos animados.

Yo no vi la primera, vaya eso por delante. Y en esta me quedé medio dormida, abrazada a mi hijo, así que casi podría decir que no la vi del todo. La impresión general, es que todo es muy exagerado aún para ser una película de dibujos animados (vamos, que no me ha gustado). Los personajes me han parecido bastante tontos, con perdón. Y el resto queda entre las brumas del sopor.

Drive, 2011





Lo primero que pensé al leer la sinopsis es que era una especie de Transporter. Bueno, tiene cosas en común como el que el protagonista "alquila" sus habilidades al volante para lo que sea y para quien sea. Aparte de eso, no hay semejanzas.

Al principio, pensé "vale, ya sé cómo sigue y cómo va a acabar". Así que me dispuse a pasar un rato, sin más, viendo cómo todo lo que tenía previsto que ocurriera fuera pasando.

Pues me equivoqué. Y eso es lo que me ha gustado de la película. Que me sorprendió porque nada de lo que pasó me lo esperaba. Lo que menos me gustó, que el protagonista me pareció un "cara de palo", siempre con la misma expresión en la cara hiciera lo que hiciera y pasara lo que pasara. Lo más sorprendente, la escasez de diálogos en general y en los personajes protagonistas en particular.

Las escenas de violencia lo son en extremo, bordeando lo desagradable.

La música, casi lo mejor. Te dejo enlaces a los tres temas que más me han gustado, por si sientes curiosidad.

https://www.youtube.com/watch?v=H6JlixM7mno


https://www.youtube.com/watch?v=wcV1UpZAWAc


https://www.youtube.com/watch?v=9aS_oYT4Xvs


De elegir, te recomendaría que vieras antes Transporter y que escucharas la música de Drive.

El juego de Ender, 2013











Tenía la novela en lista para leer. Aún no la he leído, la verdad y en principio a pesar de tener también la película "en cola", no era de las que más me tiraba ver. Pero al final, la vi.

No esperaba que fuera nada así. Tenía entendido que la acción tenía lugar en un momento del futuro  en el que se seleccionaba a niños con el fin de prepararlos para la guerra mediante juegos. Y yo me imaginaba a niños con juegos de simuladores, con pantallas o cascos de realidad virtual. 

En la película vemos cómo las familias procrean casi con la finalidad de que alguno de sus hijos sea seleccionado para formarse para la batalla. El planeta no está en guerra, sino que se prepara para una futura confrontación con unos seres con apariencia de insectos. Los niños y niñas elegidos son llevados a una nave-cuartel en el espacio, donde son sometidos a una formación exigente y que recuerda mucho a las típicas películas de reclutas con el sargento déspota y las perrerías de los compañeros.

Ahí Ender, el chico protagonista, va viviendo a su modo, a veces yendo contracorriente, siempre bordeando las normas, sin llegar a saltárselas y convirtiéndose en la gran esperanza para el futuro del planeta.

No voy a contar más para no desvelar el final. Pero sí diré que la película da pie a muchas discusiones, como por ejemplo la utilización de niños, como mucho adolescentes, para la guerra, ¿acaso los adultos no pueden hacer lo que ellos? Además se les engaña, les hacen ver las cosas como no son. Y para más inri, se pretende matar a unos enemigos que ya fueron derrotados años atrás y que no muestran atisbos de volver a intentarlo.

Es como cuando muchas veces vemos algo por el suelo que se mueve, primero pisamos y luego vemos. Pues no es así, ni a la hora de pisar bichos ni a la hora de atacar si no es necesario o si no hay muestra alguna de peligro.

La atmósfera como de urgencia que parece bañar casi toda la película da la impresión de que el ataque alienígena es inminente. La presión a la que someten a los niños es enorme. Allí todo y todos parecen instrumentos, en lugar de personas.

Supongo que crees que la película no me ha gustado, y no es así. Lo que no me gusta es lo que muestra. Supongo que a ninguno nos gusta lo que vemos cuando nos enseñan el reflejo de nuestro lado más cruel.  Pues eso.

Tengo entendido que la película no hace honor a la novela. Cuando la lea, ya te comentaré lo que opino al respecto.

viernes, 4 de abril de 2014

El último pasajero, Manel Loureiro



Como ya te conté hace unas entradas, he estado leyendo tres libros al mismo tiempo (algo muy inusual en mí). Y este es el que estaba leyendo "en papel".

La verdad es que admito que con el lector de libros electrónicos se tienen muchas ventajas, no sólo económicas sino también el poder llevar un buen lote de libros en poquísimo espacio (y con poquísimo peso), pero aún así, sigo prefiriendo el libro de toda la vida, aunque ya sé que los ecologistas ahora estén llevándose las manos a la cabeza y todo eso.

Bueno, al tajo.

Esta novela la leí a poquitos al acostarme. Durante mi niñez y adolescencia necesitaba leer algo, lo que fuera, antes de dormir. Con lo de casarme y compartir vida y cama, esa costumbre tuvo que desaparecer y ahora la he retomado. Así que aunque sólo sean un par de páginas (dependiendo de la hora y del sueño), siempre leo algo.

Y no sé si fue por leerlo de noche, con todo en silencio o qué, pero la verdad es que el principio me produjo una cierta intranquilidad, como ganas de mirar hacia atrás contínuamente. Esa sensación, ¿la conoces?. Sabes que no pasa nada, pero miras.

Empieza en 1939 justo antes del comienzo de la Segunda guerra mundial, cuando un carguero se encuentra en medio de un banco de niebla, con un barco de pasajeros... pero sin pasajeros. Todo está ordenado y limpio, la comida servida y aún caliente, como si hiciera un par de minutos que los tripulantes estuvieran comiendo o cenando. Pero lo único que encuentran es un bebé en medio de la pista de baile.

Esa es la parte que me produjo esa sensación de intranquilidad. Porque te metes en la piel de los marineros que suben al barco, sientes lo mismo que ellos...

Después hay un salto temporal hasta la actualidad, en la que una periodista que ha enviudado recientemente se pone a investigar la historia del Valquirie, el barco que encontraron en 1939. Y a partir de ahí empiezan a pasar cosas raras.

También en mi opinión, a partir de ahí la historia va perdiendo fuelle. Más concretamente, a partir del momento en que empiezan a pasar cosas raras en el barco una vez iniciada la travesía. Más que seguir la historia, me pasaba el tiempo preguntándome de qué forma explicaría el autor todo lo que pasaba en el barco, y creo que eso no es muy buena señal.

El final es bastante descafeinado y muy traído por los pelos, siempre según mi opinión. No se trata de que sea una mala historia, es sólo que el inicio es tan prometedor que después no pude evitar sentirme defraudada. Es una lástima.

Si lo lees o lo has leído me gustaría saber si te ha ocurrido lo mismo o si es sólo cosa mía.

martes, 1 de abril de 2014

Guerra mundial Z, 2013





Sí, ya sé que dije que por el momento no la vería. Pero la vi. Aún resacosa de la lectura, me puse a verla.

Si ya ver una película de la que hayas leído la novela es algo malo, pero hacerlo mientras aún estás un poco metida en lo que cuenta, pues es peor.

Para más inri, no es una adaptación de la novela, para nada. La novela trata de un hombre que, años después de acabada la guerra, viaja por el mundo para entrevistarse con personajes que tuvieron un papel más o menos destacado en la contienda, para que quede un reflejo "fresco" de lo ocurrido.

En la película, Brad Pitt es un padre de familia que de repente se encuentra rodeado de muertos vivientes y no entiende nada. El ejército le envía junto con un virólogo a recorrer el mundo buscando el origen del mal que les azota. El virólogo muere antes de bajarse del avión y de la forma más tonta del mundo: resbala, cae y se pega un tiro sin querer. A eso siguen minutos y más minutos de Brad Pitt enrollándose revistas o cartones o lo que sea en los brazos, corretear de un lado a otro (y por un lado a otro me refiero de un país a otro), evitando ser mordido por los zombies.

Hasta que, por supuesto, logra su objetivo. No iba a ser para menos.

Pues no me gustó. Porque fuera de la existencia de zombies a lo largo y ancho del planeta, no tiene nada que ver con lo que leí. Así que si la ves, que sea bajo otro prisma o te llevarás un chasco, como me sucedió a mí.

Juana la loca, Lucinda Gil Parra



La verdad es que no sé cómo di con esa página web. Lo que sí sé es que no pude ni echarle una ojeada, así que me guardé la url para leer cuando tuviera tiempo y ganas.

Y esta tarde me puse a ello. Me gusta mucho la historia, sea en novela histórica o historia novelada, así que un tratado sobre Juana la loca me parecía muy apetecible.

De los primeros párrafos deduje que estaba escrito por una mujer que se había animado a cursar estudios superiores en su mediana edad. Me pareció aún más interesante leerlo.

Pues bien, mi gozo en un pozo. Empieza con el árbol genealógico de la reina loca. Pinceladas por encima de cómo los Reyes Católicos llegaron a serlo. Habla de sus hijos, con fechas de nacimiento, esponsales y demás. Y ahí empieza el lío. Pasa de un tema a otro en un mismo capítulo de una forma totalmente anárquica. Y para mi gran decepción, se limita a eso. Fulanito y Menganita se casaron en tal sitio en tal año, tuvieron x hijos (listado de nombres, listado de matrimonios de los hijos, listado de hijos de los hijos) y su hijo Tal fue el que posteriormente fue conocido como Tal el Cual.

Seguí la lectura esperando llegar a la parte en que cuenta la historia de Juana. Pues otro tanto de lo mismo, fecha de boda, número de hijos, que Felipe el Hermoso iba de ligue en ligue. El murió y a ella la encerraron. Estuvo encerrada como medio siglo y se murió.

Ale, ya está. No entremos en detalles históricos ni nada, no ahondemos en lo que fueron la vida y milagros de Juana la Loca. Pongamos, eso sí, montones de imágenes de cuadros y códices y tumbas, montones de datos sin cronología clara y ya está.

Me defraudó y no poco. Además tenía faltas de ortografía y fallos en la escritura. Menos mal que al menos era breve.