domingo, 30 de marzo de 2014

Antes del espectáculo, Stephen King



Otro relato corto (32 páginas) que desconocía del autor. Es una especie de historia abreviada del hotel Overlook (el que es protagonista principal de El resplandor), desde su construcción hasta finales de los años cincuenta.

Más que un relato en sí mismo, me ha quedado la sensación de que fue una especie de recopilación de páginas quitadas a la novela. El paso de la propiedad del hotel de mano en mano, siendo casi una obsesión para sus dueños, llevándoles a la locura o a la bancarrota es el eje central del relato, aderezado con algunas experiencias de los escasos visitantes que pasaron por él.

Si has leído El resplandor, casi todo te sonará familiar, como la historia del hombre disfrazado de perro o los setos con formas de animales. 

Ese sentimiento que sólo sabes que es en francés, Stephen King



He leído bastantes obras de Stephen King. Lo único que me resisto a leer y no sé el motivo, es su serie sobre La torre oscura. Y cuando vi este título que no me sonaba de nada, no pude resistir la tentación.

Es un relato corto y el sentimiento al que hace referencia el título es el dejá vu (lo siento por las tildes, no sé si están bien colocadas). Pues es eso, un relato en mi opinión bastante cansino y pobre sobre una mujer que va  a Florida para celebrar sus bodas de plata (una segunda luna de miel, dice) y que no deja de tener dejá vu y eso la pone muy nerviosa.

Pché.

Guerra mundial Z, Max Brooks



Comenzaré diciendo que esta lectura ha sido resultado del "buitreo" del blog de Lillu.

Parece que estoy en una fase de "no-muertos". O estamos. Igual que hace unos años todo eran dinosaurios, ahora son vidas pasadas, resurrecciones y muertos andantes.

Bueno, al lío que ya me voy por las ramas.

Lo primero que me sorprendió del libro fue que se presenta en forma de entrevistas. Unos años después de acabada la Guerra mundial Z, un escritor se dedica a recorrer el mundo entrevistando a personajes más o menos célebres en la contienda. Ellos le cuentan sus historias o parte de ellas y así poco a poco vamos conociendo cómo se reaccionó a la aparición de los muertos vivientes, tanto a nivel personal como a nivel político. Incluso hay una entrevista con un astronauta, miembro de un equipo al que la invasión les pilló en el espacio.

Lo que mantiene el interés es el hecho de que todo es plausible. Es decir, no hay escenas de película ni acciones increíbles. Las historias que se cuentan podrían ser tranquilamente fruto de una situación real. El miedo, la valentía, las decisiones radicales... todo podría pasar. Es como leer un documental de National Geographic. Y supongo que ahí radica lo que mantiene en vilo al lector, la aparente realidad de lo que está leyendo.

No sólo se trata el tema de la lucha contra la plaga de zombies, sino también las repercusiones emocionales que conlleva. Las reacciones narradas al final del libro a veces parecen peor que todo lo leído anteriormente.

Ya sé que me está quedando una reseña penosa (sí, más que las normales), pero a pesar de la forma aparentemente fría y lejana en que se presenta la novela, al menos en mi caso me ha dejado un cierto halo de tristeza o no sé cómo definirlo. Es como si hubiera leído una crónica de una guerra real y de quienes participaron en ella, desde sus distintos puntos de vista.

Así que supongo que es un buen libro, bien escrito y presentado, porque me ha dejado así. No sé qué más decirte.


miércoles, 26 de marzo de 2014

Vuelven, Jason Mott



Primero me enteré de que había una serie de televisión (Resurrection), de la que tenía entendido que era una adaptación de Les revenants, serie francesa. Después me enteré de que era una adaptación de una novela.

Lamentablemente sólo pude ver el primer episodio de la serie, me pareció curioso e interesante. Porque la verdad es que de repente, más de treinta años después de su muerte, aparezca un niño americano en China, tiene su interés.

Interés sobre todo por ver las reacciones, por saber qué recuerda el niño, por pensar que de alguna forma parte del gran misterio de la muerte sería desvelado.

Así que  después de ver que era interesante, me puse a leer la novela.

Está centrada en un pueblecito sureño llamado Arcadia (muy mitológico, sí). En la televisión se muestra la casa de un hombre que ha aparecido tras años de haber muerto. Llaman a la puerta y ahí está, un hombre negro, acompañado de un muchacho de unos ocho años. El hijo muerto hacía cincuenta, justo el día de su cumpleaños, ahogado en el río.

Y a partir de aquí empieza un recorrido por los distintos sentimientos que despierta la aparición tanto del niño como de otros difuntos, las reacciones de la gente, del gobierno, de los distintos países. Porque lo que se creía un hecho puntual, va tomando grandes dimensiones, los resucitados se cuentan a miles, provocando un cierto caos y una sensación de temor entre los que se denominan "auténticos vivos".

Es curioso el hecho de que los antes difuntos no aparecen en el lugar de su deceso o enterramiento, sino en ocasiones, a miles de kilómetros, como el caso de este niño americano que "despierta" en China.

No voy a contarte más del argumento de la novela. Sólo decirte que parece que los seres humanos no aprendemos a aceptar lo inusual, que siempre reaccionamos de la misma forma. Y que me parece muy interesante el ver de qué distintas maneras influye sobre las personas el que reaparezca alguien que ha muerto hace tiempo, porque lo primero que uno piensa es que si de repente aparece alguien muy querido que ha fallecido, todo será maravilloso y no siempre es así, por mucho que en su momento se haya deseado que el óbito no hubiera tenido lugar.

No es una gran novela ni nada de eso, pero te recomendaría leerla. A mí me ha gustado. No es muy larga, no llega a las trescientas páginas y se lee con mucha facilidad.

Me temo que la serie no le hará justicia.

Fachada, John Grisham



He hecho algo que nunca pensé que haría. Leer tres libros al mismo tiempo.

Yo siempre he sido de coger un libro y leerlo hasta el final (con excepción de Rayuela, que fui incapaz de terminarlo, se me atragantó desde la primera línea). Me parecía un poco desleal empezar otro sin haber acabado el anterior, simultanear lecturas. Ya, ya sé que suena estúpido, pero es lo que sentía.

Y de repente me encuentro con que estoy leyendo un libro en el pc durante los ratos muertos de mis mañanas. Otro en papel, a los pocos, en algunos ratos por las tardes. Y otro en el Reader que me regalaron, en la sala de espera de la pedagoga.

He acabado dos de los tres (me queda el impreso , El último pasajero, que me lo prestó Chelou). Así que toca reseñar.

No voy a descubrirte nada si te digo que el libro trata de abogados. Siendo de John Grisham era de esperar.

La verdad es que en este caso creo que se ha pasado al exagerar las cosas. El protagonista es un recién licenciado, casado con una mujer preciosa y maravillosa. Tiene varias ofertas de trabajo, buenas ofertas. Se ha especializado en derecho tributario o financiero (no sé el término exacto, pero vamos, de llevar finanzas e intentar esquivar los sablazos de Hacienda). Y de repente le propone un encuentro alguien de una firma casi desconocida cuya sede está en un tranquilo y pequeño pueblo, lejos de las luces y la acción de las grandes ciudades.

Le hacen una oferta que no puede rechazar. Dinero, préstamos a bajo interés para comprar una casa, un coche, cancelar sus préstamos de estudios, la seguridad de que a muy corto plazo podrá ser socio de la firma, etc.

Pero ya desde el principio hay algo que no va bien. El lector se da cuenta, pero el protagonista no. Y ese es el encanto de la primera parte de la novela, el no saber cuál es el gran misterio oculto tras ese bufete.

La exageración: el chico empieza a trabajar día y noche para facturar muchas horas, ganar mucho dinero y poder llegar a ser socio antes de lo que todo el mundo piensa. Pero vamos, que según lees, sólo va a casa a ducharse, cambiarse de ropa y volver a la oficina. A veces se presenta a trabajar a las cinco de la mañana, otras veces echa una cabezadita en el sofá y sigue... y todo ello sin que se note en su rendimiento ni nada. Ni se cansa, ni tiene sueño, ni pasa hambre a pesar de simplemente picotear lo que su secretaria le va dejando aquí y allá... Por supuesto, su mujer se queja y quiere que él afloje, pero él está en plan cabezón, queriendo batir todos los récords del bufete.

Y aquí SPOILER .

Lo que oculta la fachada del bufete son negocios con una gran familia mafiosa. Blanqueo de dinero y todo eso. Hay algunos clientes respetables, pero es sólo para mantener la imagen de respetabilidad. Cuando un abogado pasa a ser socio, se le pone en conocimiento de la realidad de la situación y se le presiona y chantajea y paga para que siga trabajando. Normalmente ya están tan metidos en el negocio que les es imposible negarse.

Y después vienen más exageraciones. El FBI se pone en contacto con el nuevo abogado, le avisa que tiene micrófonos en casa y en el coche y le dicen qué ocurre con la mafia. Le proponen ser un infiltrado (a pesar de que sus intentos anteriores con otros abogados se saldaron con sus muertes), él se lo piensa, acepta y empieza a fotocopiar expedientes y cosas así.

Pues vale, nos creemos que ponen micrófonos y siguen a todos los empleados y sus familias. Pero si hacen eso, ¿no es de esperar que dupliquen o tripliquen la seguridad dentro del mismo edificio del bufete, donde están todos los expedientes que los pueden llevar a la cárcel?

No sólo a él le resulta sencillo sacar y fotocopiar documentos, sino que su propia mujer es capaz de entrar en un apartamento propiedad del bufete, coger documentos y fotocopiarlos durante toda una noche sin que la pillen.

Por si fuera poco y para rizar el rizo, el protagonista se hace con una porrada de millones de una cuenta del bufete, es capaz de evitar la vigilancia a la que le somete no sólo la mafia sino el FBI y sale feliz como una perdiz con su mujer.

Que si ya no me creía que fuera capaz de pasarse meses sin dormir o durmiendo menos de tres horas estando fresco como una lechuga, pues esto menos. Controlado hasta el más mínimo detalle por "los buenos y los malos", se escapa. Y tan pancho, como si después todos ellos no se dedicaran a buscarle durante el resto de sus vidas.

En fin, muy en plan americanada, como digo yo.

Eso sí, la primera parte, hasta que te descubren lo que ocurre, es entretenida, pero no puedo evitar enfadarme un poco con todas estas cosas.

Ases calientes, 2007




Otra de esas películas que no vería por mí misma.

El argumento es más o menos sencillo: un gran capo mafioso pone precio a la cabeza de uno de sus protegidos que, por decirlo de alguna forma "le salió rana". Un millón de dólares por su corazón. El FBI se entera a través de sus escuchas, pero también lo hacen la mayor parte de matones del país.

Así que hay un montón de gente que se dirige al mismo tiempo al hotel en que se esconde mientras su abogado lucha por conseguir un buen acuerdo que le ponga a salvo. Todos al mismo sitio, al mismo tiempo y con el mismo objetivo.

Y aquí es donde entra lo diferente, porque uno puede pensar al leer eso que es una película de tiros, de mafia y policía, de cazarecompensas y todo eso. Pero llega un punto en que uno se pregunta si lo que está viendo es "en serio" o una parodia.

Tanto la presunta víctima como los distintos grupos que intentan matarle, son exagerados casi hasta el ridículo. Personajes totalmente límites que hacen que te descoloques un poco durante el visionado. Pero que también son los que hacen que la película sea diferente y que te quedes esperando a ver qué sucede cuando todos esos personajes tan extravagantes y exagerados se encuentren.

Sí hay tiros y sí hay acción, aunque menos de la esperada. Hay también una de las cosas que me gustan, lo que yo llamo "un giro al final", algo inesperado (al menos para mí).

Pues eso, una película un tanto extraña por los personajes, que al menos en mi caso resultó no ser como me esperaba (afortunadamente, en este caso). No sé si recomendártela o no, por ser tan peculiar. A mí me resultó interesante.

Los juegos del hambre, en llamas (2013)





Hace ya bastante tiempo que vi la primera parte, Los juegos del hambre. He leído las dos primeras partes de la trilogía y tanto la lectura como el visionado de las películas me resultaron entretenidas.

Tras verla, escribí una reseña sobre la película, sobre otras (como la famosa Battle Royale) y sobre novelas que se me hacían familiares (como la Larga marcha, de Stephen King), etc.

Bueno, pues se había estrenado la segunda parte y no me enteré hasta que me propusieron verla. Y una noche, hace ya días, nos pusimos a verla.

La verdad es que el hecho de haber leído la novela quitó parte de la emoción de verla. Ya sabía lo que iba a pasar (aunque como es lógico hay cambios en la adaptación) y todo lo que debía resultar sorprendente o incluso inesperado, ya lo había leído.

Me sigue sorprendiendo lo fea que me resulta la protagonista precisamente cuando se supone que está vestida y maquillada para resultar bonita. Es mucho más atractiva cuando aparece en plan más natural, sin tanto artificio.

Poco más hay que decir, salvo recomendártela si lo que deseas es precisamente eso, pasar un rato agradable, en plan "palomitas".

Respecto a la novela, pues lo mismo, fácil y rápida de leer, aunque por alguna extraña razón me he quedado en esta segunda parte, sin mucho incentivo para leer la tercera.

Aún así, me resultó muy entretenida, la disfruté, es la típica película de la que ya sabes qué esperar y por lo tanto, no defrauda.

martes, 18 de marzo de 2014

L'Auberge, un hostal en los Pirineos, de Julia Stagg



Por fin lo he acabado. Y conste, no es que el libro sea difícil de leer o de esos que parecen atragantarse. Para nada.  Simplemente parecía que el Universo conspiraba en contra de acabar la lectura.

La historia trata de un hostal en Francia que se pone en venta. Un personaje público del pueblo quiere hacerse con el hostal, pero se entera de que ha sido vendido ni más ni menos que a una pareja de ingleses. El pueblo entero se estremece ante la idea, ya que piensan que los ingleses no saben ni de cocina ni van a encajar bien con la forma de ser gala.

Así que los pobres inocentes llegan con toda la ilusión y se encuentran un lugar totalmente desangelado, un desastre, con todo medio podrido, lleno de basura, abandonado... el hostal necesita reparaciones urgentes antes de poder abrir sus puertas. Y ahí es donde el alcalde va a meter baza, poniendo impedimentos con el fin de que los ingleses vendan el hostal y poder comprarlo.

Bueno, pues aunque parezca mentira, lo que menos importa del libro es el hostal. Son los personajes, los vecinos del pueblo los que llenan las páginas y atraen la atención. Sus historias, sus relaciones, sus personalidades, son lo que gusta, lo que hace volver al libro en cuanto se tiene un rato libre. Me encanta sobre todo el personaje de Jacques, un hombre que murió meses atrás pero cuyo espíritu aún ve su esposa, quien comenta con él las novedades del pueblo.

Lo malo es que no acaba. Es decir, el libro sí tiene un fin. Un punto y final. Pero deja todo en el aire. Se soluciona una cosa del hostal, sí, pero nada más. Y las historias de los personajes, no se resuelven. Hay una que tiene que desvelar un secreto y no lo hace. Hay otro que se da cuenta de algo que le trastoca su mundo y no hace nada al respecto. Hay otra que está herida y esperando que le arreglen lo que ha perdido y nada. No sé, es como si me dejara a medias.

En la contraportada hablan algo de una segunda parte, supongo que en ella seguirán con todo lo que pase.

Pues eso, que a pesar de lo que me ha sucedido, no es nada difícil de leer, hay personajes muy pintorescos y divertidos y hay cositas interesantes. Y puede que a ti no te quede esta sensación de "dejar cosas pendientes".


Tomb raider I y II (películas)


Otras dos películas que nunca habría visto por iniciativa propia. Pero C las propuso para ver en un par de noches y ahí nos pusimos.



Mi único conocimiento de Lara Croft era un rato una tarde hace años y años en que vi cómo jugaban a una de las versiones que ha tenido el juego, no puedo especificarte cuál, sólo que la pobre muchacha se pasaba todo el rato dando saltos casi imposibles y en una ocasión tuvo que pelearse con un oso.

Bueno, pues las películas (sí, las dos, la entrada es en plan 2x1) son bastante entretenidas. Y tienen su punto de fascinación cuando te enteras de que la mayor parte de las piruetas, saltos y demás zarandajas las hizo la propia Angelina Jolie, no ninguna doble. Ahí, con un par. Porque la verdad es que hay algunas escenas espectaculares.


Parece la actriz perfecta para encarnar el papel, ¿verdad?. Tengo que confesar que he disfrutado bastante ambas películas, tienen sus puntos divertidos (no tanto como otras sagas de acción que me gustan).

También tienen detalles típicos y detestables, como por ejemplo que la pobre muchacha se pase tres días en medio del océano y no esté ni con la piel llena de salitre ni el pelo apelmazado (ni siquiera despeinada), ni nada de eso. O que bucee como tres kilómetros seguidos y aún tenga fuerzas para pegarle un puñetazo en el morro a un tiburón. Por cierto, si alguna vez te ves en esa tesitura, debes hacer lo mismo. Quiero decir, darle un puñetazo en el morro, es una forma de que se alejen. Claro que puedes acabar con el brazo metido hasta su estómago, pero bueno. Dicho queda. (Es lo que hacen los delfines, golpearles en plena cara por así decirlo).

Pues aparte de estar siempre divina de la muerte, también demuestra estar en muy muy buena forma física, por ejemplo mi escena favorita de la segunda parte (La cuna de la vida), en la que está colgada sujeta del techo a dos cuerdas elásticas y haciendo ejercicios. Después la cosa se complica y tiene que empezar a tortas con un pelotón de malos malosos, pero es increíble lo que hace (aunque no sea toda la escena, hace falta mucha práctica para lograr esos movimientos y esa seguridad).

Hay quien compara el personaje de Lara Croft con Indiana Jones. Para nada. Tienen en común el interés por la arqueología, sus vastos conocimientos al respecto, su ingenio, su capacidad de salir airosos de situaciones casi imposibles... pero todo lo que en Jones es calidez, simpatía y cercanía, en Croft es frialdad. Incluso con sus personas más allegadas (su mayordomo y el amigo informático amante de los robots), se muestra bastante distante y fría. Sus ojos brillan cuando descubre algo, cuando está rodeada de tesoros de la antigüedad, pero no con las personas. Da la impresión de que junto a su padre, perdió la calidez y la cercanía a los demás.

Pues eso, son películas para ver cuando quieres pasar un buen rato, con acción, con escenas un poco exageradas, pero muy entretenidas y amenas.


viernes, 7 de marzo de 2014

Cómo acabar con las listas de "pendientes"



Como supongo que te ocurre a ti, tenía listas de cosas pendientes, cosas por ver, por leer, por escuchar e incluso por hacer.

Gracias a la forma tan genial de reseñar de algunas personas, las listas de cosas pendientes crecían sin parar, con lo que tenía ocupación para meses.

Pues bien, durante estas vacaciones de carnaval he dado con la forma ideal de acabar con las cosas pendientes.

C vino a pasar esos días a casa, nos pusimos a hacer y probar cosas y el resultado final fue la necesidad de formatear el pc. O sea, unos cientos de gigas de cosas pendientes. Ale, listas en blanco.

Ahora me queda por delante recuperar parte del material eliminado, así que toca re-visitar entradas y buscar nombres y títulos. Pero con calma, porque ya me he hecho con una mini-lista de cositas para leer y tengo una miniserie de las de therwis  para ver.

Pues eso, como el nudo gordiano, de un tajo, zas! Adiós listas!