miércoles, 26 de febrero de 2014

El sonido de la vida, Alex George



Como seguramente te pasará (o no, vete tú a saber), tengo una lista de lecturas pendientes bastante larga. Y en lugar de ceñirme a ella, de ir eliminando títulos, lo que hago es irme por los Cerros de Ubeda y ponerme a leer otras cosas, que, como es habitual en mí, "buitreo" de otros blogs.

Y este es un claro ejemplo. El blog de therwis (Los calcetines no tienen glamour) es una fuente de interesantes sugerencias tanto en mini-series como en lectura. Y fue allí donde leí la reseña.

Ella habla de una saga familiar. Y yo creí, equivocadamente, que eso significaba que era la primera de una serie de novelas. No es así. En todo el volumen se cuenta la historia de la familia, al menos los hechos más importantes. Quedan reflejados malos entendidos, rencillas, amores, ideas, secretos... todo lo que trenza la historia de la saga que comienza en Alemania, con un aria romántica cantada tras un seto.

Es una lectura amena, entretenida y fácil. Está contada por boca de uno de los nietos de esa pareja de emigrantes, James. Y si hay alguna cosa que criticar, al menos en lo que a mí respecta, es un cierto abuso de crear expectativas, me refiero a cosas como por ejemplo decir "lo que no sabíamos en ese momento era la terrible consecuencia de ese inocente acto" o cosas por el estilo, que te dejan pendiente de qué pasará. Creo que eso está bien de forma puntual, pero no tan habitualmente como aparece en esta narración.

Además, hay ocasiones en las que se da a entender que va a pasar algo malo que marcará el futuro de la familia cuando no es así. Pero vamos, que es un "pero" muy personal mío.

He disfrutado de la lectura, la verdad. Y si llego a saber que la saga se componía de sólo una novela, creo que la hubiera leído antes. Pero eso fue una interpretación equívoca mía.

Anímate a leerla, hay de todo un poco. Y tampoco es muy larga, no llega a las 250 páginas.

lunes, 24 de febrero de 2014

Terminator I (1984), Terminator II (1991) y Terminator III (2003)





Antes de nada, ya sé que hay una cuarta parte, pero como C me dijo que ni sale Chuachuaneguer ni hay toques de humor, pues no sé cuándo la veré.

Supongo que ya sabes de qué va la historia, lo de John Connor que va a liderar a la raza humana contra las máquinas después de la gran hecatombre atómica de El juicio final. Y las máquinas quieren deshacerse de él y envían Terminators (robots con apariencia humana) para matar en la primera parte a su madre (antes de quedarse embarazada de él), ela segunda y tercera parte a él mismo (de adolescente y ya de mayorcito). El John Connor del futuro envía ayuda a su madre y a sí mismo para evitarlo.

Me gustan. No por la acción y todo eso, sino por los toques de humor. Por lo mismo por lo que me gustan las películas de La jungla de cristal. Si no hay momentos de risa o de sonrisas, no soy capaz de ver una película de acción.

Y bueno, a pesar de los años transcurridos, algunos efectos especiales son espectaculares, sobre todo en la II.

Así que te las recomiendo, las hayas visto o no. Para pasar un rato entretenido y divertido. Y para que haya sonrisas.

Gravity, 2013






Tenía ganas de ver esta película desde hacía ya un tiempo. Sólo sabía que trataba de una astronauta que se quedaba "suelta" en el espacio. Así que hace unas noches me puse a verla.

Y la verdad es que al principio me encantó sobre todo la fotografía, los paisajes espaciales, la ambientación, la angustia cuando el personaje de Sandra Bullock sale disparado... obviando las boberías que se cuentan entre los astronautas y Houston, no estaba mal.

Pero después se fastidió. Vale que estaba todo muy bien, que estéticamente daba gusto, pero... conforme el tiempo iba pasando, en lugar de ver el personaje de George Clooney, yo veía a Buzz Lightyear (y el hecho de llevar una mochila propulsora lo hacía más fácil), empezaron las historias melodramáticas y pseudo-heroicas. Que si mi hija se murió, que si oigo ladrar un perro, que si el llanto de un bebé... pfff. Sinceramente, si no tuviera vértigo, subiría a rematar a la Bullock personalmente, sin dudarlo. O más que a ella, a los guionistas.

Me sentí mal porque era como si fuera un derroche. Tantas cosas tan buenas, tiradas por la borda. Tantas cosas que daban la impresión de tener un trabajo muy arduo detrás y la pifian en cosas tontas sólo por aumentar el lado sensible de la historia, que, además, al menos en mi opinión, no lo consiguen. No pude empatizar con ninguno de los personajes, hubo muchos detalles "muy americanos" para mi gusto y, no sé, me defraudó bastante, sobre todo porque tenía una pinta muy interesante al principio.

Pues eso, una película irritante.

miércoles, 12 de febrero de 2014

84, Charing Cross Road, Helene Hanff



Después de leer la entrada del blog de Isi sobre este libro, me di cuenta de que no lo había leído pero sí había visto la película. Leyendo los comentarios que dejaron en su entrada, sentí curiosidad por ver con qué fidelidad habían hecho la adaptación. Así que me puse a leer.

Cuando hay libro y película, suelo ver antes la película, ya que de hacerlo a la inversa casi el cien por ciento de las veces me llevaría una gran decepción (y digo casi). Creo que este caso sería una de esas rarísimas excepciones. Tanto en el libro como en la película quedan patentes las grandes diferencias entre ambos corresponsales, el talante inglés, flemático, estirado y un tanto frío (sólo hay que fijarse en los rígidos encabezamientos de las cartas y en lo mucho que tardó Frank en tomarse la más mínima familiaridad con Helene, a pesar de que ella desde el principio se mostraba abierta y divertida), y el talante americano, desenfadado, alegre, despreocupado.

Frank es el extremo que refleja al resto de trabajadores de la librería, que se animan a escribir a Helene de una forma muy tímida y casi disculpándose por hacerlo. Ella, sin embargo, los acepta como personas cercanas y gratas, no impone ninguna barrera entre ellos.

He disfrutado tanto leyendo, que no he podido evitar volver a ver la película. O sea, placer doble. Ya sé que hay personas que no estarán de acuerdo conmigo, pero me han gustado ambas. Así que ya sabes, si te apetece leer algo una de estas tardes (o mañanas), 84 Charing Cross Road y si te apetece ver algo tranquilo, agradable e incluso podría decir que relajante, La última carta (que es como se titula la adaptación).


martes, 11 de febrero de 2014

En tierra de Jane Austen, 2013





Con esta película no tengo excusa. Desde el primer momento sabía que sería penosa. Pero me encanta Jane Austen y no me pude resistir.

La típica chica que devora novelas de Austen, que se cree enamorada de Darcy, que gasta sus ahorros en viajar a Inglaterra, para vivir unos días en una casa tal como se hacía durante la época de la Regencia. Vestidos largos, tomar té, ir en carruaje, charlas insustanciales, bailes en el gran salón...

Pues eso, que no pierdas el tiempo viéndola, o al menos eso es lo que te aconsejo... aunque te gusten mucho las novelas de Jane Austen.

Las brujas de Zugarramurdi, 2013





Salvo contadas excepciones no suelo ver cine español. Sí, ya sé que suena fatal y todo eso, pero es cierto, pocas películas españolas me llaman la atención, eso sí, las excepciones me encantan.

Cuando vi el título, me llamó la atención, por eso de las brujas. Ver que era española me echó un poco para atrás, pero leí la sinopsis y me pareció interesante. "Dos hombres y el hijo de uno de ellos son perseguidos, tras robar una tienda de empeños, por la policía y la madre del niño. En un momento de la persecución acaban en un paraje famoso por la existencia de brujas que comen carne humana".

Así que me animé. Brujas antropófagas. Pues me equivoqué. En mi opinión es una de las peores películas que he visto últimamente, y si sigues el blog habrás visto que son unas cuantas. Horrenda, infumable, intragable, con un humor estúpido (todo esto siempre desde mi punto de vista, claro). Me enfado conmigo misma cada vez que recuerdo haberla visto.

Y sí, ha ganado nosecuántos premios Goya. Miedo me da pensar en qué otras películas estaban nominadas para que se los dieran a este bodrio. Pues eso, que no me ha gustado nada de nada de nada.

sábado, 8 de febrero de 2014

3 libras, serie





Otra serie que me llega gracias al blog de therwis (Los calcetines no tienen glamour). Es una serie que fue cancelada a los ocho episodios. Lástima.

Lo que leí de ella en la red antes de verla, me la ponía como una especie de versión de House, un neurocirujano que es arisco y despegado de los pacientes. Pues no, no estoy de acuerdo. El cirujano lo que hace es pensar antes en lo que puede hacer y después en sostener la mano de los pacientes. Cada caso es un problema que quiere resolver, lo cual no quiere decir que no se implique con los enfermos, sino que prioriza el salvarles sobre el consolarles. Para eso ya hay otros miembros del equipo que lo hacen, además, muy bien.

No hay líos amorosos entre los protagonistas (aleluya!) y el caso médico prima sobre las historias personales. Vamos, una serie que me gusta. Y la cancelan.




jueves, 6 de febrero de 2014

Carrie, 2013





Ni se te ocurra verla. Una pérdida de tiempo. No llega a ser horrenda, pero casi. A ver, que sí, que es una película, que no se puede adaptar la historia tal cual, pero hay exageraciones y exageraciones. Por ejemplo, las huellas que deja la mano de Carrie en la ropa de sus compañeras y de su profesora en la escena de la ducha.... es de cachondeo. Y sinceramente, en lugar de tener la regla por primera vez a la pobre parece que le han abierto una espita de sangre.

La madre, interpretada por Julianne Moore, un horror. Los estudiantes del instituto, más de lo mismo. La que se supone que es la escena culmen de la historia, lo que sucede en el gimnasio donde tiene lugar la fiesta, una chapuza.

Y vale, sé que en general adaptar una novela es complicado y esta, por la forma tan particular en que se escribió, tal vez lo sea más. Pero no me ha gustado ni un poco. El personaje de Carrie es mostrado prácticamente como una estúpida. El papel consiste en estar con los hombros encogidos todo el rato y mirar de soslayo a través de mechones de pelo. De vez en cuando estira una mano, fija la mirada (supongo que en un inútil intento de hacernos creer que está concentrada) y empieza a mover cosas.

Pues eso, que no la veas, es una pérdida de tiempo, al menos en mi opinión, claro. Hasta ahora la versión más pasable de la novela es la interpretada por Sissy Spacek.

Aprovecho para comentarte que Carrie fue la primera novela que leí de Stephen King. Y a pesar de que la historia en sí me gustó, la forma en que está escrita (a través de entrevistas, recortes de periódicos y demás), no acabó de gustarme del todo. Sea como sea y tal como suele suceder, es mucho más recomendable la lectura de la novela que el visionado de su adaptación.

miércoles, 5 de febrero de 2014

El hombre equivocado, John Katzenbach



Es una novela con doble misterio.

Ashley, una bonita universitaria, tiene una relación de una noche con un hombre hasta entonces para ella desconocido, lo que se suele llamar "un rollo de una noche". Ella había bebido un poco de más y se dejó llevar. A la mañana siguiente se arrepiente y quiere dejar atrás lo sucedido.

Pero él se obsesiona por ella. La acosa. Le deja mensajes, de diferente naturaleza, intentando expresar su amor, convencido de que el destino de ambos es estar juntos para siempre. La muchacha pide consejo y ayuda de su familia y ellos intentan librar a la chica de su situación. Lo malo es que él no es un hombre normal y corriente, sino alguien muy muy peligroso. El primer misterio es, pues, cuál será el final de la historia, si Ashley volverá a tener una vida normal y corriente y dejará de tener miedo y la sensación de estar continuamente observada.

El segundo misterio es la forma en que se cuenta la historia. En lugar de contar lo que sucede y ya está, quien va descubriendo cosas es un escritor al que una misteriosa mujer ha propuesto escribir la historia que hay tras ese acoso. A medida que él va avanzando en la historia, ayudado por pistas de la mujer, nosotros vamos descubriendo también lo que ha sucedido en el pasado. Y yo me preguntaba qué pintaba esa otra historia por ahí en medio, sin ser necesaria. Porque podría haberse contado sin más. Así que el segundo misterio es la identidad de la mujer y sus motivaciones para informar al escritor. Además, por ella, sabemos que alguien ha muerto, pero no sabemos exactamente quién.

Así que si quieres pasar un buen rato descubriendo la solución a ambos misterios, anímate y léelo, es una lectura fácil y agradable.

martes, 4 de febrero de 2014

Django desencadenado, 2012






Me declaro seguidora de Christoph Waltz. Y como tal, me dispuse a ver Django desencadenado.

En esta historia, encarna el personaje de un cazarrecompensas alemán que ejerce su oficio en los Estados Unidos en la época previa a la Guerra Civil. Para conseguir dar con el paradero de tres hermanos a los que persigue, compra a un negro que le ayudará a reconocerlos con el fin de matarlos y después cobrar la recompensa.

El trata a Django (el negro) con total naturalidad, como si se tratara de cualquier otra persona, en un mundo en el que el simple hecho de que alguien de su color vaya a caballo es una visión totalmente fuera de lugar. Una vez ajustan sus personalidades y consiguen hacerse con los cuerpos de los tres hermanos, el cazarrecompensas propone a Django el ser socios durante el invierno y después ayudarle a conseguir la libertad de su mujer. Todo parece ir bien, pero las cosas se tuercen al final.

Me ha gustado mucho. Si tengo que ponerle una pega es la exageración en la sangre y los enfrentamientos con pistola y escopeta. Parece que cuando le pegas un tiro a alguien en lugar de una bala, disparas un melón que explota con fuerza en su cuerpo y estalla en cientos de diminutos trozos, provocando una lluvia de gotas de sangre.

Muestra la brutalidad que algunos terratenientes sureños ejercían sobre los negros que tenían en sus plantaciones. Desde luchas a muerte entre ellos, flagelaciones por el simple hecho de que se les cayera algo, ser asesinados por perros azuzados por su amo, disponer de sus cuerpos a placer, para lo que sea, etc. La creencia de los blancos sureños de que son superiores en todo a las personas de raza negra está perfectamente reflejada en la película. Y descubren que se equivocan de una forma más que contundente.

Pues eso, que me ha gustado la película. Y el personaje de Waltz. Anímate y a pesar de la exageración en algunos momentos de violencia (como lo de los disparos), seguro que te gusta. Bueno, Isi, a ti tal vez no te guste tanto precisamente por eso.

El último gran héroe, 1993





Otra parodia, esta vez de las películas de héroes de acción. Un niño, a través de una entrada de cine mágica, es capaz de entrar en la película de su héroe favorito, Jack Slater. Entra en un mundo totalmente diferente al suyo, en el que el protagonista nunca es herido de gravedad (sólo sufre leves rasguños), las pistolas tienen cargadores ilimitados, el malo es un malo maloso mafioso italiano, todas las mujeres son hermosas, hay un detective de policía que es un dibujo animado, etc. El niño trata de hacerle entender a Jack que nada de eso es real, que es una película y para eso, hace uso de la información que tiene sobre las películas de ese personaje.

Pero las cosas cambian cuando el malo de la película hace el camino inverso al del niño y sale de la pantalla al mundo real. Ahí se encuentra con que puede hacer todo el daño que quiera sin que aparezcan a los dos segundos un montón de policías. Que puede pegar, disparar y robar sin que le pase nada.

Así que ahora Jack Slater tiene que ser un héroe pero de verdad, darse cuenta de que los golpes duelen, de que las balas se acaban, de que la ropa se ensucia y se rompe, etc.  Esto da lugar a situaciones divertidas.

Pues eso, si te apetece reírte un rato, te la aconsejo. Además hay apariciones fugaces de mucha gente conocida y guiños a otras películas de Schwarzenegger.


Héroes fuera de órbita (Galaxy quest), 1999





Es una parodia de las películas de Star trek. Genial Alan Rickman en su papel, me encantó.

Hace dieciocho años Galaxy quest era una serie de televisión muy famosa. Actualmente sus protagonistas van viviendo de ir a convenciones y firmar autógrafos, inaugurar tiendas y demás.

Hasta que aparece un grupo de supuestos fans que dicen ser extraterrestres con problemas, que creen que son realmente héroes y no actores de una serie. Vamos, que sin comerlo ni beberlo, se ven en medio de una guerra entre seres antagónicos. Para ayudar, han de meterse cada uno en su papel, pero esta vez sabiendo que todo es real.

Es muy divertida, pasan por todos los clichés típicos de las historias de esa temática. Si quieres pasar un rato divertido, con la sonrisa puesta durante todo el tiempo, anímate y échale un vistazo.

Hogar de acogida, 2011






Típica película de sobremesa televisiva un fin de semana.

Una pareja pierde a su hijo en un accidente. Pasa el tiempo y ella no es capaz de quedar embarazada, a pesar de que físicamente no hay ningún problema, así que se plantean la posibilidad de ser padres de acogida.

Van a un establecimiento donde hay niños esperando que los acojan y conocen a su directora. Quedan en que se les estudiará para ver si son aptos o no.

Y un día aparece en su puerta el niño de la foto. Tal cual, con traje, corbata y sombrero. Dice venir del hogar y trae sus papeles. Y ellos le acogen, así,  sin más. Pues el niño poco a poco va ayudándoles tanto en su relación de pareja como en su relación profesional.

Y la mujer queda embarazada. Y el niño desaparece misteriosamente. Y como no la vas a ver (no te lo aconsejaría), resulta que el niño es un ángel que apareció en sus vidas para ayudarles. Ea.

La jungla 4.0, 2007





Junto con las películas de Arma letal y de Rescate en..., las de La jungla de cristal son mis películas de acción favorita. Y sí, hay tiros, explosiones, metralletas, puñetazos y todo eso, pero siempre hay toques de humor, siempre hay momentos para la risa o incluso la sonrisa.

Y eso es lo que me gusta. El protagonista puede estar hasta el cuello, rodeado de chorrocientos enemigos, vigilado por un helicóptero con misiles, armado sólo por una pistola y sin balas de repuesto... siempre tiene un comentario lleno de humor ácido y corrosivo que soltar (antes de hacer que los misiles del helicóptero se carguen a los chorrocientos enemigos y demás, por poner un ejemplo).

En este caso, además, se encuentra moviéndose en un medio que no conoce en absoluto: ahora el arma principal con el que la sociedad se ve atacada es Internet y los hackers informáticos. Y MacClane no tiene ni idea del tema. Así que con ayuda de un joven, intenta evitar el gran desastre nacional y el chantaje que se efectuará al respecto.

Para mí además tiene el aliciente de ver a Kevin Smith haciendo un pequeño papel como un friki informático encantador que vive con su madre.

Así que si quieres pasar un buen rato divertido, no lo dudes y dedícale una tarde o una noche.

El caso Bourne, 2002




Esta película ha hecho que aumente mi lista de lecturas pendientes. Porque está basada en una novela de Robert Ludlum que no he leído.

Pero bueno, vamos a lo que vamos. Elegí esa imagen para la entrada porque es lo que le queda al pobre Bourne, escapar, correr, ir de un lado a otro. Y además, sin saber el motivo, al menos en un principio.

Un barco encuentra en alta mar el cuerpo de un hombre, herido de bala. Cuando se despierta, no recuerda nada, ni siquiera su identidad. De vuelta a tierra, se da cuenta de que sus reacciones son las de un soldado o de alguien con entrenamiento físico y conocimiento de armas. Va como dando tumbos, intentando averiguar quién es y qué es lo que le sucedió.

Mientras, hay un grupo de personas que intentan matarle. Lo evita dejándose llevar por su instinto, pero cada intento lo único que hace es aumentar su necesidad de saber los motivos para que le hayan disparado y que ahora quieran rematar el trabajo.

Arrastra consigo a una muchacha que le ayuda en principio a cambio de dinero. Gracias a su colaboración, llegan a saber que él es un "producto" de una especie de experimento gubernamental y que su existencia es incómoda.

Una película de persecuciones pero con el añadido del misterio sobre la personalidad y la historia del protagonista. No voy a decirte si acaba bien o mal, sólo que es la primera película de una saga.


Gangs of New York, 2002





Otra de esas películas que me sorprenden tras verla. No se me habría ocurrido si no me la hubieran recomendado (sí, otra de la lista de pendientes).

No tenía ni idea de la trama. Así que puedes imaginar mi sorpresa cuando veo el inicio, un grupo de hombres y mujeres que parecen vivir en una especie de catacumba, liderados por Liam Neeson (bueno, por el personaje que encarna el actor). Y salen al exterior para enfrentarse a muerte a otro grupo de gente armada. La lucha es por el territorio de Five Points, en Nueva York. Ambas bandas quieren apropiárselo y vivir en él y tras esa pelea en concreto, el carnicero es el que sale vencedor.

Pasan los años y el hijo del perdedor (muerto en la pelea), busca venganza. Para ello se infiltra en el mundo del carnicero, para poder estar cerca de él y matarlo. Pero su voluntad es más fuerte que sus acciones, o sea que mucho pensar en matarlo pero poca resolución para hacerlo.

En base a esa historia, se nos muestra cómo es la vida en ese barrio marginal, con personajes que luchan por sobrevivir de la forma que sea, pasando hambre, frío, enfermedades, evitando enfrentamientos que podrían ser mortales... parece más que una vida, un periplo sorteando un campo minado.

Le cambiaría el final, eso sí. Creo que sería más honesto que murieran los dos y que la muchacha consiguiera lo que deseaba y por lo que tanto luchó (no voy a decir nada más para no spoilear).

Vale que es una película y que todo está exagerado, pero no puedes evitar pensar en cómo sería el mundo en esa época si tenías la mala suerte de nacer en ese estrato social.

Te la recomiendo, aunque te aviso que hay escenas o situaciones un tanto fuertes, más por lo que llevan detrás que por las imágenes en sí.

Proyectos Isi: proyecto amoroso




Para el mes de febrero, Isi  ha ideado que el proyecto sea amoroso, bien el amor en los libros o bien el amor a los libros. Como yo soy muy así, me parece que me meteré en un jardín y esto se convertirá en un batiburrillo.

Yo, como casi todo el mundo, he tenido "mi mejor amiga" de la adolescencia. Somos muy diferentes en cuanto a carácter pero parecidas en otras cosas, entre las que se encuentra el leer. Ir a su casa era como entrar en la búsqueda del tesoro de lectura, ya que había libros por todas partes, incluso por debajo de las camas.

Bueno, pues hubo una época en la que se nos dio por leer entre otras cosas, esas novelitas de amor tipo Jazmín, Bianca, Tentación y demás. Las típicas que en la página 5 ya sabes todo lo que va a pasar, pero que sigues leyendo hasta el final, llenándote la cabeza de imágenes románticas y apasionadas y todo eso.

Nos duraban un suspiro, podíamos leer varios en un día, y eran (para nuestra economía), caros. Así que echamos mano de un puesto de la plaza de abastos en el que se cambiaban esas novelas junto con las típicas de vaqueros (de Marcial Lafuente Estefanía y Silver Kane, entre otros, sí, sí, también leía esas, se las cogía a mi padre). Las novelitas rosa costaban 25 pesetas por cambio y las de vaqueros, 5. El trueque consistía en que tenías que llevar tantas novelas como cogieras, y pagar el precio correspondiente. Así que durante un tiempo tuvimos abastecimiento de novelas.

Ese fue uno de mis primeros acercamientos a la novela romántica o novela rosa. Sé que hay muchas personas que la ven como algo vergonzoso o carente de importancia, pero mira, según la persona y según el momento, tienen su encanto y su utilidad. Creo sinceramente que uno de los beneficios de la lectura es avivar la fantasía y para eso sirven también esas queridas novelitas. Digo novelitas porque nunca llegaban a 200 páginas y además con letra enorme.

Conocí a una muchacha, años después, que iba muy de intelectual y que presumía entre otras cosas, de leer a Jane Austen desde niña. Me parece muy bien, yo también leo a Jane Austen. Y me parece que es el equivalente a la novela rosa pero en su tiempo. Sí, que los intelectuales ven en sus escritos una crítica de la sociedad del momento y de sus costumbres, vale, pero al fin y al cabo, son novelas donde el amor es el hilo conductor de principio a fin y que el matrimonio es la meta a alcanzar.

Así que por ahora, en cuanto a el amor en los libros y según el tiempo y las ganas que tengas, recomiendo las novelas de siempre (aunque ya sepas lo que va a pasar y siempre es más de lo mismo) o las novelas de Jane Austen.

Cosa aparte es el amor a los libros y a la lectura. Siempre me ha gustado leer. Leía todo lo que caía en mis manos, ya fueran las novelas de vaqueros de mi padre, las revistas de mi hermano, los libros de El círculo de lectores que mis padres habían comprado para llenar una estantería del mueble del salón (hasta donde yo sé, he sido la única en leerlos o siquiera cogerlos para otra cosa que no fuera quitarles el polvo), cualquier cosa me servía.

Hay , eso sí, libros especiales para mí. Por ejemplo, no soy capaz de pasar por una estantería de una librería y ver un ejemplar de Los pilares de la tierra, sin tocarlo. Es como ver por sorpresa a un viejo amigo. Otro ejemplo, el volumen de Jane Eyre (otra novela romántica) que mi mejor amiga me regaló allá por 1985 y que siempre he llevado conmigo. En mi mesilla siempre hay uno o varios libros, normalmente ya leídos pero esos que siempre te apetece abrir en cualquier página al azar y echar un vistazo. Podría decirse que son historias semejantes al amor ya asentado, al amor de una pareja que se conoce por completo y desde hace años, seguro, constante y sin sobresaltos.

Hay otros libros que son semejantes a amoríos, que mientras los lees parece que te subyugan, que te hacen visitar otros mundos y conocer otras personas, pero que se desvanecen en el tiempo en nuestra memoria.

Hay historias que podrían identificarse como el amor en la familia. En mi caso podrían ser por poner un ejemplo (que hay montones de ellos), las novelas de Agatha Christie. Son como de la familia, sabes que están ahí, sabes cómo son y echas mano de ellos cuando les necesitas, no te fallan.

No puedo dejar de nombrar a Rosamunde Pilcher, cuya obra más que considerarla sobre el amor, creo que es más sobre las personas. Sí que hay historias de amor, matrimonios, amoríos y demás, pero básicamente lo que creo que engancha de ella es la forma de presentar a los personajes, muy "normales". Y además, hay toda clase de amor en sus libros, no sólo el tempestuoso y romántico, está el amor a la familia, a la amistad, incluso a la nación.

Y creo que incluso para mí, ya he saltado bastante de una rama a otra. Como siempre que me dejo llevar, me queda la sensación de que el resultado no es el que esperaba cuando empecé a escribir. Pero es lo que ha salido. Más o menos esa es mi relación amor-libros.


Joyland, Stephen King



Lo tenía pendiente desde hacía tiempo y por algún motivo me resistía a empezarlo, pero le llegó la hora.

La verdad es que se me hizo raro que esta novela la escribiera Stephen King. No me parece suya. Y con esto no estoy diciendo que no me haya gustado o que sea mala, sino que no sentí esa pátina de tensión o de miedo agazapado que suele acompañarme cuando leo algo del autor.

La acción tiene lugar en una feria de un pueblecito de Estados Unidos. Una feria no ambulante, más tirando a parque temático que a otra cosa. El protagonista, un estudiante universitario que se enfrenta a su primera decepción amorosa, acepta un trabajo allí durante el verano, para conseguir algo de dinero con vistas al siguiente curso escolar.

En la feria hay la típica atracción de miedo, con vagonetas que discurren por túneles oscuros, con monstruos, calaveras, cadáveres y sonidos que pretenden sobresaltar a los visitantes. En esa atracción, unos años antes, hubo un asesinato. Y se dice que el espíritu de la muchacha muerta se aparece a algunos de los visitantes de la atracción.

El chico quiere indagar más en el tema, a pesar de no haber visto el fantasma nunca (y pese a que le habría encantado verlo). Y eso conlleva una cierta dosis de peligro.

Si lo lees o lo has leído, te agradecería que me dijeras si has tenido la misma impresión que yo, que no es la clásica historia de King. A ver si es cosa mía o no.

Los cazafantasmas, 1984






Ya la había visto, pero hacía montones de años. Apenas recordaba nada, sólo escenas puntuales. Así que en cierto modo, fue casi como verla por primera vez. Y fue entretenida. A pesar de que mis personajes favoritos no eran precisamente la pareja protagonista, sino los otros dos componentes del trío de cazadores de espíritus.

Está bien para pasar un rato agradable, con la ventaja de que los peques de la casa también la disfrutan. Así que si el temporal que ahora nos azota se prolonga, ya tienes una opción para una sesión de cine familiar, con o sin palomitas a gusto del consumidor.

Iron man 3, 2013




Después de ver las dos primeras partes, que me parecieron películas entretenidas (y que no habría visto de no habérmelas recomendado), me puse a ver la que me quedaba, la tercera parte.

Y no. Al menos no para mí. Vale que es un súper héroe y todo eso, pero es una película en la que no para de haber explosiones, peleas, tortas, más explosiones, más peleas, más tortas... y la verdad, sí que son grandes efectos especiales y todo eso, todo muy espectacular. Pero si es sólo eso, a mí no me llega. Yo quiero que al menos haya un mínimo de historia detrás. Y no simplemente "soy el héroe y tengo que pelear todo el rato, ea".

Así que no, a no ser que te guste ese tipo de película de acción simplemente porque sí, no la veas.

Leon el profesional, versión extendida, 1994





Hace un tiempo que vi Leon el profesional. Y me gustó mucho. Tanto, que cuando me enteré que había una versión extendida, no dudé en verla (en versión original subtitulada en inglés, pero se entiende perfectamente hasta para una ignorante idiomática como yo).

En la versión original, Leon ayuda a Matilda, la recoge y empieza a enseñarle el oficio de "limpiador". Hay una cierta complicidad entre ellos a medida que transcurre la historia y punto.

En la versión extendida, la cosa cambia bastante. Vaya por delante explicar que las escenas eliminadas lo fueron por ser "políticamente incorrectas". Porque Leon sí enseña a Matilda el oficio, pero en toda su extensión, llegando a dejar que le acompañe en sus trabajos y que vaya aprendiendo los trucos. Así, la niña ve cómo el hombre mata por encargo, cómo toma sus precauciones, cómo está preparado para cada eventualidad. Ver a una niña sosteniendo una pistola y apuntando a un hombre con frialdad, preparada para disparar y acabar con su vida, no es algo que la sociedad acepta.

Si has visto la película, sabes que Leon tiene una planta. Es su mejor amiga, porque, según él mismo dice, siempre está contenta, no hace preguntas y no tiene raíces. Como él. Sin raíces, sin ataduras, sin sentir. Con la llegada de Matilda a su vida, eso cambia. Paralelamente a su aprendizaje como asesina a sueldo, la niña le va enseñando a Leon no sólo a leer y a escribir, sino a abrirse, a divertirse, a amar.

Matilda se enamora de Leon, pero no como la típica Lolita, sino como lo haría una mujer. La primera reacción de Leon es la incredulidad, hasta que ella le demuestra de forma contundente que lo que siente no es un juego, es real para ella. Poco a poco deja que los sentimientos entren en él y lo que le frena es, precisamente, la sociedad, el "qué dirán". Se ve claramente por ejemplo en la escena en que Matilda le pide un beso "como en las películas" y él se niega, diciendo "nos está viendo todo el mundo". Y sigue manteniendo las distancias cuando están a solas. Pero vas viendo en sus gestos, en sus miradas, que por primera vez en mucho tiempo, está empezando a sentir algo.

Ella tiene claro lo que siente. Y tiene claro que si quiere conseguir lo que desea, tiene que tener paciencia, tal como la tiene él con el manejo de las armas. Y consigue que él sienta el deseo de irse, salir de la ciudad, echar raíces, por primera vez. Es el final de la historia, en el que Leon por primera vez besa a Matilda en la frente, toma su cara entre las palmas de sus manos y mirándola se lo dice, le dice que quiere dejar todo atrás y empezar una vida nueva.

El final es el mismo que en la película original. La luz al final del pasillo, la luz que procede del portal abierto, tiene ahora otro significado, es más esperanzadora, está llena de ilusiones, de planes que pueden llegar a ser realizados.

Supongo que ahora entenderás el motivo por el que ciertas escenas se eliminaron. La verdad es que no hay nada visualmente censurable, lo que sí hay son unas actuaciones magníficas que hacen que a través de las miradas, de los gestos, de las palabras que no se dicen, quede claro la intimidad naciente entre ellos.

SPOILERS

¿Habría conseguido Matilda el amor de Leon si él no hubiera muerto? Para mí la respuesta es más que obvia: ya lo tenía. Lo tenía desde el momento en que ella se puso la pistola en la sien. Sólo que, por el motivo que fuera, tal vez por su historia pasada, tal vez por los convencionalismos sociales, tal vez por temor a no estar a la altura, Leon ocultaba lo que sentía. Hasta el final, hasta ver que había posibilidades de no salir con vida. Entonces las prioridades se imponen, y su prioridad es echar raíces, con su planta, con Matilda.

El se niega a ser su amante. Aduce su historia pasada, que no será buen amante para ella. Su temor aumenta cuando ella le dice que la primera vez de una chica ha de ser especial. Ella, con una mirada y una actitud mucho más madura que la correspondiente a su edad, acepta su negativa. Pero es obvio que quiere cambiar esa decisión, poco a poco, con paciencia, dando pequeños pasos. Lo malo, para ella, es que los acontecimientos se precipitan al final. Y es la planta la que acaba echando raíces.

Es una historia de luces y sombras, tanto visual como metafóricamente. La oscuridad en la que están los protagonistas, Leon por no vivir sino simplemente sobrevivir, Matilda por la situación que vive en casa, maltratada por su familia. La luz es la esperanza de un futuro mejor, de una vida con sentimientos, con risas, con juegos, con amor. Hay momentos en los que los personajes pueden elegir entre sombra o luz. Como esa larga escena con Matilda fumando en el alféizar de la ventana, su cuerpo medio iluminado, medio sombreado, pensando qué hacer, si optar por vengar la muerte de su hermano o seguir adelante, dejando toda la violencia detrás.

Supongo que si se hubiera estrenado la versión extendida en lugar de la "acortada", habría habido un cierto revuelo, por las connotaciones implícitas en la relación entre los protagonistas, tanto a nivel de violencia como a nivel de sentimientos. Y sé que dicho (o leído) así, en frío, es difícil de entender que precisamente por eso, por ese paralelismo entre lo que se enseñan entre ellos, la película es, para mí, una hermosa historia de amor y de perseverancia.

Te recomiendo encarecidamente que la veas. Y después ya me dirás.